LO QUE PASA ES QUE EL COMANDANTE NO LO SABE

Publicado: 23-04-2012 en Sin categoría

  Lo tienen engañado, vaya.

 En el imaginario popular, durante décadas, esa frase explicaba por qué sucedían cosas mal hechas y absurdas en la vida real: Fidel era bueno, él no permitiría nunca que ocurriera algo así, lo que pasa es que está en tantas cosas a la vez, pobrecito, que no se ha enterado de esto, en cuanto lo sepa ya verán como arregla y castiga.

 Para empezar, esa frase daba por natural y justa una estructuración social que convertía de facto en divina la intervención del poder supremo. Con independencia de los méritos, en obra y pensamiento, que efectivamente convirtieron a Fidel en un líder cuyas decisiones mucha gente daba por infalibles (y, en consecuencia, acataba ciegamente) la anulación de los medios para la expresión impune del disenso, incluso del mero debate público dentro de una sociedad en perenne estado de excepción frente a la amenaza externa, la conversión paulatina en normal de lo que era emergente y debió ser provisorio, dio lugar al pensamiento inmovilista que hoy más que nunca nos está jodiendo la vida. Ahora el daño está hecho, y se ha vuelto contra sus creadores: aunque el Gobierno jure por su madre que se puede y debe hablar libremente, que en verdad muchas cosas van a cambiar, la prensa, la policía, los funcionarios intermedios y la gente simplemente ya no saben cómo se hace eso.

 En segundo lugar, esa frase implicaba la fe en que nada malo podría venir del hombre que encarnaba la Revolución, que la culpa era de otros. Por extensión, entonces, Fidel era el único Bueno con sello de garantía, el único capaz de otorgar a un hecho dado la condición de definitivo: sólo él orientaba las campañas y decidía cuándo detenerlas, distribuía los recursos y los retiraba, y eso no sólo a nivel macroeconómico, sino cada vez más hacia la sociedad profunda. El funcionario intermedio pensaba: antes de decidir cualquier cosa es mejor consultarlo, para qué voy a ponerme en evidencia si en definitiva una sola palabra de arriba lo cambiaría todo. La gente pensaba: en cuanto Fidel termine con esto o aquello, seguro se ocupará de nuestro problema y pondrá las cosas en su lugar. Y Fidel pensaba… bueno, eso nadie más que él (Él) lo sabe.

 Poniendo las cosas en contexto, el nacimiento de semejante fenómeno en los años tempranos de la Revolución era comprensible y casi inevitable: para el cubano de a pie, Fidel constituía el epítome del valor, la lucidez, la hombría, la dignidad, la voz que llamaba a repartir tierras, alfabetizar, ser un país libre. Un tipo así no se equivoca; es más, la gente no quiere que se equivoque. Pero el tiempo, los errores, la distancia creciente respecto a ese mismo ciudadano de a pie y el modelo soviético hicieron de las suyas.

 Hoy nadie dice que esto o aquello ocurre porque Raúl no lo sabe.

Anuncios
comentarios
  1. Pedro Julio Suarez dice:

    Te cuento una anecdota vivida por mi. Seria en el 91 o 92 en una cola de una panaderia las personas protestaban por la forma en que distribuia y la mala calidad del pan, una Sra. dijo casi gritando: “companeros, Fidel es uno solo, el no puede estar en todas parte”, un Sr. de la cola le respondio, : menos mal que es uno solo, sino, que seria de nosotros”. Para que te cuento las risotadas de la gente, la companera se fue sin comprar el pan. Esta anecdota confirma un poco lo que afirmas.

  2. Luis Felipe dice:

    Si suceden las cosas, lo sabes y lo permites, no hay otra palabra : Eres un abusador y peor administrador. Por el otro lado, si no lo sabias [ cosa ilógica, porque en Cuba, no se movía nada, sino era por ordenes del Comandante] entonces, eres un Incompetente. Hace rato, la historia dicto sentencia y créanme, el veredicto fue de culpabilidad.

  3. Magnifico y contundente artículo Eduardo. Para aquellos que dicen como en la biblia: “Perdónalo el no sabe lo que hace” Yo digo: Perdónenlo ustedes, yo no puedo, el supo y sabe lo que hace. Cuando leo artículos como este, creo que poco a poco y finalmente, la noche, nuestra larga noche, va quedando atrás.

  4. Jorge Gonzalez dice:

    La dictadura perfecta, enraizada en la mente colectiva. Supongo que nuestra cultura estaba de algún modo predispuesta a ese modo de antigobierno, tristemente.

    Fidel es para el pueblo cubano el político único, o el único político. ¿Acaso nos enseñaron como se remediaban los asuntos cotidianos que no fuera de la mano salvadora del estado benefactor? Nos formaron precisamente para dejar en manos de otros los asuntos que conciernen a todos.

