NOSOTROS, LOS EXTRAS

Publicado: 03-12-2011 en Sin categoría

En el capítulo primero de mi novela inédita Una, de 2003, dedicada al mundo del cine cubano, Rodríguez, decano de los extras, habla de esta manera en una fiesta en su casa, adonde ha convocado a sus iguales para conmemorar su arribo a las cien películas:

-(…) No me avergüenza la palabra extra: el extra es un soldado de filas (…) Los extras lo damos todo por cinco segundos en pantalla. Ningún realizador quisiera serlo si las películas duraran cinco segundos. Ningún actor de carrera, ningún director de fotografía ama el cine como nosotros. Para realizadores y críticos, esas cien películas serían lo mismo si alguien les amputara el puñado de fotogramas que constituyen la obra de mi vida. Y yo pregunto: ¿qué sería Espartaco sin las escenas de batallas? ¿Qué sería King Kong sin toda esa gente corriendo para que el mono no la pise? ¿Quién no recuerda a los mambises desnudos de Lucía? (…) ¿No se han fijado en esos collages que ponen en la ceremonias de los Oscares, clips con besos, o puñetazos o sonrisas? Ahí está la crema, la punta del iceberg. Eso pudo inventarlo un extra. Me gusta pensar que, a la larga, los actores famosos también lo son por una suma de momentos.

 Luego, Ana, otro personaje que asiste a la fiesta, (…) recordó la famosa escena de La muerte de un burócrata, cuando un círculo y una flecha animada indican el emplazamiento del tío en medio de la multitud arracimada en la Plaza. La flecha y el círculo señalan, en verdad, pero no develan; lejos de iluminar, oscurecen. Aunque ese fuera en verdad el tío, no es nadie, no está allí, es apenas el grano en una foto panorámica. Y sin embargo, el tío le encontró sentido a levantarse temprano, acudir al espacio público, ser uno más entre los centenares de miles que escuchaban el Verbo de unos altavoces gangosos. Si todos se hubieran quedado durmiendo la mañana, no habría Verbo, ni foto, ni fecha en la historia.   

 Transcribo estos fragmentos de mi novela porque me acosa la incómoda idea de que, como Ana y Rodríguez en el cine, todos somos extras aquí y ahora. De la misma manera que el director no tiene por qué aclararle a ese proletariado indistinto los propósitos artísticos de la película y cuanto hace para sustanciarlos, al ciudadano de a pie es bien poco, y muy trucado, lo que le explican. Si los extras son reemplazables, nosotros también. En países por ahí, el individuo es un mero consumidor constantemente incentivado a emular modelos de vida, conducta y opinión que proponen los comerciales. En Cuba, somos la masa. Como propuse en otra novela, Dos (que junto con Tres, ya édita, y Una, conforma una trilogía) la masa es

(…) ese organismo pluricelular que hacía guardias, se congregaba en mítines y le ponía entusiasmo a los trabajos voluntarios. 

 La masa, como los extras, existe para ser dirigida con información básica. Un ejemplo: hace poco un conocido se quejaba de la materialización de la nueva ley que permite comprar autos. Como he dicho otras veces, no creo que sea nada para agradecer –es un derecho que no debieron quitarnos en primer lugar- pero a mi modo de ver, es ciertamente un paso en el camino correcto. Ahora bien, en la práctica la cosa resulta mucho más complicada. Hay que justificar el dinero. En una sociedad civilizada, de derecho, uno es inocente en tanto no se pruebe lo contrario, lo que en este caso se traduciría como: bróder, si hay alguna denuncia contra mí o la Interpol me tiene circulado, perfecto, méteme preso, pero en caso contrario no tengo por qué explicarte de donde saqué el dinero. Bueno, pues aquí sí. Y además, hacen falta papeles, avales, cosas. La burocracia, que sigue jodiendo. Claro que la burocracia, aunque tenga la capacidad de crecer y regenerarse, no se creó a sí misma.

 Respeto a los extras, su amor por el cine. Algunos se vuelven adictos, fundamentalistas incurables, y te hablan de cómo prepararon su papel, y los oyes y crees estar oyendo a Bardem o Luis Alberto García, y luego ves la película y el tipo sale dos segundos en un tumulto. O te explican sus secretos, cómo conseguir que no quiten la escena en que aparecen: hay que acercarse al protagonista, a ese no lo cortan. En fin, entre ellos hay gente rarísima, pero incluso a esos los admiro. El cine los necesita. Extras. Como dice Polito Ibáñez, números. Somos números. Cifras. Extras. Hacemos bulto y nos pagan mal, pero nos gusta salir en la película. No, y si el director nos escuchara…

Anuncios
comentarios
  1. Veroco dice:

    ¿Cómo se llama esta entrada, Súplicas al Director en Jefe?

