ANOCHE VI A PETER FRAMPTON

Publicado: 05-09-2010 en Sin categoría

Era una estrella allá por los setenta. Yo estudiaba en la Vocacional Lenin y escuchábamos fascinados al tipo que, según los enterados, “hacía hablar a la guitarra” en un tema llamado Do you feel like we do. En realidad, Frampton estrenaba artilugio nuevo, la talk box, y con ella y su obvio virtuosismo se lucía en algunos temas que revisitó anoche en el teatro Caupolicán de Santiago, ante un público sintomáticamente canoso y pasado de peso.

Repitan la frase conmigo: “anoche vi a Peter Frampton”.  Así, con naturalidad, como quien cuenta que fue al cine del barrio. ¿Cuántos de mis socios roqueros de la Lenin de ese entonces podrían hoy decir lo mismo? Yo he tenido suerte, he viajado mucho y asistido a conciertos de los Stones, The Who, Jethro Tull, Sting, Oasis, Scorpions, Steve Howe, Queensryche, Joe Cocker, Apocaliptica, Iron Butterfly y algunos otros. Mis amigos no. Durante décadas nadie pasaba por La Habana, y cuando lo hacían era por un excepcional arranque de solidaridad del que generalmente se curaban enseguida. En los últimos diez años la cosa ha cambiado un poco, y ya tocaron allá Rick Wakeman, Audioslave, Air Supply, Manic Street Preachers, Sepultura y Kool and the Gang (la idea vendría a ser lo que te den, ¡cógelo!, ¿no?). Está bien, pero sigue tratándose de eventos con el sabor de lo coyuntural, no de lo sistemático. Los cubanos de adentro seguimos aislados del mundo de las giras, y si los Stones, le Cirque du Soleil o Paul McCartney salen a comerse el universo leemos, en el mejor de los casos, una escuálida nota en la prensa nacional y nos morimos de envidia.

Sí, la sensación de decir “esta semana toca fulano aquí, la próxima mengano allá y para fin de mes zutano en el estadio tal, no me alcanza para todo pero al menos puedo elegir, total, a los demás los cojo en la próxima gira” da un calorcito riquísimo en el pecho, la sensación de ser ciudadano del mundo, de que te toman en cuenta. Puede que haya otras cosas más importantes, pero no quiero que decidan por mí. No quiero que unos tipos a los que sólo se puede tocar desde arriba den mi inercia por sentada, que me expliquen lo jodido que está el mundo afuera y sus heroicos esfuerzos por cuidarme. Esa gente que durante tanto tiempo nos ha mantenido en la incubadora no es como nosotros. Desde luego que no. They don´t feel like we do.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s