AUDACIA

Publicado: 29-03-2011 en Sin categoría

 Hace un par de días asistí a la premiere de Boleto al Paraíso, de Gerardo Chijona. Tanto Chijona como el guionista principal –Francisco García- son mis amigos, así que no voy a blasonar imparcialidad, pero la película me gustó mucho. Convencional en la forma, brillante en lo que toca a actuaciones –de los jóvenes rockeros, sobre todo, Miriel y Héctor y Dunia- y desarrollo dramático, me pareció una historia hermosa y arriesgada. Sin embargo, nada más salir, alguien me comentó “le falta audacia, si te vas a meter en eso tienes que llegar hasta el fondo”.

 Existe, desde luego, una idea generalizada de que al cine cubano, en especial al producido por el ICAIC- le falta o le sobra audacia. Los que piensan que le sobra son como una señora que, a la salida de la misma premiere, comentó para que yo la oyera: “A cualquier cosa le llaman arte”. Sospecho que la proliferación –absolutamente justificada- de pingas y cojones en el guión tuvo algo que ver. Los que estiman que le falta osadía son los que esperan una crucifixión del sistema en cada película, y niegan que el cine cubano tenga derecho a ocuparse de otra cosa.

 Hacer cine es un milagro. El ICAIC no está en sus peores momentos: esos ya los rebasó hace tiempo. Si encima se entiende que para involucrarte en coproducciones –no sólo en Cuba, dondequiera- tienes que ceder a lo que el coproductor extranjero quiere ver en una película nacional, para venderla luego, y que el dilema del director en ese caso no es entre hacer esa película u otra sino entre hacerla así o no hacer ninguna película, y que además el director de cine, como cualquier otro artista, tiene todo el derecho del mundo a escoger la zona de la realidad y la tesis que le interesan, me parece que las demandas de audacia deberían repensarse. No se trata de justificar defectos y blanduras con el clásico “pobrecitos, es que pasan mucho trabajo” pero la mala leche tampoco es un buen punto de partida. Sobre todo cuando vienen de gente que no sabe de lo que habla.

 Cuando estudiaba Historia del Arte en la Universidad, en los tempranos ochenta, recuerdo haber declarado alguna vez que el cine cubano debía tratar más los problemas de los jóvenes. Creo que lo dije más porque era el tipo de señalamiento que sonaba coherente con mi edad y mi lugar que porque yo mismo tuviera una idea clara de lo que pedía. Si me hubieran dicho: “perfecto, ofrece ideas, sinopsis de historias” probablemente hubiera empezado a embarajar –hermosa palabra de mi época-. Hay que madurar para asumir la audacia y focalizarla. Es imprescindible, desde luego. Se puede ser audaz y no ser artista, pero no funciona al revés. Como cualidad, no basta por sí sola para hacer un arte perdurable, pero no hay un arte perdurable y cobarde.

Anuncios
comentarios
  1. Gabriel dice:

    Hay dos censuras:

    -La censura lícita que impone el público. Es el jefe, es quién paga. Tiene derecho a usar su tiempo y su dinero en las películas que le den la gana.

    -La censura ilícita de los gobiernos opresores, que no aceptan películas que cuestionen su ideología.

    • Gabriel, mi artículo no trata en absoluto de la censura. Pero ya que hablas de eso, hay muchas más censuras, algunas de ellas en sociedades dizque democráticas. Que tú no las veas o vivas feliz con ellas es problema tuyo.
      E.

  2. Carlos Loveira dice:

    Eduardo porque no se puede hacer un arte a politico o de centro,se pueden tocar temas sociales,aunque si criticas un poco caes en la mira del”aparato”.Estoy hablando de poder expresar sus ideas y sin consecuencias posteriores,”directas o veladas.No creo en la politica,pero en Cuba y Miami todo lo vuelven politica.

  3. Gerardo Verdecia dice:

    El articulo trata de la autocensura. La falta de audacia se debe a ella. Pero la autocensura viene de la censura. Y ya que hablas de la censura existente en las democracias es preferible convivir felizmente con ellas que hacerlo con la censura de los totalitarismos. Claro el artista en Cuba se siente muy observado por el régimen y juega al despiste a la ironía etc. encontrando placer en ello. Entonces se queda a medias se esconde en la polisemia en la autonomía del arte o en el lenguaje especializado. En fin la audacia no es una virtud que prolifere allí.

