OFICIALISTA II

Publicado: 10-03-2012 en Sin categoría

El rasero de los poseídos para juzgar a los artistas cubanos es si conocen a las Damas de Blanco y han hecho algo al respecto. Yo sé quiénes son, he opinado y opino que deben tener derecho a manifestarse libremente –ellas y cualquier otro opositor- e incluso a que sus ideas y demandas tengan adecuado reflejo en los medios masivos. Dicho eso, aclaro que me parece una soberana tontería medirnos así. Nadie dejó de oír rock cuando los miembros del IRA murieron tras su huelga de hambre, en tiempos de la Thatcher; nadie dejó de ver cine de Hollywood cuando sólo un puñado de actores y directores denunció la guerra de Irak.

 La duda y la rebeldía están en la naturaleza del artista. Eso sí, la duda y la rebeldía en todas direcciones. Dudar y mostrar desacuerdo con aspectos de la sociedad cubana, sí, pero también con el funcionamiento de las democracias occidentales. Decir que todo está mal en Cuba es tan ajeno a un artista como decir que todo está bien. De ahí que no quiero que me abracen o me tomen de bandera los que afirman que aquí hay que borrarlo todo y empezar de cero, como tampoco me hace gracia que personas o publicaciones oficialistas que nunca me han tragado me aplaudan ahora, creyendo que mi izquierda es la suya. Mi obra se defiende sola. Váyanse al diablo cuantos esperan reclutarme.

 Creer que un artista opositor es bueno porque es opositor es de una ramplonería estúpida. Denigrar a un gran escritor como Padura, a un músico como Silvio porque no vociferen lo que algunos quieren oírles, es hacer gala de mezquindad y pobreza de espíritu. La obra de gente como ellos se explica sin glosas ni perdones, vale dondequiera y en todos los tiempos. Tienen sus opiniones, con las que se puede estar o no de acuerdo, pero son más grandes y sabios que cualquiera de esos infelices que los atacan.

Anuncios
comentarios
  1. Humberto Miguel dice:

    Bravo!

  2. Alexis Jardines dice:

    La respuesta, desde mi experiencia personal, al dilema que plantea el autor del post (y del blog) es la siguiente:
    Yo podría considerar a Silvio (junto con Serrat) el más grande cantautor de habla hispana. Pero a partir de un momento que no puedo precisar sus temas se volvieron vanales para mí. De igual modo, los cortos de Nicanor que tanto disfrutaba dejaron de atraer poco a poco mi atención y ya hoy me son indiferentes. ¿Qué pasó? Hay tres respuestas posibles: yo cambié; los artistas cambiaron; la realidad los superó. Me inclino por la tercera.

    • Liborio Mendigutía dice:

      Jardines, desde mi humildísimo punto de vista, la respuesta correcta es la primera: usted cambió. ¿En qué dirección lo hizo? Encontrar esa otra respuesta le atañe solo a usted. No rechace mi sugerencia: sea receptivo. Tal vez sea el momento -para usted- de llevar a efecto a un autoexamen de conciencia (y de preferencias estéticas). No está de más.
      Las canciones de Silvio y de Serrat, tal como los cortos protagonizados por Nicanor O’Donell, continuarán formando parte del patrimonio cultural de la Humanidad cuando de usted ya no quede ni una partícula de polvo confundida en la monumental polvareda de la Historia.
      Ah, y esto no es personal, señor Jardines: le he leído a usted. Ni se imagina cuánto aprecio su obra.
      Le saluda respetuosamente,
      Liborio Mendigutía.

      • Maria Silvia dice:

        Y hay que ser un artista universal para expresar la opinion personal sobre Silvio, Serrat, etc….Que bueno que no soy “intelectua” para no verme inmiscuida en las bajas pasiones de esos predios. Usted es muy pretencioso senor Liborio…..que , ah si, mendiga algo…..

  3. Sofia dice:

    Así mismo

  4. Carlos Alberto dice:

    Mejor!

    • Charlitos dice:

      ?MEJOR? , !Mejor que que! , Pienso que la sobrestima ha hecho presa de Eduardo , y ademas se ha saltado a la torera todos los eventos execrables de el castrismo , desde los fusilamientos publicos y desatinados de los primeros dias del 59 , hasta la represion a los que en la actualidad manifiestan pacificamente su disidencia .
      Cerrar los ojos y tapar los oidos , nunca sera la actitud loable de un intelectual .
      ?MEJOR? NO SE QUE QUE .

  5. pablo guedez dice:

    No, un artista no es bueno por ser opositor, está claro. Pero necesitamos en cuba ese espacio sea bueno o malo el artista. que no se mire si el artista es opositor para no publicarle, exponerle o grabarle. Ese es el punto, que mientras no exista esa lógica en el espectro cubano tus palabras son completamente huecas.

  6. Benjamin dice:

    Aquí cuando vivimos la dictadura de los ’70 claro yo aun no había nacido, pero tengo mas información que mi padre y eso que el la vivió. Murió y desapareció una generación de jóvenes solo por no estar de acuerdo con los militares, muchísimos artistas tuvieron que exiliarse en el exterior por el mismo motivo o solo por saña de estos milicos, acá en Argentina tenemos una cercanía mucho mayor hacia Cuba que hacia otro país en particular, en Europa y en Estados Unidos quieren hacer creer al mundo que en tu país esta todo mal y que hay que cambiar todo para estar en karma con el universo cuando no es así, admiro a la persona que la rema estando en el lugar de la revolución u opresión y que no abandona la causa, existe mucha hipocresía en muchos que dicen ser progresistas o rebeldes la verdadera rebeldía no es salir a tirar tiros al aire, la verdadera rebeldía existe en la palabra que muchas veces es tan o mas fuerte que cualquier arma existente. Se que lo que digo es mucho de filosofía barata y zapatos de charol pero es mi idea y así la expreso. Abrazos!!