  2. Ray dice:

    Eduardo:

    No sigas enseñando la oreja peluda que te puede costar caro. Parece que te estas alineando con la procesión. ¿O no?

    El nuevo trovador antiguo
    se alinea con la procesión.
    Le dice adiós, al mundo ambiguo
    y pone pie en el caracol.

    Escena sucedida tanto,
    anónimo el compositor.
    ……

    Recuerda que la disciplina de los izquierdistas lleva implícita la pertenencia a la masa, que “existe para ser dirigida”
    ¿O no?

  3. hortensia dice:

    Eduardo,

    Me gusto la entrada pero una aclaracion. En muchos, o casi todos, o todos, los paises de derecho (que no lo son tanto viendo en estos dias la television), con respecto a tus bienes y el dinero que ganas no se cumple el precepto napoleonico, tienes que demostrarle a hacienda o su analogo el origen de tus ganacias. Incluso los bancos en muchos casos le piden al individuo de a pie (los ricos ya sabemos que son otra especie como conjunto) que certifique el dinero que ingresa cuando la suma excede cierta cantidad. La justificacion es el tema del narcotrafico, el terrorismo, balnqueo de dinero etc. Por otro lado cuando te acusan de evadir impuesto eres en la practica tu, quien debe demostrar que ha declarado todo lo que tienes y el origen legal de lo que tienes. The burden of proof lies over you.

    Chao

    • F. Hebra dice:

      hortensia:
      Creo que estás mezclando el tocino con la velocidad.
      Eduardo se refiere en su escrito a la compra-venta de autos, no a la declaración de hacienda. Jamás he tenido que tenido que justificar de dónde salió el dinero para comprar un auto. Ante todo, raramente una compra un auto como se compra un aguacate, por lo general pagas una letra mensual a quien te otorga el crédito para comprarlo o arrendarlo. Si una persona es acusada de blanqueo de dinero, narcotráfico, etc…, solamente entonces es que tiene que justificar, en su defensa, de dónde salió el dinero, tanto para el auto como para el aguacate.
      Lo anterior Eduardo lo menciona:”uno es inocente en tanto no se pruebe lo contrario, lo que en este caso se traduciría como: bróder, si hay alguna denuncia contra mí o la Interpol me tiene circulado, perfecto, méteme preso, pero en caso contrario no tengo por qué explicarte de donde saqué el dinero”.

  4. Veroco dice:

    Es que en Cuba tener dinero como comprarse un carro ES un crimen, a menos que el gobierno explícitamente te haya permitido ganarte ese dinero.

  5. hortensia dice:

    Hebra, te equivocas. Si en un” pais de derecho” del primer mundo (Habria que preguntarle a Eduardo ejemplos de lo que el considera paises de derecho) vas a una concesionaria y dices que quieres comprar un carro en efectivo lo mas probable es que tengas que certificar el origen del dinero lo cual peude ser con declaracion jurada, la concesionaria no correria el riesgo de ser acusada de lavar dinero. Una manera de hacer esa certificacion es que lo tengas en un banco que se supone tambien te pidio certificar cualquier ingreso abultado que se haga de improviso. Hasta donde he leido en la ley, que esta en internet, no tienes que justificar el origen del dinero sino declarar de manera jurada que es de procedencia licita lo cual no implica especificar como lo obtuviste sino decir que es legitimo y no malhabido, algo muy normal en cualquier “pais de derecho” donde uno tiene que declarar constantemente que lo que hace es licito incluyendo origen de dinero.

    Mi experiencia en Cuba es que aqui son bastante mas laxos en aceptar ingresos de cantidades grandes de dinero en el banco que en otros lugares del primer mundo donde son mas exigentes en pedir origen del dinero. En cualquier caso segun la nueva ley tu no tienes que demostrar que eres inocente como dice Eduardo, sino, como ya he argumentado, te piden un instrumento legal muy comun en muchos “paises de derecho” para evitar burlas al fisco o lavado de dinero.

    EL precepto de que hay que demostrar culpabilidad es mas complejo que una frase y en la pracatica en casi la totalidad de las naciones occidentales lo que tenemos es una mezcla de este precepto sobre todo para temas penales y algo no precisamente en la misma linea en otros temas legales y juridicos. Por ejemplo en EE.UU, U.K y otros paises, durante un juicio civil muchas veces la parte acusada se ve en la obligacion de demostrar inocencia.