    ¿Que proyecto comenzó Fidel que tuviera buen termino? Solo con el monumental fracaso de la zafra del 70 debió ser removido del poder, ah pero no, porque ya la estructura para su gobernatura eterna estaba dispuesta. A largo plazo y recordando otros “proyectos” la respuesta es peor.

    ¿Realmente necesitábamos la alfabetización o fue la puerta para todos los inventos posteriores de la ingerencia del estado en la vida privada y en las familias? ¿Repartir tierras que luego regresaban a manos del estado controlador? ¿Cambiar una influencia imperial por otra?

    El daño antropológico provocado por la revolución es penosamente cierto. Creo que tienes razón en que a Raúl no se le ve del mismo modo, pero aun así esta montado sobre la misma estructura dictatorial fundada por su hermano, el mismo error con diferente nombre, algún día llegara, si antes no logramos cambiar ese sistema absurdo de cosas, en que el mismo fenómeno acontezca con el sucesor.

    Buena noche para todos.

  5. Carlos Cabrera Perez dice:

    La deuda

    Tuve un vecino en La Habana, Cachirulo, que vivió como revolucionario ejemplar desde 1959 hasta su muerte, Nuestras conversaciones giraban a dos temas: mi interés en sus conocimientos sobre el cultivo de flores y sus esfuerzos por demostrarme que la deuda externa era impagable y eterna. No tenía formación superior, pero era un lector voraz. A veces, discrepábamos en determinados enfoques, pero nunca perdimos nuestra amistad, que un día pusieron a prueba, los burócratas del comité militar.

    Cachirulo tuvo que jubilarse anticipadamente porque le diagnosticaron Parkinson; dolencia que comunicó rápidamente al comité militar, solicitándole ser liberado de su responsabilidad como jefe de un pelotón de ametralladoras de las Milicias de Tropas Territoriales (MTT); aunque se ofrecía a seguir asistiendo a los días de la defensa y a desempeñar otras labores de menor precisión combativa. La respuesta fue un NO oral y aunque Cachirulo mostraba sus manos temblorosas, un tarado mental le recordó que “el Che, combatía con asma, compañero…”

    Cuando me contó lo sucedido, acudí con Cachirulo al Comité Municipal del PCC y nos entrevistamos con el encargado del área militar, un hombre amable y estupefacto ante el relato de mi amigo, y que ordenó telefónicamente la baja inmediata de la MTT del compañero enfermo. Cachirulo siempre apreció mi gesto y, cuando era conveniente, lo contaba ante determinados interlocutores. Nunca dejé de visitarle, aún cuando su enfermedad le impedía ya hasta cuidar de sus rosas.

    Una tarde, tras yo esperar que lo bañaran, con agua caliente calentada en un cubo puesto al sol desde el mediodía, mientras le secaba los pies, me dijo: ¿viste la última hijeputá de los americanos? Y me contó que la Casa Blanca había ofrecido perdonar la deuda externa a los países que no asistieran a un festival en La Habana.

    Le pedí que revisara sus fuentes, pues USA no era el único acreedor mundial y porque si se daba la coincidencia de que Argentina, Brasil y México decidían no acudir al evento, los americanos acabarían arruinados porque la Reserva Federal no disponía de tales fondos. Calló y saltó a otro tema sin brusquedad; pero días más tarde, cuando fui a visitarlo, me pidió que cerrara la puerta y acercando su oreja a mi oído, me musitó: mira, le mandé esta carta a Fidel sobre el tema ese que me explicaste de la quiebra de la reserva americana. La misiva tenía cinco o seis párrafos mecanografiados en los que Cachirulo aclaraba que todo lo que tenía, menos el Parkinson, se lo debía a la revolución, y luego sumaba las deudas de los tres países y la contraponía a las reservas monetarias de Estados Unidos.

    Confieso que me sorprendió, pero Cachirulo me explicó que lo había hecho por dos razones, porque era mi amigo y porque algunos compañeros podrían estar confundidos con el tema. Pasado un tiempo, le pregunté si le habían, contestado, sin precisar detalles de nombre o cargo y me soltó:

    -No, es que Fidel tiene una pila de cosas arriba, más importante que responder a mi carta; pero en cuanto tenga un chance, me responde y así salimos ya de la duda esta.

    Nunca más le pregunté, ni tampoco Cachirulo, me dijo que hubiera recibido una respuesta.

    Me alegra,saber que Raúl ha rebajado el tono mesiánico; pero siempre que viajo a La Habana, converso -al menos- con dos, tres, cuatroo muchos Cachirulos y Cachirulas, ya liberados de sus desvelos por la deuda externa latinoamericana; pero víctimas de una deuda interna que -me temo- ya nadie podrá pagárselas, ni siquiera a plazos.