  7. pablo guedez dice:

    Por otra parte comparar a Hollywood con el sistema cubano es irracional y muy tonto de tu parte. Hollywood es el anti sistema por excelencia, casi todo el cine norteamericano es anti sistema y mas el ultimo cine. Tú dices que un puñado de actores se manifestó en contra de la guerra, se ve que no estabas en california por esos días. En tu cuba ni eso, nadie se manifestó jamás en contra de las guerras africanas en donde murieron tantos cubanos injustamente, todo lo contrario, se produjo arte vomitivo durante esos años. que triste tu historia.

    • Omar dice:

      Pablo, el nivel de alucinación suyo llega a niveles increíbles. Así que “Hollywood es el anti-sistema por excelencia”. Mire, lo ultimo que esta haciendo Hollywood por su mundo es hacérselo creer. Siga alucinando, que por ahí va la felicidad. Los cubanos muertos en las guerras africanas son los muertos de las guerras menos injustas de siglo XX. Usted no debería andar embarrando la memoria de tantos que lo hicieron con todas sus ganas. Por demás, ganaron. Y yo no encuentro la manera en que ese pasado pueda hacerle daño al futuro. Solo del entusiasmo aplanadora puede salir echarle basura arriba a eso.

      Omar

      • Hombre Omar,

        No creo que la obra de Michael Moore —por poner un ejemplo— sea muy favorable al “sistema.”

        Aunque hay que añadir que con esa obra el bueno de Michael se ha hecho millonario e incluso ganó algún Óscar.

        Me pregunto que le pasaría a un hipotético Michael Moore cubano si se le ocurriese criticar al “sistema” que hay ahora en Cuba.

        Por supuesto, prohibirían su obra en Cuba, después dirían que es un mercenario que trabaja para la CIA y que hace unas películas malísimas. Inmediatamente le negarían cualquier permiso de salida. Y al final hasta es posible que lo encarcelasen por traición a la patria … es decir, por traición a los Castro.

      • Omar dice:

        Hombre Gabriel,

        La naturaleza de Hollywood no es anti-sistema. Michael Moore y algunos otros están en franca minoría. Por cada uno de ellos hay 100 produciendo películas para domesticar. El mismo hecho de hacerse millonario con esos trabajos es evidencia de que de “anti-sistema” nada. No lo estoy criticando, a mi me cuadra así como es. Por mas atinadas y hasta útiles que sean las criticas de Michael Moore, el “sistema” ni se da por enterado. Le sobran los mecanismos para hacer irrelevante a esa voz. Y son mecanismos sofisticados, tanto así que uno se cree que es libre cuando no es más que un show. Si alguien se convirtiera realmente en un problema, ya se lo sacarían de encima. Cuando se han visto realmente bajo amenaza han recurrido a los mismos métodos que en Cuba. Ahí están el internamiento de los descendientes de japoneses después de Pearl Harbor y la Ley Patriota después del 9/11. Y este es justamente el detalle importante. La libertad como tu la ves es un lujo de los poderosos o la impotencia de los débiles.

        Hombre Omar

      • Gabriel Delpino dice:

        Pues Omar,

        No creo que estén siendo muy eficaces en eso de hacer irrelevante la obra de Micheal. Para empezar sus documentales se venden como churros.

  8. Grimmjow Jaggerjacks dice:

    @pablo guedez
    Ese criterio “es bueno porque es opositor” se utilizó para armar la shitstorm alrededor de la auto-publicación de “Boring Cuba”, libraco denso y vacío; y ojalá fuera esa la única vez que se ha utilizado.

  9. Plenamente de acuerdo Eduardo, Estétíca e ideología son cosas a evaluar de manera separada.
    Saludos desde Suecia
    Carlos M. Estefaía
    (www.cubanuestra.eu)

  10. Le debemos a las nuevas tecnologías el gran avance en las comunicaciones y el vasto intercambio de criterios. Lo que usted escribe aquí, llega a un considerable número de personas, que pueden estar o no de acuerdo con sus planteamientos. Algunos intervienen con un comentario, otros no. Al margen que si las contribuciones son en favor o en contra, lo que creo enriquece este y cualquier espacio, es la diversificación de criterios, siempre que sean emitidas con respeto, especialmente sin epítetos ni malas palabras.
    Usted dice textualmente: “Mi obra se defiende si sola” Yo estoy totalmente de acuerdo. Después declara: “Creer que un artista opositor es bueno porque es opositor es de una ramplonería estúpida” También estoy de acuerdo.
    Casi al final nos dice: “Denigrar a un gran escritor como Padura, a un músico como Silvio porque no vociferen lo que algunos quieren oírles, es hacer gala de mezquindad y pobreza de espíritu.” Aquí me toca preguntar ¿Que interpreta usted por “denigrar”? Primero permítame que separe a los dos señalados. ¿Por qué? Porque considero que existe un abismo entre Padura y Silvio. Si bien Padura se ha quejado, con razón, de lo mismo que se queja usted en estas dos últimas entregas, sus ideas, plasmadas en sus artículos, así como su libro, El Hombre que Amaba a los Perros, nos dan una idea de su visión crítica sobre lo mucho que es necesario cambiar en la sociedad cubana actual. Por otro lejano sendero anda Silvio, su Blog Segunda Cita es una tribuna política donde solo publica artículos y comentarios favorables al régimen de los hermanos Castro. Silvio es un furibundo castrista, por mucho que yo admire su obra artística y créame que la admiro, critico y criticare su posición política. Si esto me hace ante usted, mezquino y pobre de espíritu ¡Aleluya!
    Termina usted diciendo: “Tienen sus opiniones, con las que se puede estar o no de acuerdo, pero son más grandes y sabios que cualquiera de esos infelices que los atacan.” Aquí difiero de usted en relación al significado de grandeza y sabiduría. Se puede ser “grande” se puede ser “sabio” al componer un magnifico repertorio de canciones, pero se puede volver uno extremadamente pequeño y poco sabio al respaldar grandes injusticias.
    Permítame usted, que me identifique plenamente con Nicanor O’Donell o con el Iván de la novela de Padura, con Cita con Ángeles y sobre todo con Ojala. Pero no podre jamás hacerlo, con el que firma cartas con “Mensajes desde La Habana para los amigos que están lejos”

    • Gabriel Delpino dice:

      La gran diferencia entre Silvio y Padura es que Silvio es un castrista mientras que Padura no lo es.