    Este tema es mucho mas complejo y rico que la referencia que Eduardo hace que puede inducir a una vision equivocada de los contextos y la practica allende los mares.

    • mas vale tarde dice:

      En otros paises son los bancos lo que custodian casi la totalidad del dinero y lo normal es que las transacciones se realicen a traves de estos. Es por ello que si te apareces con efectivo cuando se trata de grandes cantidades, la procedencia de este pueda parecer sospechosa. Tambien es normal que la mayoria de la gente gane dinero de manera honesta y se pueda comprar un carro con lo que gano en un mes.
      En Cuba es otra cosa. Normalmente las transacciones de cualquier tipo se realizan usando dinero en efectivo puesto que los bancos generalmente solo sirven para ahorrar dinero. Se sabe que la procedencia del dinero puede consistir en un millon de cosas perfectamente legales que no tienen como probarse. Digamos que uno tiene un pariente afuera y este le reagala el dinero para el carro, lo cual es perfectamente legal, de que manera podria uno justificar su procedencia? Por eso me parece muy valido lo que dice EDLL. ?Si no existe una acusacion en tu contra por haber robado o desviado recursos, para que hace falta justificar la procedencia de este?

  6. F. Hebra dice:

    hortensia:
    No debo entablar una discusión con alguien que comienza con el tan cubano “te equivocas”.
    Sin embargo, insistes en hacer notar que en EEUU (donde vivo desde hace mucho), en UK y otros países la parte acusada se ve obligada a demostrar que es inocente, una verdad de perogrullo. El acusado siempre es quien tiene que demostrar su inocencia, aquí y en Burundi, no la parte acusadora.
    Una economía tan sui géneris y sumergida como la cubana, donde existe el término “maceta”= “ilícito” no resiste comparación con la de otros países donde en la mayoría de las transacciones no aparece el efectivo sino cheques personales, certificados, debit o credit cards, money orders… Y como ya la cosa es seguir mezclando el tocino y la velocidad, estamos hablando de un país donde existe un término legal delictivo como la “peligrosidad pre delictiva”.
    Hablamos de economía, pero recurres a lo mismo que los oficialistas cubanos ante la aceptación de lo evidente: “sí, aquí en Cuba pasa…como también pasa en Tegucigalpa”. Así de campantes, como si nada, y sin pararse a pensar en el “detallito” de que 52 años son más que suficientes para que ya no suceda como en Tegucigalpa.
    Gracias y saludos.

  7. Daniel Mir Oropesa dice:

    Creo que otra vez Hortensia argumenta bien. Me fui a leer la ley y ella no pide que demuestres de donde salió el dinero, ni que eres inocente, la ley dice que declares que el dinero no es ilícito. Eso, como dice Hortensia, es común en casi todos los países que conozco para un montón de cosas, trámites, compras de bienes inmuebles etc. Es como al entrar en EE.UU, te piden que declares que no vas a hacer nada ilegal y no vas a intentar matar al presidente, nadie te pide que demuestres que no lo vas a hacer, sino que declares que no lo vas a hacer. Del mismo modo es cierto que cuando pagas en efectivo en muchos lugares te piden certificar origen e incluso que lo deposites en un banco y lo hagas desde allí. Aquí en Alemania eso es práctica más que común, y lograr que te paguen, o que pagues, en efectivo es casi imposible, cuando los montos rebasan una cantidad de varios miles de Euros. Los bancos por otra parte, no te aceptan el dinero así como así, es complicado depositar una cantidad grande de dinero y entre otros papeles debes también declarar que no es de origen ilícito. Hortensia en ningún momento dice que “sí, aquí en Cuba pasa…como también pasa en Tegucigalpa”, eso es leer Diego donde ella dijo Digo.

  8. ernesto dice:

    Bueno to er mundo dice en tos laos se hace cuando hace algo y no encuentra justificacion mas sólida.

  9. moroco dice:

    Yo mas bien lo que veo es que Hortensia puso argumentos claros que de ninguna forma pueden interpretarse como “si se hace en otro lado entonces…” . Fue Eduardo el que dijo que en “países de derecho” … por lo tanto el contexto comparativo lo puso el y no Hortensia. Hortensia aclaro que en llamados “países de derecho” no se hace nada diferente a lo que esta ley establece. Otros han cambiado el argumentos para llenarlo de sus prejuicios personales.

    Señores si van a contraragumentar haganlo seriamente. Tal parece que “no encuentran justificación más sólida”.

  10. hortensia dice:

    “pero recurres a lo mismo que los oficialistas cubanos”

    Soy yo la que me niego a discutir con quien usa términos tan prejuiciados como este, usando descalificadores tan típicos de quienes carecen de otros argumentos.