    • El artículo, como yo lo veo, habla de los desmedidos reclamos que hace la gente al cine cubano. Sobre la censura he escrito antes en esta misma página.
      Y lo que dices del despiste… En todo caso, ese no es mi juego. Yo escribo exactamente lo que pienso, lo que generalmente molesta a ambos extremos. La gente es radical de un lado y lo aplauden del otro, pero yo me meto con ambos. Desde mi punto de vista, no hay nadie más audaz que yo.
      E.

      • Gerardo Verdecia dice:

        A mi me gusta como escribes pero en cuanto a lo que piensas se puede discutir por ejemplo el que presupongas que existen dos lados y que la virtud consiste en disgustar por igual a ambos. Eso es una simplificación de las cosas. Desde mi punto de vista pensar es otra actividad que prolifera poco en Cuba. Autoproclamarse en esas condiciones como muy pensador y el mas audaz lo dice todo sobre esa ausencia del pensamiento en Cuba. Ojo: el pensamiento puede y debe ser radical sin que ello lo convierta en extremista. También debe ser libre, ocupar la plaza pública. En fin pensar es mucho mas que expresar una opinión o hacer un comentario.

      • No, Gerardo, lo que tengo por una simplificación es satanizar un lado y glorificar el otro. No sé qué Cuba tú conoces, pero desde luego en la que yo conozco y vivo se piensa bastante, y hay más gente creativa por metro cuadrado que en muchos otros sitios. Hay muchas cosas que me molestan aquí, pero he decidido -como dice Frank Delgado, a cuenta y riesgo- vivir esta realidad y trabajar en ella. Por otra parte, aunque por supuesto creo en la democracia, la que he visto fuera de Cuba dejaba mucho que desear. Si partimos de que tanto esa sociedad como la cubana son perfectibles, entonces podemos hablar. Pero si vas a descalificarme todo el tiempo, a suponer que conoces la verdadera razón de mis actos, si escoges el insulto light, entonces buena suerte, bro, y sigue tu monólogo.
        E.

    • Errederra dice:

      El dramaturgo Gneo Nevio, en la Antigua Roma, tuvo una notable carrera hasta que incluyó unos comentarios satíricos en una comedia y se insinuó contra la familia de los Metellos, uno de los cuales ya había llegado a cónsul. Aparecieron cartelitos por toda la ciudad y Gneo Nevio, por su audacia, fue a parar a la cárcel. Y eso fue en Roma en la época republicana.

      No hay que tratar de dar lecciones a un artista solamente porque hace su trabajo en Cuba. El arte es reflejo de la sociedad y cada artista interpreta la realidad a su modo. Gneo Nevio terminó en la cárcel pero ayudó a promover a Plauto, que también reflejó problemas de la sociedad romana sin complicarse tanto la vida.

      Uno de los problemas de cualquier sociedad -se autotitule o no “democrática”-, en la esfera de la creación cultural, es tener la capacidad de asimilar cualquier manifestación artística. No hay que irse con la de trapo y pensar que cuanto artista quiera destacarse en el llamado mundo libre lo puede hacer así como así. Hay que tener cuidado con lo que se escribe y contra quien se arremete. Sí, puede ser que te publiquen la obra o hasta que la puedas montar en algún teatrico o incluso hasta que puedas promover tu disquito. Puede ser que alguna estacioncita de radio pase tu musiquita (¡un día y a lo mejor en la tanda de las 3:30 de la madrugada, pa’ que no eso! Eso sí: ningún empresario importante va a aflojar el billete si la obra va de cabeza contra los poderes establecidos. Ninguna estación de radio va a promover la musiquita si va contra los poderes establecidos. Ninguna casa publicitaria va a invertir en hacer grandes carteles para promover algo que va contra los poderes establecidos. ¿Qué cuento es ese?