      Estoy usando la palabra castrista en su sentido literal. Es decir, castrista es quien siente admiración por la figura de Fidel Castro.

      Me consta que Padura es un demócrata partidario de que los cubanos disfruten de libertades plenas, que no dice todo lo que piensa. Si lo dijese dejarían de darle permisos de salida.

  11. Ray dice:

    Eduardo:

    Estaría de acuerdo con tu punto de vista si existiera igualdad de tratamiento para los artistas “oficiales” y los “disidentes”. Los pongo entre comillas porque en ambos casos los matices son muy variados. Pero como esa igualdad de tratamiento y oportunidades, no existe en nuestro país, para desarrollar su obra y que sea el público, los críticos independientes o la posteridad quien las juzgue, hace que tu análisis se vuelve parcializado y fuera de contexto.

    En Cuba, bien sabes que las “oportunidades” de desarrollar y publicitar una obra se privilegia para los “oficialistas” -como tú los llamas- y a los que no lo son, se le cierran puertas y hasta se le aplican sanciones si persisten en sus criterios. El problema no está en que algunos crean “que un artista opositor es bueno porque es opositor”, sino que el gobierno y sus burócratas partidistas y “culturales” condenan como malo, artísticamente hablando, a todo opositor, y al disponer monopólicamente todos los medios de prensa, espacios culturales, radio y TV y leyes absurdas, prohíben y demonizan todo lo que no se comulgue con las políticas “oficiales”.

    Desgraciadamente, lleno de ejemplos de aplicación de esa política por el gobierno que detenta el poder hace mas de medio siglo en nuestro país existen. Desde los años 60`s y la famosa definición de “todo y nada” a la fecha, demasiado larga seria la lista, pasando por nombres de artistas como Lezama, Virgilio Piñera, Cabrera Infante y otros muchos de probado talento, separados de la vida cultural cubana y/o amenazados por no ajustarse al modelo de “artista” que admite la política “oficial”. Por ello creo que a muchos nos molesta esa palabra.

    Saludos jibaros y no oficialistas y gracias por dejar opinar.

    • Ray, te olvidaste de Heberto Padilla, que lo mandaron a la cárcel solo por escribir el famoso libro de poesías Fuera del Juego … a pesar de que con ese libro había ganado el premio nacional de la UNEAC.

  12. La calidad de los artistas (oficilaistas o no) nada tiene que ver con sus posiciones politicas. Pero tambien hay que distinguir la calidad artistica de la calidad como ser humano. Ser oficialista u opositor no da garantia alguna de ser buen artista, pero ser buen artista tampoco es garantia de ser buen ser humano y de poseer la verdad. En los temas politicos un artista tiene tres opciones a favor, en contra o abstenerse. Es el derecho de todo ser humano. Solo que en Cuba las opciones de abstenerse y estar en contra son dificiles de mantener y expresar. Pero lo mas triste aun son aquellos que como camaleon cambian de acuerdo al lugar donde hacen sus declaraciones, para agradar a uno u otro bando. Esos son los peores.
    Me parece muy mal que se utilice como rasero si conocen a las Damas de Balnco para juzgar a los artistas cubanos, pero me parece muy mal que los artistas cubanos despotriquen contra las Damas de Blanco en aquel pais para que le den su “permiso de salida” o porque se les jodio el conciertico en Miami.
    Los dos bandos parecen tener un afan de reclutar artistas y sacar ventajas de las declaraciones y posiciones del ser en cuestion. Respeto las posiciones diferentes a las mias (y no soy artista), pero por lo que si no tengo, ni tendre tolerancia alguna son por los camaleones, y los que expresan opiniones a favor o en contra solo para mantener prebendas personales. Esos no son artistas, son mercaderes del arte.
    Tambien esta el que crea arte con contenido politico y social, criticando la realidad de la Cuba de hoy y que cuando sale de Cuba no quiere que le pregunten sobre politica y hasta se disgustan porque parecieran sufrir de un terror a que lo comprometan. Creo que cuando uno decide crear arte comprometrido con una causa, cualquiera que esta sea, no se puede poner bravo, ni molestarse si alguien le pregunta sobre lo que piensa acerca de esa causa. En mi opinion eso es deshonesto tambien. O sera que lo que cantan y crean es solo con intenciones comerciales y no creen en eso.
    Hay cosas que son obvias, si yo canto al amor y me preguntan de politica, me molestaria, pero si canto y creo canciones politicas y sociales, no me puedo molestar si en alguna entrevista me quieren preguntar sobre esos temas. Definitivamente hay muchos “artistas” camaleonicos e interesados, oficialistas y no oficialistas.

  13. Querido Eduardo,

    Antes de nada quiero darte la enhorabuena por defender el derecho de las Damas de Blanco a la libre expresión. Porque defendiendo ese derecho de las Damas de Blanco se defiende ese derecho para toda Cuba.

    Esa defensa es particularmente meritoria sabiendo que te estás arriesgando a represalias. Puede que la próxima vez no te den un permiso de salida; o no reciba apoyo oficial una de tus películas. O simplemente, a los ojos de los talibanes de siempre, repentinamente te conviertas en un artista malo por no coincidir con sus opiniones.

  14. Pirata Somaly dice:

    Eduardo estoy totalmente de acuerdo contigo y lo que planteas …Pero bueno ya sabemos que los mismo de siempre te caeran encima ,pues son miembros de las Brigadas de Respuesta Rapida….Talibanes disfrados de Democratas ,saludos

  15. Oh, eso es exactamente así. Todo el que esté de determinado lado de la política es un intachable para las personas de ese mismo lado.

