LA IMPUNTUALIDAD

Publicado: 10-12-2011 en Sin categoría

 Esto, con título kunderiano, es una reflexión sobre el empleo del tiempo.

 La puntualidad es una de mis neurosis. Necesito, no sólo llegar temprano, sino quince minutos antes… aunque sospeche, e incluso tenga la certeza soterrada de que seré el único, de que la cosa empezará media hora más tarde. Si hemos quedado en salir a las nueve y media para algo que empieza a las diez, y por alguna razón no salimos hasta las nueve y treinta y cinco, empiezo a sentirme físicamente mal aunque mi acompañante asegure que estaremos a tiempo: se me acelera el pulso, me falta el aire. Si presto algo, advierto al beneficiado: “me lo devuelves el miércoles, aunque sea a las doce menos cinco de la noche. Si me lo devuelves el jueves al amanecer, será la última vez que te habré prestado algo”.

 Eso, y mi alergia mortal a todo lo que contenga huevo, siquiera como uno de esos ingredientes del cual el producto “puede contener trazas”, me convierten en una especie de mártir de la cubanidad. Y es que el cubano promedio, como sabemos, si tiene que asistir a una cena que empieza a las ocho, es precisamente a esa hora que le dice a la esposa “mami, voy a bañarme”; luego se viste sin prisa, hace un par de diligencias domésticas, sale a luchar el transporte y, tranquilamente, hace su entrada a las diez menos cuarto. Y no es el último en llegar.

El hecho de que el tiempo ajeno no le importe a nadie tiene muchas maneras de manifestarse. Las tiendas cubanas abren, como mínimo, diez minutos después de la hora que establece el letrero en la fachada, y cierran media hora antes. Si se trata de dependencias estatales donde uno tiene que ir para cosas de papeleo, las cifras se duplican, y el horario de almuerzo se dilata como si la comida del mediodía consistiera en un banquete vikingo. Cuando te dicen que vengas la semana que viene, puedes apostar a que enfrentas la primera de una serie de citas a lo largo de dos o tres meses, al cabo de los cuales, con suerte, conseguirás lo que necesitabas, o te convencerás de que tu vida irá mejor sin ello.

 Si contratas a un albañil o un carpintero y te dice “voy el lunes” ese día puedes irte a la playa con toda la familia. El tipo se aparecerá quince días más tarde, se tomará tres veces el tiempo que dijo se tomaría y te cobrará más, pues aparecerán problemas inesperados que exigirán nuevos materiales.

 Este, por cierto, no es un rasgo exclusivamente local. En otros países latinoamericanos es la misma historia: en Méjico, en Chile, en Nicaragua, la gente llega tarde porque sí, porque es lo normal, lo que establece la tradición. (Los cubanos, de hecho, tenemos una buena excusa que sólo funciona con nosotros: el transporte. Ellos en todo caso, tendrán atascos, embotellamientos). Si un cubano dice de otro “ese es un barco, con él se puede mandar a buscar la muerte” es porque para el individuo referido el tiempo no se mide en segundos, minutos u horas, sino en eras geológicas.

 En Cuba no hay relojes públicos, y si los hay no funcionan. En Europa, por ejemplo, uno mira hacia arriba y siempre descubre, en una iglesia, en un edificio comercial, una esfera con barras o una pantalla digital con numeritos. Y todos están ajustados. Además, como todo el mundo tiene móvil, saber la hora no es problema. Aquí uno le pregunta a alguien y te dirá que son las siete y cinco, y diez metros más allá otro asegurará que las seis y media. Y esa es la clave: que en este país da igual que sean las seis y media que las siete y cinco.

Anuncios
comentarios
  1. Haz logrado captar la imagen que, del tiempo circundante, tienen los cubanos. Pienso igual; ya vez, tenemos coincidencias.
    Sinceramente, Jorge Arce

  2. andrix dice:

    He reído mucho con este texto, quizá porque me sucede lo mismo. En México, las bodas citan una hora antes previendo la impuntualidad; y como ya se sabe, todo el mundo llega, entonces, dos horas después. Nada, que a los puntuales nos van ganando en la región.

  3. ernesto dice:

    la culpa es de pepe antonio que echó de cuba a los ingleses antes de que nos trasmitieran la puntualidad británica. Pero bueno entonces tambien nos hubieran legado sus pésimos chistes.
    Genial tu post.

  4. Javier dice:

    Fantastico asi mismo es

  5. Ray dice:

    Eduardo:

    Hace poco un amigo estuvo de visita en Cuba. Quería utilizar el poco tiempo de estancia lo mejor posible, pero siempre tenía que depender de otras personas que no les importaban sus necesidades. Me decía el amigo que no solo es la impuntualidad, sino también, la “pereza” conque se hacen las cosas, algo que en otro lado puede tomar 5 o 10 minutos, en Cuba tarda horas, lo que se puede resolver por teléfono, por Internet o en una visita breve, requiere de varias visitas con horas de tiempo perdido en cada una. Parece que el lema es: “para qué apurarse si se puede hacer en mayor tiempo”. Para mi que eso viene determinado por el millón de trabajadores que dice el gobierno que sobran y no saben que hacer con ellos, porque echarlos a la calle implicaría que se arme la gorda.