    Como siempre, Eduardo, gracias por tu agudeza y sensibilidad

  6. Omar dice:

    Que manera tan útil de analizar el asunto del liderazgo carismático de Fidel y lo que tuvo de negativo sobre la sociedad cubana. Le permite a uno enfocarse en el asunto sin contaminación ni excesos. Me sirve para organizar mis ideas al respecto. Gracias. Yo estoy entre los millones que creen que la Revolución Cubana ha hecho del mundo un mejor lugar y que este legado puede hacernos mejores. Pero esta es una conclusión que lleva sumas y restas. Y vienen juntas, imposibles de separar. Pedirle al tipo del Granma y la Sierra Maestra que no se meta en lo de la zafra de los 10 millones es pedirle demasiado a la naturaleza humana. Y como esto, todo lo demás. Nos queda, como siempre, el futuro. Y ya no tendremos a quien agradecer o culpar más que a nosotros mismos.

    Omar

    • Gabriel Delpino dice:

      No existe nada que demuestre que un caudillo victorioso en la lucha militar esté bien dotado para resolver problemas de la economía. Ambos desafíos exigen habilidades radicalmente distintas.

      Por eso es una malísima idea poner como gobernantes a caudillos victoriosos en las armas.

    • leonciov dice:

      ¿Por qué la gente como este Omar le temen tanto al revisionismo de la historia? Le respondo algo, cuando no estén estos gobernantes de ahora si algo sale mal se quita el que esté, salvo que sea otro de los Castros con “cola loca! en el culo.

  7. Muy buen comentario Eduardo, lo compartiré con mis amigos

  8. […] LO QUE PASA ES QUE EL COMANDANTE NO LO SABE […]

  9. […] Eduardo del Llano: “Lo que pasa es que el Comandante no lo sabe”. Publicado encastrismo, 0 respuestas Comentarios […]

  10. Francotirador dice:

    Los rusos hacian lo mismo con Stalin. “Si solo Stalin lo supiera!” Sin saber que era el mismo Stalin quien habia ordenado las matanzas y los arrestos en masa.
    Y todavia tenemos que leer los comentarios de Omar aqui defendiendo la pesadilla de los cubanos. Naturalmente esta gente dfiende a los Castros desde USA no desde Cuba. Le ronca la berejena.

  11. Gabriel Delpino dice:

    Y cuando ya no esté Fidel ¿Qué se dirá cuando las cosas vayan mal?

  12. elcua dice:

    Amigo Omar, no se me desanime.. aun les queda el bloqueo para culparlo de todas las fallas de los ‘elegidos’.. El siempre util bloqueo..

  13. LIborio Mendigutía dice:

    Del Llano, te estás metiendo en las patas de los caballos…

  14. Miguel dice:

    Del Llano: nunca he comprendido tu obra ni tu conducta.Siempre me has dado tremenda mala espina

  15. robe2009 dice:

    Por suerte ya nadie dice lo mismo con Raul.La gente va despertando.
    ” Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo” Abraham Lincoln

  16. robe2009 dice:

    Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo. Abraham Lincoln

    Por suerte ya la gente no dice lo mismo de on Raul. 😀

  17. Gonzalo dice:

    El culto a la personalidad brinda sus frutos, uno de ellos esa frase que fue muy usada, “Lo que pasa es el comandante no lo sabe”
    Por suerte se puede engañar a un pueblo una parte del tiempo o se pude engañar a una parte del pueblo mucho tiempo, pero no se puede engañar a todo el pueblo, todo el tiempo.

    Felicidades Eduardo, me estas demostrando que no solo te asomas.

  18. simplemente cierto Eduardo, y si, por que no, hay que meterse en las patas de los caballos, y con buena suerte, montarse en los caballos ahora que el transporte de la Habana esta al 54%, y eso si que lo tiene que saber porque hasta en el Noticiero lo pasaron, jajaja.

    Sergio el hijo de Gonzalo

  19. muy cierto Eduardo, y si, por que no, hay que terminar metiendose en las patas de los caballos, y con buena suerte, terminar montandolos a los cabalos, ahora que el transporte publico en la Habana esta al 54%, y eso si que lo tiene que saber El, porque hasta lo pasaron por el Noticiero, y eso es el non plus ultra, jajaja

    Sergio el Hijo de Gonzalo

    • leonciov dice:

      Paradogicamente cuando mejor estaba el transporte en la ciudad de La Habana fue cuando explotaron al ministro del ramo, cosas del Orinoco…

  20. Latenta dice:

    Esa frase fue muy comúnmente usada, demuestra las consecuencias de un costoso y arduo trabajo ideológico para endiosar a Fidel, una manera mas de culto a la personalidad.

  21. Hirox dice:

    Mis padres son la de generación que “hizo” la Revolución, mi padre tenia un amigo gallego, que vivió en Cuba casi toda su vida, y murió tambien, de apellido Castro por cierto. Castro le decia: “La generación de tu hija, nos va a pasar la cuenta”, en el sentido que le ibamos a reclarmar los errores que cometieron al confiar tan ciegamente y no hacer nada, y creo que lo estamos haicendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s