  16. pablo guedez dice:

    Películas anti sistema hechas en Hollywood son infinitas, sin mencionar a Moore, puedes empezar por George Clooney y su Syriana, puedes seguir con Fight Club, cualquier película de Sacha Baron Cohen, hasta Avatar es una película anti sistema. Muchísimas películas de hoy en dia si no tienen una crítica fuerte al sistema no son aceptadas por el público. También es importante decir que Hollywood no es una empresa con director que trata de lavar el cerebro a los norteamericanos. Hace mucho es la unión de muchísimas corrientes y formas diversas de hacer cine. Compararlo con lo que hay en la isla es un falta total de visión.

  17. pablo guedez dice:

    Es más, no merece la pena venir por este blog provinciano y de perretas. Pensé que su autor era mucho más inteligente que esto que estoy viendo. Quédense ahí ustedes con esas discusiones intrascendentes. Mucha suerte en sus vidas personales.

  18. Marlene Azor Hernández dice:

    Estimado Eduardo:

    Soy Marlene Azor Hernández, exprofesora de la Universidad de la Habana donde trabajé durante 17 años.Soy socióloga de profesión.
    Recientemente escribí un artículo en dos partes:”El malestar de “lo político” sobre la realidad cubana” y al leer tu post, enviado por un amigo, siento la necesidad de responderte por tu alusión a mi artículo.

    No sé porque hacer una crítica cívica a un intelectual, o a un creador o a un albañil, indique que uno está poseído por algo. No sé por qué alguien que se pronuncie públicamente por algo, no pueda ser evaluado por los demás ciudadanos en sus valoraciones. En ambas partes del artículo estoy analizando dos posturas ciudadanas que me parecen erradas: criticar a los que se ocupan de la política (Padura en su artículo yo quisiera ser Paul Austen) y la falta de solidaridad en Cuba de la mayoría de los intelectuales con los que están siendo reprimidos dentro del país.

    Te confieso que no he tenido la menor intención ni de abrazarte ni de tomarte de bandera para nada.No soy adoradora de íconos y no delego en nadie para que piense por mí.

    En mi lenguaje creo que puedes descubrir que no tengo ningún ímpetu de barricada, lenguaje que utilizas en tu post.Tampoco creo en la posibilidad de que nadie pueda borrar la historia aún proponiendoselo. Y sobre la posibilidad de escribir sobre lo que cada cual crea o se pronuncie considero es un derecho de todos.

    Pronunciarse sobre los problemas de Cuba y necesariamente en el mismo artículo criticar los males de la democracia liberal, me parece un dictámen de las formas de censura y control que ha impuesto el poder sobre lo que se puede decir, cómo se debe decir y hasta el léxico a utilizar, cosa que ha dicho Padura en una entrevista que dio a propósito de su libro “El Hombre que amaba a los perros” con relación a los sistemas del mismo tipo.

    Tu post no hace más que reproducir un antagonismo que no existe entre un adentro y un afuera, más que fabricado por quienes se benefician de mantenernos divididos.
    Ese lenguaje de confrontación es primario, burdo e incivilizado para cualquiera que lo utilice y en tu caso demasiado contradictorio con tu decálogo de Nicanor.
    Tú sabes a quién beneficia la confrontación así que si la utilizas es que quieres mantenerla.

    Yo por mi parte me quedo con tu decálogo y te envío un saludo.

    Marlene.

  19. El Cronista dice:

    Eduardo, recuerda que Cuba es de todos, incluso de los criticones “peores” que Padura y que Silvio. Todos tenemos derecho a dar nuestra opinión y tu a estar o no de acuerdo.
    Yo en lo particular nunca he leído a Padura y aunque en mi juventud escuchaba algo de Silvo, nunca lo admiré ni lo seguí. No creo que ellos sean “el paradigma” de los cubanos como tu argumentas o los intocables, son simplemente: Dos cubanos más

    • Liborio Mendigutía dice:

      No, no, cronista. Padura y Silvio no son “dos cubanos” más. En todo caso son dos de los cubanos más universales que haya dado a luz la Isla durante el siglo XX (y lo que va de XXI). A usted puede gustarle lo que hacen. Puede no gustarle. Puede, incluso, resultarle indiferente. Es su derecho inalienable. Pero, mire usted: miles de sus compatriotas no pensamos igual. A miles de cubanos les parece fenomenal la obra, tanto de uno como de otro. Y la disfrutamos (lo cual no entronca en ninguna parte con nuestras opiniones políticas). Entonces, véalo así: usted y yo sí que somos “dos cubanos más”, no trascenderemos de ninguna manera, salvo para nuestros descendientes (y eso durante algunas generaciones, luego el olvido). Silvio y Padura quedarán por siempre en la memoria de la nación cubana. Ellos morirán, sus obras no. Usted y yo, respetable cronista, moriremos de las dos formas. Eso les diferencia a ellos de nosotros. ¿Lo ha pensado? Ah, claro, si su preocupación es que por ser los grandes creadores que son merecen derechos que a usted y a mí nos están vedados, entonces le apoyo. En cuanto a igualdad de derechos ante la ley y ante la sociedad, todos los cubanos somos iguales. Todos somos “unos cubanos más”.
      También Eduardo del Llano (creador de este blog).
      Saludos de Liborio Mendigutía.

      • Carbo dice:

        Mentira. Todos los recuerdos también morirán. Y aunque los de Silvio se salven y los de Padura perduren un poco más que los de otros cubanos, en la gran escala de las cosas, esa diferencia será imperceptible.

        En mi opinión, esa “universalidad” se le debe atribuir a la obra y no al autor. Hay obras estéticamente superiores de personas universalmente detestables.

        Carbó.

  20. El Cronista dice:

    Pablo, soy provinciano, de Matanzas y por cierto muy orgulloso de eso. Creo que NO viviría en LA Habana ni un segundo de mi vida. La HAbana y Miami deben ser las dos peores ciudades del mundo. Es mi modesta opinión.