  6. Abdel dice:

    Yo vivo en Colombia y te puedo decir que los colombianos son mucho mas impuntuales que los cubanos de aquí a china. Lo peor del caso es que los llamas por teléfono para preguntarles por que no han llegado y por donde van y con una tranquilidad pasmosa te dicen que están cerquita y que en 5 minuticos llegan, cuando aun no han salido de donde están y el viaje dura 45 minutos.
    En realidad aquí la vida se vive mucho mas agitada que en Cuba y el trafico es infernal, pero tampoco les importa llegar tarde a una cita, ni hacer esperar a los demás. Para ellos ser impuntuales es lo mas normal del mundo.
    saludos

  7. Ein zuverlaessiger Freund dice:

    fuerte la conclusion, concisa y fuerte.
    puede que hasta sea mejor que sean las seis y media …

  8. F. Hebra dice:

    Refranero popular:
    “No dejes para mañana lo que puedas hacer pasado mañana”

  9. Fernando Martinez dice:

    Hola Eduardo, es así como dices. Me he reído mucho con este artículo. Yo también soy del equipo de los puntuales. Te comento que mi esposa es como 10 años menor que yo, y sucede frecuentemente que cuando tenemos que llegar a un sitio a una hora determinada, yo me pongo intranquilo, apurándola, temiendo llegar tarde, y ella con tremenda ecuanimidad me acusa de preocuparme por gusto, que estamos a tiempo, en fin. Por lo general llegamos tarde.

  10. Grace dice:

    Jajajaja…. Todavia me estoy riendo….vivo en scandinavia…y aqui la puntualidad es imprescindible …el tiempo vale oro….por supuesto ya he aprendido….aqui la gente es como tu llegan 15 min antes como minimo… Yo llego 5 min antes y siempre tengo la sensacion de que soy la ultima…….. Todavia despues de 20a le dices a los otros cubanos que invitas a una fiesta que la misma empieza 1h antes para que lleguen à tiempo….

  11. Grace dice:

    Jajajaja…. Todavia me estoy riendo… Refrescante post que describe al cubano…yo vivo en skandinavia y aqui la puntualidad es natural… Si la guagua se te va es pq tu no llegastes à tiempo y lo mismo con los trenes etc repors de casi 20a aqui me he acostumbrado a llegar 10 min antes a los lugares y siempre tengo la sensacion de que soy la ultima… Mi esposo padecendel mismo problema que tu… sale como para llegar el dia antes… Tb exagerado!!! Y cita à los cubanos 1h antes de que empiece la fiesta para que no lleguen cuando se esta acabando!!!

  12. humberto dice:

    dicen que la impuntualidad para los latinos es una extensión del presente, y para los sajones es una limitación del futuro .. en cuba me parece que lo que pasa es que estiran el pasado como un chicle …

  13. Jorge Cumberbatch dice:

    Eduardo:

    Otra vez Jorge, el de Nadieska. Si bien no soy un obseso con la puntualidad para todos los casos (a las fiestas me gusta llegar tarde), me solidarizo contigo en el fondo del tema. Sobre todo en lo que respecta a los servicios, ya sean proveídos por las entidades estatales o por los privados -digo, cuentapropistas-. Lo sentí en carne en propia cuando hace unos años reparamos nuestro apartamentico de La Habana Vieja.

    No tengo referencias de otras culturas en cuanto a la puntualidad.Si como el colega colombiano Abdel dice que ellos son peores, bueno él lo sabrá.

    Lo que si sé, es que podrán llenar La Habana de relojes de iglesias, vallas y pancartas digitales con la hora exacta ajustada al reloj atómico de cesio en Suiza, regalar Rolexes y Cartiers, distribuir Iphones gratis con la hora en tamaña doble y letras grandes y en rojo-naranja, y la impuntualidad seguirá ahí y los cubanos seguiremos diciendo “es que no vi la hora…”

    • Abdel dice:

      Yo no soy colombiano, soy cubano, nacido y criado en Cuba, lo que vivo en Colombia hace 2 años y te aseguro que los colombianos son mas impuntuales que nosotros. Pero lo peor es que teniendo la oportunidad de decirte, “me demoro un poquito” o “estoy lejos” y sabiendo que la tardanza no creara problemas, prefieren decirte, que en 5 minuticos estan ahi o que estan a 3 cuadras.
      saludos

  14. Nadieska dice:

    Oye, Jorge, eso último me sonó a puyita ponzoñosa… pues la frase me parece conocida… de cualquier modo, Eduardo, como han afirmado otros, la impuntualidad no es sólo una “cualidad” cubana. Si vas alguna vez a Africa, ahí si vas a saber lo que es bueno! Te coge el “African man time” y acaba contigo y hasta con el más impuntual de los cubanos. De cualquier manera, me parece que no hay que exagerar ni en uno ni en otro sentido. Yo me pongo de ejemplo, es cierto que llego tarde a algunos lugares sin importancia, pero solo eso, tarde, y no taaaaaaaardeeeeeee…..

  15. […] pero en complicidad, esa es la palabra. Los que no podían entrar, fueron aprendiendo que una de mis neurosis es la puntualidad: si digo que voy a empezar a las 8:00 p.m., es a esa hora y no dos minutos […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s