  11. hortensia dice:

    Ernesto,

    Quien puso el contexto de otros países fue Eduardo en su post, el fue quien indujo la comparación con lo que llamo “sociedad civilizada, de derecho” y mi nota fue una aclaración respecto a eso y un argumento de que la ley, que lei, no pide que demuestres que seas inocente, sino que declares que la procedencia no es ilícita. Algo muy común en muchos países que pudieran considerarse dentro de lo que (a falta de ejemplos por parte de Eduardo) llamarían algunos “de derecho” (no se, la verdad, si civilizados). Es por eso que considero que dentro del post completo de Eduardo, yo no coincido al menos con ese argumento.

    En todo caso, por contrarecíproco, tu argumento va dirigido a Eduardo por lo que ya te dije, pues su argumento comienza con algo que puede leerse como: “En otro lugar se hace de tal manera y aquí en Cuba se hace lo contrario”. Si tu intención era criticar a Eduardo, entonces lo lograste pero, si te referías a mi, en ningún momento dije algo en el estilo de “como se hace en otro lugar entonces …” Lean mi nota y verás que irse por ese camino para responderme, es eregir un strawman para caerle a sombrerazos.

    El resto de las opiniones basadas en prejuicios políticos no me detengo , no argumento contra opiniones emocionales, esas cada cual tiene derecho a tener las suyas.

    • Vaya, Hortensia. Leíste la ley en Internet. Interesante.
      Hace unos años, por diversas razones y durante varios meses, tuve que lidiar con la ley migratoria cubana. Bueno, le pregunté a muchísima gente -emigrados por décadas, emigrados nuevos, gente con PRE, etcétera- y todos me daban una respuesta distinta acerca de lo que yo preguntaba. Unos juraban que era de tal modo “pues leí el texto de la ley en casa de un abogado socio mío” en tanto alguien, al día siguiente, replicaba “no, hombre, no. Dile al que te dijo eso que la cosa es…” etcétera. La ley en sí nunca la encontré, pero aunque lo hubiera hecho, resultaba sintomático que tanta gente tuviera experiencias no ya diferentes, sino contradictorias, y no sólo en cuanto a las peripecias, sino a la aplicación misma de la (misma) ley en su caso particular. Y es que el texto de una ley cualquiera no siempre es accesible al cubano de a pie, y de todos modos su aplicación pasa por la interpretación de la máquina burocrática: el organismo y el funcionario, sus simpatías, sus necesidades, su honestidad y su mala leche. Yo cité en mi artículo el comentario verbal de un cubano de a pie que se enfrentó a eso. Acá en Cuba, como sabrás, la mayoría de los ciudadanos no tiene tarjetas de crédito, ni siquiera cuenta bancaria, y desde luego no todas las operaciones financieras quedan registradas: uno puede tener dinero que le enviaron o entregaron parientes en el exterior, o porque le vendió un mueble a un vecino, o por propinas o lo que sea. ¿Cómo puedes demostrar el origen de ese dinero, o que no es malhabido? Es cierto que esa no fue una experiencia personal -como tampoco lo fue tuya- pero por lo que me contaba la persona de marras, no era tan simple como firmar un modelo de declaración jurada, a la guisa de los aeropuertos por ahí, y a otra cosa.
      Es verdad que a veces el cubano de a pie cree que un trámite que le exigen acá, y le parece agotador y humillante, existe en muchos países. Bueno, ¿y por qué no lo sabe ese cubano? ¿Porque es bruto? ¿O porque no ha viajado, no tiene Internet, no sabe del mundo exterior mucho más de lo que ve en las películas americanas? ¿Y cómo va a averiguarlo? ¿En Internet, como tú? Por demás, los mecanismos para sobrevivir a esos trámites, fuera de Cuba, implican precisamente Internet, tarjetas de crédito, citas a una hora concreta, y si es necesario, demandas con abogados. Acá… por favor. Por cierto, pides que defina “países civilizados y de derecho”. Bueno, pues eso se explica por sí solo. Vaya, para que lo entiendas mejor, es self explanatory.
      E.