  21. Cesar Rodriguez dice:

    Oficialistas y poseidos, gusanos y revolucionarios, patriotas y traidores, comunistas y capitalistas, fieles y herejes, da lo mismo, los objetivos de los dictadores están cumplidos y vigentes siempre que estemos tan separados y la condición de CUBANOS no sea lo verdaderamente importante. Mientras sintamos que debemos hacer la salvedad de “no todo anda mal” a ver si nos libramos de la guillotina de la censura y te quiten este chance. Mientras que lo que dices aquì no pueda salir en Granma o en la TV.Mientras Yoani o Miriam o Reynaldo o Claudia o Ricardo no tengan espacio nacional para opinar aunque tu creas que es mierda lo que hablan. Mientras que tu creas que al lobo lo afecta un pelo de menos y no tengamos todos valor de unirnos para desollarlo estamos muy jodidos.

  22. Gonzalo dice:

    Hola Eduardo, caramba me parece penoso que no hayas publicado mi opinión colgada con fecha 14-03,( ya vas por el 15-03 ). No me puedo imaginar que sea por tu sano fanatismo a Silvio.
    De cualquier manera mis saludos a Nicanor.

  23. Camilo dice:

    Sigue produciendo, Eduardo, tanto filmes como posts. Siempre habra admiradores y detractores. El artista tiene el don de sentir lo que ocurre en el inconsciente personal y social, y el don de expresarlo y convertirlo en experiencia consciente. Es algo para no desperdiciar. Saludos.

  24. Hugo dice:

    Del llano quizá aquí este la respuesta a tus lógicas dudas:

    http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/latin_america/newsid_2961000/2961449.stm

  25. Marlene Azor Hernández dice:

    Eduardo, envié un comentario el 12 de marzo y no aparece publicado.He triangulado la información con otros amigos y no aparece mi comentario.
    En tu post haces claramente alusión a mi artículo “El malestar de lo político sobre la realidad cubana” .
    Ni me publicas ni me respondes,¿qué debo pensar de tu actitud?
    Marlene.

  26. Dividida en tres partes el blog La Joven Cuba (Blog creado por jóvenes estudiantes de la Universidad de La Habana) publica una entrevista a Leonardo Padura. Creo que esta formidable. Se analizan en ella desde la perspectiva de Padura un sinfín de asuntos. Por su claridad, por su forma clara de decir las cosas simpatizo con ese cubano de Mantilla. Cabe hacerse una pregunta ¿Hacia dónde vamos como nación? Hasta un sendero muy diferente al que hasta ahora hemos transitado. Puede ser la respuesta. Dejo aquí un pequeño fragmento de una de sus respuestas.
    —————-
    “Él pobremente lo reducía a la pequeña empresa privada, decía que explotaba el trabajo de los individuos que contrata… pero es que muchas veces a esos individuos a los que contratan los particulares, estos les pagan 3 veces más de lo que paga el Estado. ¿Quién es más explotador, el pequeño empresario o el Estado que paga 3 veces menos? Y al momento dijeron que eso había que hablarlo de otra forma, que eso no es así, que si es de mutua conveniencia no hay explotación, en fin, se complicó y a la vez se disolvió la cosa.”

    • Marlene Azor Hernández dice:

      Miguel Grillo Morales:

      Le felicito por los dos comentarios que ha dejado en este blog. Coincido con sus puntos de vista sobre lo inadmisible de la postura de Eduardo de impedir la crítica ciudadana a los artistas y creadores, porque supuestamente serían intocables por su obra. Leí la entrevista de Padura y la encontré muy sustancial.
      Usted ha tenido suerte con Eduardo que ha publicado sus comentarios. En mi caso me ha censurado los dos comentarios respetuosos que le he dejado.Otros después del mío han sido publicados por lo cual no es un problema de una falta de conectividad a su blog sino una intención de censura.
      Mis comentarios han ido dirigidos a responder sus alusiones a un artículo mío en este post en el cual pretende que por yo reconocerle una postura positiva como ciudadano, intento “reclutarlo”. Una postura de arrogancia incongruente con su obra.
      Lamento la postura de confrontación que tiene el dueño del blog, incongruente con su obra.Por eso Nicanor es un personaje con cualidades ciudadanas, que pareciera ajenas a su creador.
      Saludos cordiales para usted.

      • Marlene, no conozco tus artículos. Y -supongo que estoy condenado a repetirlo periódicamente- leo los comentarios una vez cada quince días, que es cuando puedo acceder a Internet, y entonces los acepto prácticamente todos, así que tranquila, no te he censurado nada. No eres el ombligo, sabes.
        Guedez y Silvia, infelices.
        E.

  27. Basilio Juan dice:

    La verdad que es sacrílego eso de meter en la misma jaba a Padura y a Silvio.
    Cualquier cubano sabe que Silvio es el mas oficialista de los oficialistas y que Padura todo lo contrario y es que lo bueno seria eso, que pudiera haber de todo,
    Felicidades por la música y los bocetos en Vinci.
    Sigue escribiendo Eduardo y sobre todo dale duro a los cortos de Nicanor

  28. Liborio Mendigutía dice:

    Eh, María Siliva, no, no, no es verdad lo que dices. No ha que ser “un artista universal” para expresar una opnión, ¡por Dios, señora! Basta con tener opinión propia. Yo vierto la mía. Eso no es ser pretencioso, adjetivo que me endilga injustificadamente.
    A ver, haga la prueba, atrévase a opinar también (no le acusaré de pretenciosa): ¿Qué le parecen a usted Silvio, Serrat y Eduardo del Llano? Como creadores, quiero decir…
    Por cierto, María Silvia, ¿es usted la esposa de Elpidio Valdés?
    Mis pretenciosos respetos,
    Liborio Mendigu… algo…

  29. Liborio Mendigutía dice:

    Del Llano, veo que retomó usted la opción de moderar los comentarios, ¿a qué nivel halaron vuestras creativas orejas? Ha ha ha… Hace bien, no sea que le acusen de ciberguerrero como a OLPL… Ju ju ju. Le abrazo solidariamente, Lib.

