COMMEDIA

Publicado: 17-07-2012 en Sin categoría

 En literatura, en teatro y especialmente en cine, soy un militante de la comedia. Mucha gente prefiere los dramas o las películas de acción, pero el humor responde todas mis preguntas. No todo lo que ostenta el rótulo vale la pena, desde luego, pero si se busca bien en la historia del cine se topa aquí y allá con períodos, escuelas o grupos singularmente pródigos en comedias valiosas. En particular, la commedia all´italiana de los años cincuenta, sesenta y setenta del pasado siglo provee un feliz cardumen de obras maestras. El trío de Ettore Scola, Mario Monicelli y Dino Risi es responsable de tantas piezas extraordinarias que uno podría no ver otra cosa y aun sentir que tiene material para toda la vida.

 Y no es que escasearan los grandes autores de dramas y obras experimentales: en esos años Fellini, Antonioni, Pasolini, Zavattini y De Sica crearon obras personales e innovadoras que eran seguidas y estudiadas por cineastas de todo el mundo. Junto a Bergman, la Nouvelle Vague, Tarkovski, Wajda y los húngaros, los maestros italianos pusieron el cine europeo en el foco de atención de especialistas y cinéfilos. Ahora bien, aunque uno encuentre alguna comedia de Fellini –Lo sceicco bianco– o de De Sica –After the fox, con Peter Sellers- son Scola, Monicelli y Risi los más sólidos y sistemáticos creadores del género.

 En Cuba fueron muy populares títulos como C´eravamo tanto amatiBrutti sporchi e cattiviUna giornata particolareLa cena y Maccheroni de Scola; Il sorpassoOperazione San Genaro y Profumo di donna de Risi, Signore e signori buonanotteAmici miei y Romanzo popolare de Monicelli. Los tres maestros, de hecho, coincidieron en I nuovi mostri, la secuela de I mostri, de la cual repitió el esquema de cuentos breves y satíricos. Otros nombres importantes de lacommedia fueron Pietro Germi (Sedotta é abbandonataDivorzio all´italianaAlfredo Alfredo), Luciano Salce (Anatra all´arancia) Giorgio Bianchi (Il moralista), etcétera. Actores excepcionales como Vittorio Gassman, Marcello Mastroianni, Ugo Tognazzi, Alberto Sordi y Nino Manfredi, actrices como Stefania Sandrelli, Sofia Loren, Monica Vitti y Ornella Mutti trabajaron con uno u otro creando personajes inolvidables. Mis favoritos son el camaleónico Gassman y la tierna Sandrelli. Incluso actores de otros países, como los franceses Jean-Louis Trintignant, Philippe Noiret y Michel Piccoli o los norteamericanos Dustin Hoffman y Jack Lemmon fueron huéspedes ocasionales en el plató de los maestros.

 En las películas de Scola, Risi y Monicelli descubrimos la Italia que se recuperaba -muy lentamente- de la guerra, un país cundido de contrastes sociales e ideológicos, algunos de los cuales se mantienen; los intelectuales tendían a la izquierda y veían con desesperación que no pasaba nada, que las pugnas entre facciones y la corrupción apagaban cualquier esperanza de cambio efectivo. Scola, tal vez el más político de los tres, satirizó a la izquierda de su país en La terrazza y C´eravamo tanto amati, se salió de la comedia para lanzar una mirada tan gélida como oblicua sobre la historia contemporánea en Le bal, ironizó sobre la fragilidad del personaje célebre atrapado por cataclismos sociales en La nuit de Varennes. Risi movió con eficacia algunas de sus historias hacia lo erótico; Monicelli retrató a la gente pequeña, a los derrotados, en I soliti ignoti y Romanzo popolare. Tienen piezas menores, como es natural, pero la agudeza de los diálogos, lo ingenioso de las situaciones y la rotundidad de los personajes en sus mejores trabajos  trascienden la península y la época y se ganan un nicho en la memoria.

 Monicelli se suicidó en el 2010, a los noventa y cinco años, lanzándose del quinto piso del hospital romano al que fuera confinado para tratarse un cáncer de próstata.Noblesse oblige.

Anuncios
comentarios
  1. Gracias a Dios, o al ICAIC y su distribuidora. si algo no nos faltó en Cuba, fue el mejor cine italiano y dentro de este su inolvidable comedia, gracias por recordarla.
    Saludos desde Suecia

  2. Odraude Onallled dice:

    Eduardo:

    Los jíbaros no vienen al sitio si no hay condimento político. Tremendo contraste, en el post anterior con mas de cincuenta comentarios y en este creo que soy el segundo. El problema es que tu audiencia es mayoritariamente “gusana”.

    • Odraude:
      Supongo que te crees muy sagaz por firmar con mi nombre invertido. En fin, compadre, yo escribo de los temas que me interesan, y la política es sólo uno de ellos. No pretendo miles de visitas a toda costa, no me interesa cuánta gente me lee. Gracias por la preocupación, de todos modos.
      E.

  3. charlitos dice:

    De las pocas cosas por las que valio la pena vivir en los años sesenta y setenta en Cuba , esta el hecho del buen cine de que disfrutamos , fundamentalmente el Italo -Frances y en menor escala el Español y el Ingles . Al menos yo que no soy ni erudito en cine , ni siquiera cinefilo , solo un simple espectador que disfruta del septimo arte sin infulas de criticon , Recuerdo con agrado muchas muy deliciosas , como las de Alain Delon , Jean Paul Belmondo Luis de Funes y Fernando Fernan Gomez entre otros ,
    Titulos como El Pisito , Los siete hombres de oro , Don Juan en Sicilia , Cartouche , y el Tulipan Negro . las recuerdo con agrado , pero si de recordar se trata , la lista seia interminable , y que conste solo las menciono por el grado de disfrute y no por el nivel tecnico ni de direccion ni nada de eso , pues eso se lo dejo a los que gusten de calentarse los metales y solo van al cine con la idea preconcebida de arrancarle las tiras de pellejo a maria santisima.

  4. Latenta dice:

    El trabajo en Perfume de mujer de Vitorio Gasman, con su inolvidable -! CHICHOOOO ¡-, me parece muy superior al de Pasino en otra versiónmuy posterior y eso que tomo un Oscar por su papel..
    Gracias y hay que reconocerlo a la intolerancia del castrismo por aquellos años de TODO lo norteamericano y como tenían dinero (soviético) para pagar películas nuevas de Europa occidental , pudimos ver verdaderas joyas del cine francés e italiano; de la yumada entonces volvieron a poner como estrenos, Contra todas las banderas de Errol Flinn, El pirata hidalgo, etc y siempre TODAS las que tuvieran criticas a la sociedad americana como Jauría Humana, Fuga en cadenas, etc

  5. Alache dice:

    El cine italiano de esa epoca nos dio las mejores hembras del celuloide, Cardinale, Loren, Sandreli, Vitti, ademas de directores irrepetibles. Los franceses deleitaron a las femes con caras como la de Delon y sexapiles como los de Belmondo y Montand y para reir Lois de Funes. Buena época.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s