  12. no gracias dice:

    hortensia, me va a tener que disculpar, pero no puedo menos que morirme de la risa cuando veo sus comentarios. Mire, para que tenga una idea, cuando yo vivia en Cuba (hace solo unos 2-3 annos), trabajaba por la zurda con unos amigos haciendo sitios web para empresas extranjeras, y hacia mucho dinero (para ser Cuba). Cada vez que recibia un pago del extranjero a travez del Banco Metropolitano, no solamente me preguntaban (y me hacian firmar una declaracion) sobre el origen del dinero, sino que la declaracion debia incluir EL DESTINO del dinero, o sea, para que yo lo queria.
    En una ocasion, la muchacha que me atendio en el banco, que ya me conocia, me dijo: “mira, tienes casi 9000 cuc en la cuenta, yo no se en que tu andas, pero mejor que no te pases de los 10 000, porque tenemos orientado avisar a la PNR cada vez que una cuenta sobrepasa esa cifra”.
    El nivel de ridiculo de nuestro pais en cuanto a lo que significa que la gente tenga dinero no tiene limites, y como dijo otro comentarista, no aguanta comparacion con ninguno otro pais.

    Una anecdota mas, ahora vivo en Canada, y hace menos de 3 semanas fui a acompannar a un amigo a comprarse un carro de uso, en unos 5000 dolares canadienses en una tienda de autos reciclados. Pagamos en efectivo, y lo unico que nos preguntaron fue si lo queriamos con gomas de invierno o de verano, punto.

  13. Fernando Martinez dice:

    Muy bueno el comentario de No gracias…los cubanos somos pasionales en todos los temas, no es como dice Hortensia que el aspecto político es el emocional, no, en la pelota, en la música (chupi chupi jajaja), en todo es lo mismo, la pasión subyace. Pero de eso no quiero hablar, lo que realmente admiro de todo esto, es la maravilla de poder intercambiar opiniones, por no decir polemizar, sobre temas que antes no se podía ni en sueños. Gracias Eduardo por ofrecer el marco, y la sustancia.

  14. hortensia dice:

    Eduardo,

    Tienes razón en cuanto a lo difícil que son las cosas con las actuales regulaciones migratorias. La “ley migratoria cubana” es un amasijo de “orientaciones”, incongruencias, vacios, falta de transparencia y un largo y espantoso etc. Incluso da la potestad a un funcionario cualquiera de negar elementales derechos ciudadanos sin que quede claro donde apelar, a quien apelar y peor aún, sin saber que “te aplicaron”. Al amparo de esta situación se han dado terrible episodios de injusticia. No defiendo lo indefendible.

    En el otro tema seguimos discrepando. Yo veo en la nueva ley de compra venta de autos y de vivienda un intento de acercarnos a un orden juridico y legal transparente, donde el ciudadano sepa que debe hacer en cada caso, sus obligaciones y sus derechos. Es cierto en buena medida lo que narras en el pasado sobre el ordeal de hacer cualquier cosa via bancaria y de la necesidad de “justificar” tus ingresos. Pero veo ahora otra intencionalidad que a la larga protege al ciudadano por la transparencia. Cualquier ley debe ademas velar por un orden juridico que de instrumentos al estado para evitar fraudes y malversaciones (tan frecuentes). Esto último es, en cualquier país “civilizado” siempre un compromiso, nunca de concenso, con los derechos individuales. Ojala Cuba con sus actuales cambios, logre un equilibrio adecuado. Veremos.

    Lo del Banco, el de Cuba es prehistorico. Hay que cambiarlo, hacerlo ágil y hacerlo un instrumento financiero efectivo. Las leyes que se estan promoviendo van en ese camino. Es cierto en buena medida lo que narras en el pasado y presente, se trata precisamente de lograr un nuevo ordenamiento juridico que ponga fin a tanto desatino legal en el país. Reitero que lo que la ley exige es que declares que el dinero no es malhabido, una exigencia que veo correcta. Nadie pide, hasta donde pude leer, que demuestres que eres inocente. Reitero que esa practica es común en muchos países con ordenamientos jurídicos mas maduros que el de Cuba y lo digo, dentro de tu referencia a poner en un contexto determinado tus argumentos, no como argumentos de “como en otro lugar es asi, entonces nosotros también …”.

    Por último, yo no pedi que definieras que es un país civilizado y de derecho, más bien hablaba de que nos des ejemplos concretos de países que a tu parecer consideras civilizados y de derecho ? Es importante para poner el contexto concreto a lo que hablas en esta entrada de tu blog.

    Saludos

    PS: Una de las cosas que me asombra de algunos cubanos es cuando se ponen a definirse a si mismos. Cada cual tiene su definición de que son “los cubanos”, casi siempre a su imagen y semejanza, y se arrogan el derecho de hablar en nombre de todos los demás. Nunca dije que el aspecto político sea sólo el emocional.

  15. Tony dice:

    Senores dejen al hombre tranquilo. Todos sabemos lo que el quiere decir………………..se ponen de picones ustedes………………………….bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s