  30. Alexis Jardines dice:

    Estimado Liborio Mendigutía:

    Yo no frecuento este blog ni tampoco acostumbro a dejar comentarios. Solo te voy a decir que, aunque trates de disimularlo, tus palabras son tan desacertadas como falsas. No entiendo cómo en dos minúsculos párrafos puedes acumular semejante cantidad de disparates. Veamos:
    -Dices que yo cambié y ni siquiera me conoces.
    -Recomiendas un examen de preferencias estéticas (tan solo el término “preferencia” hace superflua la necesidad de examen) y no sabes cuáles son las mías.
    -Meter en un mismo saco (es decir, comparar) a Silvio y Serrat por una parte y a los cortos de Nicanor por la otra es algo que raya en la demencia.
    -No es cierto que aprecies mi obra por la simple razón que no la entiendes.
    -No mezcles a Serrat en esto que yo lo traje a colación como mejor cantautor de toda hispanoamérica (y cuya visión política es bien diferente a la de Silvio).

    Si comparo a Silvio con Serrat, entenderás que lo estoy valorando bien alto. El punto (que obviamente no captaste) está, para ponerte un ejemplo gráfico, en que yo me quedo con el Silvio antes de El Necio y te dejo a tí el de después de El Necio; me quedo con las canciones de amor y te dejo las apologético-revolucionarias; me quedo con el Silvio irreverente, contestatario y te dejo al envejeciente, ideólogo de la Revolución. Por otra parte, ¿Cómo se puede amparar uno detrás del argumento que el arte no es política, usando al trovador, cuando es justo Silvio Rodríguez el mayor exponente de tal mezcolanza?

    Lo anterior es solo un ejemplo para que entiendas que la realidad le pasó por encima como una aplanadora. Se bajó del carro, aferrado dogmáticamente a esas Necias ideas que tú también defiendes (y sé por qué te lo digo, soy bueno en lo mío y tus palabras te delatan) y, simplemente, perdió la perspectiva.

    Querido Kamarada Liborio (y te confieso que no te guardo ningún rencor, antes bien me resultas gracioso) ¿cuántas veces tendré que repetir lo mismo? Mira, ya que tú me recomendaste un autoexamen de tipo estético te voy a perdir algo: Siéntate con tu amigo Silvio y traten de desentrañar, comprender a cabalidad esta frase de Hegel a ver si encuentran el camino: “Todo lo que un día fue revolucionario se vuelve conservador”. Y créeme que Hegel los llevó suave.

    Ah, por cierto, como ves, YO NO CAMBIÉ.

    • Omar dice:

      Alexis,

      Espero que seas tú, el filósofo cubano que habla de la “cosa en si” como lo que debe ser: una cosa más. Es una pena que la familiaridad no sea garantía de legibilidad para los que como yo o Liborio no te entendemos todo lo que quisiéramos y tu obra posiblemente merezca. Quizás por no esforzarnos lo suficiente, quizás por ser burros. Es también una pena que no frecuentes este blog ni dejes comentarios porque se agradecen. Mira compadre, como yo lo veo, el Necio fue un acto de valentía. Claridad total en medio de la niebla. En aquel momento todo el mundo le apostaba a que la Revolución se caía. Quizás solo me estoy proyectando pero si este fuera el caso, no estuve solo. Mi temor se mal acompañaba del deseo y el empeño del Departamento de Estado y el nunca bien ponderado batistato exiliar que fiel a su estilo apostó al estrangulamiento y no a la generosidad. Pócima mágica para confusos, entre los que me incluyo a cada rato, por más bicicleta china que haya pedaleado y más hambre que haya pasado. Ojalá y solo fueran paranoides, ojalá. No soy yo quien para pedirle a este o aquel que haga tal o más cual cosa, que se vaya o que se quede, que siga Necio o que le haga el juego a los yanquis por más que esas no sean sus intenciones. Pero como un espectador más, me parece muy bien que Silvio intente sacar notas frescas con las cuerdas fijas al mismo palo.

      Omar

    • Liborio Mendigutía dice:

      Oh, atribuye usted demasiada importancia a mis pobres palabras. Gracias, Dr. Jardines, usted me crece. Mírelo así: antes de replicarme, yo no era nadie. Es verdad que sigo siendo nadie. Pero al menos un Nadie que mereció una réplica del Gran Jardines. Como OLPL, que legará a sus nietos el insultó que le endilgó Eduardo del Llano…
      Y, sí, usted sí cambió. Todos lo hacemos, ¿usted mismo no citó a Hegel? ¿O no le aplica la máxima hegeliana? ¿Era usted revolucionario y se volvió conservador? ¿Viceversa? Oh, Dr. Jardines, perdóneme la ironía… el chiste, si se quiere. Es que… vaya, se caía de la mata, ja ja ja.
      En cuanto a su obra, sí, es verdad que no la comprendo. Bueno, todo el mundo no alcanza a su altura intelectual, Mr. Jardines. ¿O será que usted no consigue hacerse entender con suficiente claridad? Oh, perdón, se me olvidaba que usted es “bueno en lo suyo”. Concluyo, por fuerza, que el malo soy yo.
      Por cierto, Don Jardines, dado el caso de que en algún momento no pueda continuar ganándose la vida como filósofo, ¿a qué se dedicaría, profesionalmente hablando? ¿Se metería a jardinero? Je, je, je… perdone. Otro chiste que se caía de la mata.
      Oiga, si en algún momento piensa impartir un curso de filosofía (sobre todo si es para entender la suya) no deje de avisarme. A ver si logro comprender la distancia estética que separa la obra de Silvio Rodríguez de la de Joan Manuel Serrat (note que dejo a un lado los audiovisuales de Del Llano, para no ser guatacón con el dueño del blog). ¿O las distancias no eran estéticas sino políticas?
      Échese un par discos en la intimidad de su cuarto, Sr. Jardines. Vea un par de cortos de Sex Machine Producciones (“Monterouge” es exquisito). Trate de disfrutar eso. Relájese. Mire que si sigue encontrándole matices políticos a todo el mundo va a terminar trastornado…
      En cuanto a mi propia ideología (dado el caso de que yo tenga alguna); en cuanto a las posiciones políticas que defiendo (asumiendo que defienda alguna), usted no tiene la más mínima idea. De lo que sí puede estar seguro es de que me repugnan (como a miles de cubanos) la gente como usted, por muy filósofos que sean. Siga escribiendo libros que nadie entiende, siga publicando esos textos crípticos que solo los hipócritas aseguran saber descifrar. En lo que usted sigue perdiendo el tiempo (¿no se ha acusado antes de vagos a todos los filósfos?) Silvio y Eduardo del Llano crean su obra… que, no lo dude, todo el mundo entiende y disfruta.
      Le saludo, Sr. Jardines, con todo el respeto que se merece,
      Liborio Mendigutía.