      Todas las sociedades humanas se han desarrollado de modo desigual. Poner a la isla en pie de igualdad -en lo que a desarrollo multilateral se refiere- con cuanta sociedad desarrollada se quiera es injusto. No estoy hablando de su desarrollo en los últimos 60 años. Estoy hablando de modo general. Se soslaya que también en cualquier modelo de país desarrollado que se quiera hubo etapas en las que el trabajo artístico fue objeto de escrutinio. Y hasta las creencias religiosas. Y hubo persecuciones de brujas. Y hubo persecuciones de personas por pensar diferente. ¡Claaaro, claaro! Enseguida va a aparecer quien diga: “ah, pero eso fue hace como 200 años” o, “bueno, eso pasó hace 60 años” o “bueno, sí, eso pasó hace 30 años” pero ahora se puede decir lo que se quiera. Pues bien: analicen a la isla a partir de esos otros modelos, pensando en cómo eran las cosas cuando había en España había que hablar muuuy bajito si uno creía que los republicanos habían tenido razón, o cuando en Francia se era protestante, o cuando en Alemania se estaba a favor de la reforma de Martin Lutero, o cuando se abogaba por los derechos civiles de los negros en Estados Unidos, o cuando en Inglaterra se estaba a favor de la reforma eclesiástica. Hay que seguir la historia para tratar de entender algunas cosas.

      Yo sí creo que en Cuba hay audaces. Y muchos. Solamente que la gente no es audaz para agradar a los demás sino para sí.

  4. Ruben dice:

    El hacer arte audaz en Cuba es la eleccion del director y como dice Eduardo, en cierta medida tambien del compromiso con el que pone el billete.

    Al final puede salir una obra de arte … muchas han salido asi. Pero lo veo mas como arte comprometido con “algo” y no como una obra artisitica pura.

    Recuerdo de las primeras imagenes que conservo de Silvio Rodriguez (despues fue satanizado y hoy en dia no resisto su musica … pero hay que ser justo cuando se debe) es que el hacia las canciones sin enfocarse en lo comercial, en hacerlas independientemente del gusto del publico. Si al final a la gente le gustaba, pues feliz. Y si resultaba de ello arte, mejor.

  5. Gerardo Verdecia dice:

    Perdona pero no busco descalificarte. Se que hay gente que piensa pero lo que falta es pensamiento. Respeto tu decisión de aceptar esa realidad y el intento de encontrar un punto medio entre los extremos. Yo no me considero en ningún extremo pero pienso que aunque la democracia sea perfectible en todas partes, esa situación es mejor que la ausencia total de democracia. Si aceptamos esto como punto de partida podríamos pasar a hablar entonces de diferentes estrategias o formas de iniciar la democracia allí donde no la hay. De lo contrario, el punto medio que quieres ocupar no será mas que una forma de cumplir con el “dentro de la revolución todo”. Y repito no tengo nada en tu contra. Si te has sentido insultado no ha sido esa mi intención. Yo respeto tu trabajo creativo y tus opiniones aunque no comparto el enfoque que eliges.

  6. Ray dice:

    La audacia y el arte, bonito tema. No estoy nada convencido de que la audacia sea imprescindible para hacer arte. Solo que lo artístico-audaz llega mas hondo y mas rápido.

    El arte tiene sus herramientas y formas de hacer que valen por si mismo y le dan categoría de obra de arte a producciones que pueden ser consideradas audaces o no.

    Ahora, si lo que se quiere plantear es como afecta o no al artista y su obra el que la obra se considere en su entorno audaz, eso es otra cosa, pero eso no depende del artista o de la obra en si, sino del entorno en que esta se desenvuelve.

    Una obra, digamos que trate el tema de la sensualidad, puede ser audaz en cierto entorno porque contradice las ideas públicamente consagradas de su época-lugar y no ser audaz en otra época y/o lugar y esto es valido tanto para la relación de la obra con el presente o con el futuro, como es valido para un tipo de sociedad u otra. En fin que creo que puede haber arte perdurable, sea considerado en su momento como audaz o cobarde.

