MÓCHNA Y NIELSIÁ

Publicado: 05-11-2011 en Sin categoría

   Se puede y No se puede eran dos personajes animados soviéticos; como resulta fácil imaginar, sus películas tenían sabor didáctico.

Si Móchna y Nielsiá hubieran crecido en mi barrio y con mi tiempo, el primero sería un hombre canijo, esmirriado, en tanto su negativo hermano tendría el tamaño y la fortaleza física de un Hércules tropical. Y es que estamos rodeados de cosas que no se deben hacer, que no se permiten, que ni siquiera se intentan. Existen, desde luego, las interdicciones que emanan del sentido común o de imperativos éticos más o menos universales. No se puede volar, es feo asestarle tres puñaladas a alguien para robarle la cartera. Hablo, sin embargo, de tantas cosas que nos hemos ido acostumbrando a escuchar que no son para nosotros. Después de unos años, la gente guarda en el mismo saco la inconveniencia ética de matar y, pongamos por caso, la de vender su viejo auto. Los militantes incorporan a su código el nuevo precepto, las madres le advierten a esposos e hijos que no se metan en candela. Luego, de la noche a la mañana, deviene legal vender el carro, y el ciudadano entonces siente vértigo y alborozo a partes iguales, para preguntarse enseguida por qué exactamente aquello era malo antes y es bueno ahora. Y luego va un poco más allá y recuerda a colegas tronados por arriesgar un derecho a destiempo.

Como dice la gente, en Cuba lo que no está prohibido es obligatorio. Y es que la libertad personal pasa por esos resquicios entre la ley y la práctica. Ha de llegar desde la seguridad social o la garantía de poder moverse a su aire, hasta la certeza de que es un deber ciudadano señalar lo que no funciona, al nivel que sea; desde el acceso a una educación gratuita y de calidad –tan importante una cosa como la otra- hasta el derecho a planificar sus vacaciones y sus comidas afuera; desde nuestra singularidad hasta lo que nos hace ciudadanos del mundo. Entiendo que no exista la libertad absoluta, pero no que vivamos en libertad condicional.

Móchna y Nielsiá tienen el secreto de la vida eterna. Pero si ambos se dedicasen a la política, yo votaría por Móchna.

Anuncios
comentarios
  1. Mariana dice:

    Adoro esta entrada. Y sí, yo también votaría por Se Puede.

  2. 6 nov 2011 dice:

    […] MÓCHNA Y NIELSIÁ […]

  3. F. Hebra dice:

    “Luego, de la noche a la mañana, deviene legal vender el carro, y el ciudadano entonces siente vértigo y alborozo a partes iguales, para preguntarse enseguida por qué exactamente aquello era malo antes y es bueno ahora.”

    Súmale esta perla: un sobrino mío (no sé si fue la regla o la excepción) cumplió condena completa por “tenencia ilegal de divisas”- US $107.00- y fue liberado tres años después de la legalización del dólar. Y eso sin ni siquiera tener mala conducta en la cárcel u otro agravamiento de causa.
    Hablando de inconveniencias éticas: ¿qué tal la llamada “ley de peligrosidad”? Me pregunto si todavía existe esa surrealista “causa penal”.
    Yo también me quedo con Móchna.

  4. Carbo dice:

    “Y luego va un poco más allá y recuerda a colegas tronados por arriesgar un derecho a destiempo.”

    Pues parece que el hermano menor aprecia una pizca más el gobierno de iure que su hermano mayor y abogado. Por lo menos ahora podemos leer la ley de antemano en la Gaceta Oficial.

    Unos días antes de que llegaran las lanchas al Mariel, te metían en la cárcel por montarte en una balsa y querer salir del país. Después viene el Comandante y, consultando sólo a su tremenda soberbia, abre un puerto para tal propósito. Él siempre gobernó a Cuba como su finca.

    Carbó.

  5. Gabriel dice:

    La libertad de un individuo solo tiene que tener como límite la libertad de los demás.

    Por eso no se acaba de entender porque se prohibía vender un auto. Dos personas se reúnen y deciden intercambiarse un coche por unos cuantos billetes. Al hacerlo ¿a quién le quitan libertad?

    Creo que a nadie. Por eso debería de prohibirse que se prohiban esas cosas.

    Naturalmente también debería de prohibirse que se prohiba la libre circulación de cubanos dentro y fuera de Cuba. De hecho, creo que ya está prohibido que se prohiba eso. Lo han puesto en un documento llamado Declaración Universal de los Derechos Humanos.

    Creo que los ciudadanos deberían de tener mas libertades … y los gobernantes menos.

  6. Silvia dice:

    Te quedó bárbara la entrada! Felicidades, Eduardo.

  7. Ernesto dice:

    Eduardo era mas preciso escribir mozhna. MoжHa ya que en Ruso esta letra ж equivale en español a al sonido zh (aunque no exactamente pero si parece ser lo mas parecido.
    http://es.wikipedia.org/wiki/Alfabeto_cir%C3%ADlico

  8. Veroco dice:

    Oye, acabo de ver que el Agente Angulo logró penetrar un reducto enemigo… debes estar muy orgulloso. Pero qué digo, si el compañero que te maneja ya debe habértelo informado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s