  31. Hugo dice:

    Alexis, mejor imposible.
    Saludos.

  32. Alexis Jardines dice:

    Omar:
    Te agradezco la sinceridad de tus palabras. No quiero dejar pasar esta oportunidad para compartir contigo algo que yo no alcanzo a entender cómo y por qué sucede. A veces pienso que lo hacen a propósito. Mira, los llamados males del capitalismo no se aprenden por libros o por lo que te diga la propaganda revolucionaria en Cuba desde la cuna: hay que venir a constatarlos in situ. No sé de qué lado del charco estás, pero yo le sugiero a todos los revolucionarios que visiten y convivan en una en una democracia occidental y solo después desaten sus críticas (cuando en realidad la conozcan por sí mismos y puedan comparar estos “desatinos” con la vida que llevaban en Cuba).
    Para ilustrar el otro punto que me sorprende retomaré tu alusión a El Necio. Fíjate que me hablas del Departamento de Estado, del batistato, etc. Uno de los problemas que le veo a la mentalidad revolucionaria es precísamente ese: siempre está envuelta en megaconflictos, involucrando Estados, sistemas, agencias de espionaje, gobiernos. Compadre, la gente común aquí desconoce toda esa mierda y habla a título personal. No tiene NADA que ver con el gobierno norteamericano ni con instituciones, ni con causas, conspiraciones. A diferencia de Cuba aquí es el individuo frente a sí mismo. A ver si me explico: la blogosfera de la Isla, en su mayoría, es estatal, oficialista, responde a los intereses del gobierno revolucionario y a menudo lo hace con sus recursos que se le garantizan gratis. Aquí es una impresa individual: un tipo que va a la tienda, se compra un laptop y paga el servicio de Internet. No conoce a nadie, no se reune con nadie, no responde a nadie ni lo hace con los recursos de nadie. Simplemente, expresa libremente su opinión desde su casa y los que se comunican con él (también desde su casa o desde la calle) no están en su cuadra ni a tres paradas de omnibus, sino en otro país, detrás de una laptop o un teléfono que adquirieron del mismo modo.
    Si hablan de Cuba es porque son cubanos. El Departamento de Estado no es un problema para nosotros los cubanos de cada orilla, sino, en todo caso, para Raúl Castro. Pero cuando en Cuba se refieren al exilio como la mafia anticubana quien se depretigia es el gobierno cubano, porque hay que ser muy estúpido para creer que los cubanos de fuera son anticubanos. Es al gobierno cubano (Raúl y Fidel) al que le interesa meter entre cubano y cubano toda esas conspiraciones de mafias, CIA, etc. Los cubanos de afuera y de dentro son una cosa y los gobiernos son otra. Cuando la Revolución (Raúl y Fidel) se identifica con la nación y la patria es porque la usan como escudo para que los cubanos de a pié (mareados) los defiendan, es decir, los mantengan en el poder.
    ¿Tú crees que a mí me importa el batistato, Obama, el pentágono o la madre de los tomates? Eso no tiene que ver ni contigo ni conmigo. Pero el culpable de que el cubano de dentro no coma y que el de afuera no entre a su propio país es, exclusivamente, Raúl y su hermano Fidel. Observa tu manera de hablar:

    “Mi temor se mal acompañaba del deseo y el empeño del Departamento de Estado y el nunca bien ponderado batistato exiliar que fiel a su estilo apostó al estrangulamiento y no a la generosidad”

    ¿Será posible que tú creas que estas entidades intangibles tienen algo que ver contigo y con tu familia? En el peor de los casos ¿crees que esos batistianos están pensando en tí, Omar? No será mejor que mandes todo eso al carajo, salgas de esa ensoñaciones a la realidad (que eres tú, que soy yo, que son tus vecinos y parientes) porque para tí, en rigor, ni siquiera Raúl Castro es real (es solo un flujo de electrones en la pantalla de un televisor) y, al tiempo que te plantees un proyecto de vida, grites: ¡me cago en Raúl, me cago en Obama y me cago en Rajoy! ¿Puedes hacerlo?

    • Omar dice:

      Alexis,

      No, no puedo hacerlo. Ni tu tampoco. Esas cosas pueden ser letales en un escenario que nadie puede prever. Ni que hablar del largo plazo a cualquier escala, aunque ya no estemos. Es mejor no desentenderse. Yo salí de Cuba hace 10 años pero no acabo de irme. Vivo en Suecia, con todas las comodidades de un habitante promedio de un lugar como este. También he vivido mis años en Miami y un par de meses en Argentina. Lo que he conocido directamente es lo que tú comentas. En esto llevas razón. Pero esto es solo una parte de la realidad. Creo que este itinerario, y sus detalles, es demasiado sesgado como para permitirme armar una idea estadísticamente razonable de como va la vida de un tipo promedio en las democracias occidentales, sobre todo las de la cuenca del Caribe. Tengo entonces que recurrir a los informes de las agencias de la ONU en los que Cuba no aparece como el desastre que muchos de nosotros sentimos vivir. Me queda claro que la vida es una sola, y hay que vivirla de la mejor manera posible. Por eso me fui. Pero desde el momento en que uno invierte tiempo en leer y comentar en blogs como este, queda claro que no solo de pan va la cosa. Así que aunque los batistianos, el Departamento de Estado, Fidel y Raúl no piensen en Omar, yo no puedo dejar de pensar en ellos. Y te repito que creo que tu tampoco. Tengo poco tiempo ahora y no quería dejar de responder la cortesía de tu atención. Además, no tengo nada nuevo que decir y no quiero repetir aquí los argumentos que tú te conoces de memoria y que por alguna razón que solo me queda imaginar ya no te resultan convincentes.