  7. amiga de estudios dice:

    Filo,
    vagando y vagando por la red te encuentro un poco mas cercano (al decir de ET) puesto que en un modo u otro he saboreado -creo- casi toda tu filmografia, enhorabuena! Me da mucho gusto leerte en este blog… especialmente tu post sobre la Lenin me trajo gratos recuerdos que corrieron hasta los de los dias de Historia del Arte y vuestros comienzos con Nos y Otros en la Facultad… Un ejército inolvidable de chicos audaces en el aula: Tony, Frank, Luis F., Abelardo… Que tiempos!!! Seràn los años y la lejanìa del terruño que reavivan el gorriòn..
    A propòsito de la pelicula que comentas, tengo mucha curiosidad por verla y espero que tus juicios sean acertados, el nudo de la trama tiene tela por donde cortar sobre todo por la veracidad de los acontecimientos y por la época que retrata, todavia poco explotada y aun menos desmadejada por el cine cubano en su surreal complejidad. Acabo de leer una reseña escrita por Antonio Enrique González Rojas publicada en el excelente blog del cine cubano que cura Juan Antonio García Borrero, la impresiòn es que deja cierto desazòn y sensaciòn de falta de algùn eslabòn en el espectador.
    Cambiando de palo pa’ rumba…serìa genial poder organizar una pequeña muestra de tu produccion en Roma.
    Un abrazo Filo, conservate. Suerte y salud.
    Yohanka

  8. vendoenanitosverdes dice:

    hola eduardo, admiro tu trabajo.
    hace ya tiempo te escribi en un post que es muy cuestionable lo que llamas censura fuera de cuba. en ese post escribias sobre españa. hablabas de gente opinando, gente que te parecia despreciable por varias razones, no se si despreciable es el adjetivo adecuado pero es el unico que puedo utilizar ahora.
    vivir en una sociedad sin censura implica justamente eso. aprender a escuchar y aguantarse cuando alguien emite opiniones en las antipodas de las de uno mismo, y no renunciar al dialogo con ellos. la sociedad sin censura implica que haya muchos medios y muchos puntos de vista, y escuchar y tolerar.

    • Errederra dice:

      De nuevo hay que remitirse a la Historia para tratar de encarar este tema, aunque siempre se prefiera eludir el asunto. ¿Qué le va a pasar al Juez Baltasar Gastón por ponerse a jugar con “Lorena y sus Muñecos”? Mientras que la tomó contra Pinochet, todo bien. En cuanto se viró para primera: “espérate, Baltasar, que me parece que vas un poquito rápido”. Y no hay asuntos censurados.

      Ahora, vengan con el temita de la cantidad de periódicos, a ver cómo va la cosa.

  9. Errederra dice:

    Gerardo dice a Eduardo que “A mi me gusta como escribes pero en cuanto a lo que piensas se puede discutir por ejemplo el que presupongas que existen dos lados y que la virtud consiste en disgustar por igual a ambos. Eso es una simplificación de las cosas. Desde mi punto de vista pensar es otra actividad que prolifera poco en Cuba. Autoproclamarse en esas condiciones como muy pensador y el mas audaz lo dice todo sobre esa ausencia del pensamiento en Cuba. Ojo: el pensamiento puede y debe ser radical sin que ello lo convierta en extremista. También debe ser libre, ocupar la plaza pública. En fin pensar es mucho mas que expresar una opinión o hacer un comentario.”

    En realidad, no existe nada que tenga un solo lado. Es físicamente imposible. Al menos, ha de tener dos lados. Sin ánimo de convertirme en traductor de lo que bien dice Eduardo, todo el que vive la realidad cubana sabe a qué se refiere cuando habla de los dos lados.

    ¿Que pensar es una actividad que prolifera poco en Cuba? Entonces, somos la Isla de los Brutos. Brutalia o Brutalistán. Caramba, Gerardo, que hay que informarse más sobre la isla antes de hacer una aseveración tan poco meditada como esa.

    Radical, como dijera José Martí, es quien va a las raíces, Gerardo. Me parece que es lo que está tratando de hacer Eduardo en este discreto blog. Te refieres al pensamiento radical que no ha de ser extremista y olvidas que Savonarola bramaba desde el púlpito contra las libertades y avances que estaban tratando de introducir familias los Médicis, al tiempo que intentaba incitar a las masas contra el pontificado del Papa Borgia. ¡Y saber que plazas públicas italianas fueran testigos de los discursos calenturientos de Savonarola y que embelesaron a masas que llegaron hasta a quemar libros y obras de arte en aras de una supuesta salvación!

    Pensar, Gerardo, es lo primero, antes de expresar una opinión o hacer un comentario. Eso es altamente recomendable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s