      Omar

  33. Alexis Jardines dice:

    Omar:
    No hay argumento capaz de defender aquello, créeme, no lo hay. Yo conocí desde dentro el comunismo ruso por unos 5 largos años y con ello pude conocer mejor a la Cuba de Fidel. Como canta precísamnente Serrat: “de lejos dicen que se ve más claro”. Las democracias occidentales no son una panacea, pero sí lo mejorcito que tenemos. La Cuba que tú dejaste no ha cambiado nada, lo que ha cambiado es la gente que ya no cree más mentiras. Ojalá y te plantees revisar esos argumentos-pro desde una nueva perspectiva. By the way, yo sí puedo dejar de pensar en Cuba (para eso tengo la filosofía) solo estoy cumpliendo con un elemental deber cívico y ciudadano. No creas que esto es para toda la vida.
    Aquí nos despedimos. Encuéntrame en el blog de Estado de SATS y en el Emilio Ichikawa, que mañana publicaré: OLVÍDENSE DEL PAPA.
    Gracias por el diálogo.
    PD. Hermano, los males de las democracias de la cuenca del Caribe son de tipo cultural.

  34. Juanjo dice:

    Posibles nuevas reformas:

    Una comisión de expertos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) exigió a La Habana que ponga fin al “monopolio” de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC, único sindicato legal).

    El organismo pidió la modificación del artículo 61 del Decreto-Ley 67 (1983), que confiere a la CTC el monopolio de la representación de los trabajadores ante las instancias gubernamentales.

    La comisión expresó la “firme esperanza” de que el Gobierno también modificará el artículo 61 del mismo decreto, “de manera que se garantice el pluralismo sindical”.

    El informe, que será presentado ante la 101ª Conferencia Internacional del Trabajo en junio, pide al Gobierno que “tome las medidas necesarias para garantizar que todos los trabajadores sin distinción puedan constituir o afiliarse a las organizaciones que estimen convenientes”.

    En una de sus respuestas sobre el derecho a huelga, el régimen de La Habana argumentó que la legislación nacional “no incluye prohibición alguna (…), ni las leyes penales establecen sanción alguna por el ejercicio de tales derechos”.

    “Si alguna vez los trabajadores cubanos decidieran recurrir a la huelga, nada podría impedirles su ejercicio”, afirmó el Gobierno.

    La comisión de la OIT respondió que “toma nota” de la información proporcionada, pero le invita “nuevamente” a reconocer “expresamente” el derecho de huelga, “a efectos de salvaguardar la seguridad jurídica” de los trabajadores que decidan recurrir a ésta.

  35. Marlene Azor Hernández dice:

    Eduardo, gracias por contestarme.Si me dices una dirección de correo te envío mi artículo que te menciona para que veas cómo este post es una respuesta demasiado directa como para confundirme.¿casualidad?
    Aunque por tu post no creo que te interese ni enterarte. Si no quieres ser comentado en tus posiciones cívicas entonces no te pronuncies: ni en entrevistas ni en blog ni en lo que te parezca. Una vez que lo haces todos los demás tenemos todo el derecho a pronunciarnos. Eso es la esfera pública digital.
    Y en cuanto al “ombligo” más me parece una postura tuya que mía. Deja la paranoia de percibirte como “el gran creador” que las potencias y los individuos se disputan por reclutarte.Algo megalómano ¿no crees?
    Yo con este post y tu tardanza en publicarme( otros después de mi comentario fueron publicados de inmediato, ah! la técnica como diría Stevenson) me parece que entendí tu posición:
    Es el título de una película del “cine de oro mexicano” de 1949.”No me defiendas compadre”… y como el personaje de Tintan…. “que me jodes el negocio”.
    Saludos.
    Marlene.

    • Marlene, en algo tienes razón: no tengo el menor interés en leer tu artículo. Dicho esto, no entiendo por qué infieres que no quiero ser comentado: dejé claro en mi respuesta anterior que acepto todos los comentarios excepto los abiertamente insultantes. Por alguna razón -técnica, precisamente- que mi casi nulo conocimiento de Internet no consigue desentrañar, algunos comentarios aparecen automáticamente en mi blog, y otros esperan por mi autorización. Cada diez o quince días los reviso y acepto, como queda dicho.
      Y otra cosa, esta acerca de la megalomanía y la paranoia: tú diste por sentado que yo replicaba a tu artículo. Y aunque te expliqué que no era así, sigues deslizando la sospecha de que no sea casualidad. En mi planeta, eso es creerse cosas. En cambio, lo aceptes o no, sí tratan de reclutarme. Es decir, no para entrar a una organización específica, sino para tener mis opiniones o mi obra de su lado. Son hechos, no es algo que esté inventándome. No me creo más importante por ello: me limito a contar algo que ocurre.
      Cambio y fuera.
      E.

      • Marlene Azor Hernández. dice:

        Eduardo,te siento sincero y te creo con relación a la técnica.Además, leerme no es una tarea del partido.
        Sigo sin entender tu post. Una declaración de principios en tono de barricada que me parece un lastre en la cultura política del país. Todo el tiempo uno tiene que estar definiendo su credo como si todos estuviéramos frente a un tribunal de la Inquisición, total no se aporta nada constructivo con esa postura. Nadie es “reclutado”, ni siquiera en sus opiniones si no lo quiere ser. Es un acto voluntario personal e imposible de imponer desde el exterior a tu persona.
        Tienes mucho talento y trabajo por delante en tu vida para estar en este desgaste que además no concuerda con la percepción que tienen los espectadores de tu obra.
        Por mi parte el asunto está zanjado y no pienso ocuparte más tiempo.
        Mucha suerte con tu creación artística.
        Marlene.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s