CIENCIA FICCIÓN

Publicado: 16-10-2012 en Sin categoría

I

 Cuando tenía seis o siete años, a fines de los sesenta, pensaba que para el dos mil habría naves tripuladas a la Luna, que podrían abordarse con absoluta naturalidad. La URSS iba a la cabeza de la carrera espacial, y nosotros éramos amigos de la URSS. Por demás, los treinta y siete años que tendría en el dos mil se desdibujaban, desde la perspectiva de entonces, en un porvenir remotísimo: quedaba tiempo suficiente para que el mundo entrara en el futuro luminoso y tecnológico que anunciaba la ciencia ficción soviética.

 Años más tarde conformé una razonable colección de literatura de CF. Me encantaban en particular los títulos de la editorial Mir, que publicaba ante todo libros científicos pero eventualmente novelas de ciencia ficción: La tripulación del Mekong de Voiskunski y Lukodianov, Guianeya de Gueorgui Martinov, Qué difícil es ser Dios y Cataclismo en Iris de los hermanos Strugatski, la compilación Viaje por tres mundos, y la más conocida, La nebulosa de Andrómeda de Iván Efrémov… Compré incluso algunos libros de la editorial Mir como Curso de Mineralogía (un volumen gordo que costaba cuatro pesos, una fortuna) que jamás he abierto en mi vida, sólo porque, al ser de esa colección, tendría que haberse contaminado un poco de CF. Aparecieron también algunos números de la revista Literatura Soviética enteramente dedicados al género. La colección cubana Dragón publicaba clásicos de Asimov, Frederic Pohl, Ray Bradbury y Karek Capek que yo y mis cofrades perseguíamos como los devotos de Lovecraft al Necronomicon. Toda vez que escribía CF yo mismo, me inscribí en el taller dirigido por Daína Chaviano, que sesionaba en una hermosa casa del Vedado. De los dos primeros cuentos que leí uno arrancó aplausos y el otro risas burlonas, vinculadas al hecho de que en determinado momento el capitán de una nave espacial grita, en la mejor tradición de las novelas radiales, ¡Sálvese quien pueda!

 En los noventa, trabajando con NOS-Y-OTROS, escribí un número titulado El Mago en que un personaje confiesa que, de niño, soñaba con ir a la Luna; su interlocutor le pregunta si no ha podido, y el otro replica: ¿Ha tratado de sacar un pasaje para el interior? Imagínese a la Luna… En 1994 estrenamos un espectáculo humorístico enteramente de CF, Utopía, con piezas como La guerra de los mundosNaricesLa máquina del tiempo y la que prestaba su nombre al espectáculo. He publicado algún que otro libro con elementos del género (TresEl universo de al lado) y aparezco en algunas antologías de CF cubana.

II

 En los sesenta Cuba fue un país de ciencia ficción para para la izquierda europea y los movimientos progresistas latinoamericanos, la utopía en marcha, un modelo de justicia social imperfecto pero admirable. Ahora… bueno, ahora es también un fascinante microcosmos para todo el mundo, aunque por razones de otra índole. De la misma manera, el resto del orbe es futurista a nuestros ojos. Casi todos los grandes temas del género tienen sentido para nosotros:

 -El viaje en el tiempo: venir a Cuba es viajar al pasado, o por lo menos a un universo alternativo. Para un cubano, viajar es ir al futuro, o ciertamente a otro mundo.

 -Visitas extraterrestres: Un cubano (oriental) viajó a un país europeo como integrante de una delegación. Los hospedan en un hotel, quedan en verse a las ocho en el restaurant. Ya sentados a la mesa, el oriental comenta el baño tan especial que se dio: …y cómo me restregué la espalda con ese cepillo de pie que estaba entre el inodoro y la ducha, nagüe… qué cosa más rica, por tu vida…

 -La sociedad tecnológica: Cualquiera de nosotros, al viajar, se siente como si cayera de cabeza en Blade Runner. El metro, las tarjetas magnéticas, Internet, los inodoros, los autos, la infinidad de aparatitos para conectarse, escuchar música, ver videos o simplemente llamar por teléfono, todo eso nos parece futurista. Coño, si hasta el concepto de un lavaplatos nos hace boquear como truchas asmáticas.

 -Mutaciones biológicas: Cierre los ojos y piense en lo que usted devoró en el Período Especial. Piense en una claria. Piense en las carnes que no consume hace décadas. ¿Cuánto tiempo seguiremos perteneciendo a la misma especie que los primermundistas?

 -El mundo posapocalíptico: Cualquier pueblo del interior del país, un domingo a las cinco de la tarde. Incluso la capital; mi socio Bacallao tiene un monólogo en que comenta la perplejidad de un hipotético piloto norteamericano que recibiera la misión de bombardear la Habana Vieja: ¿cómo sabría el piloto, al pasar sobre esa parte de la ciudad, qué áreas ya tenía bombardeadas y cuáles no?

 -Distopías: Se aproximan las elecciones.

Anuncios
comentarios
  1. Yaroslav dice:

    Hombre, no estamos solos, en Cuba deje mi colección al completo de todos esos libros, todavía hoy soy fánatico de la CF o “sci-fi” para los angloparlantes. Los hermanos Strugatski eran mi debilidad. Las tropecientas partes de La Fundación de Asimov me hicieron trasnochar muchas veces en la lenin

  2. Carlos Yllobre dice:

    Excelente articulo Eduardo, lo he disfrutado

  3. Charlitos dice:

    Ni ciencia ni ficcion , Cuba es como “”Cuando la furia de los placatanes invadia la faz de la tierra””.
    Algo asi como el zoo de la Habana , pero a lo bestia .

  4. Gracias Eduardo. Buen intento, este de rescatar el imaginario de los niños lectores de ayer, para que los tembas de hoy, puedan recordar, y así el pasado no sea pasado como en San Nicolás

  5. J.C. dice:

    Hola Eduardo: Quisiera saber sobre tu peña en la Casa del alba, será este viernes o el próximo? Me interesa además obtener tu último libro, me puedes decir dónde buscarlo?

    Saludos

    una fan…

  6. “¿Cuánto tiempo seguiremos perteneciendo a la misma especie que los primermundistas?” … genial !!!

    Me hizo recordar cierta vez que regresaba a Cuba despues de 7 meses trabajando en Panama y mi esposa muy orgullosa me dijo en el aeropuerto: “Te tengo preparada la comida que a ti te gusta: bistec, arroz con frijoles negros y platanitos maduros fritos” … solo yo se cuanto tuve que aguantar cuando vi aquel bistecito (es un decir) de no mas de 5 cms de diametro. Ya hoy en la familia por suerte saben que cosa realmente es un bistec.

  7. Charlitos dice:

    Mis comienzos como lector fueron a mediados de los cincuenta , recuerdo Corazon , las aventuras de tom Swayer y las mil y una noches , ademas de varias selecciones de libros del Readers Digest , ya en los sesenta empece a jugar un poco mas fuerte con Julio Verne , Salgari , Hemingway y Dumas , despues vino mi etapa de politizacion , ahi me encontre con Don Camilo y su regreso , Rebeon en la granja y El año 84 de Orwell , Poncela , del cual lei toda su obra , La gran estafa y La nueva clase , El Espia que vino de Israel , El desafio Americacano , y no se cuantas mas que moldearon mi pensamiento socio politico y como es logico , desde muy temprano sabia que el socialismo era una mierda . Como tampoco estuvo dentro de mis intereses como lector la de ciencia ficcion mierdera que utilizaron como sucedaneo para atrofiarle el cerebro a los jovenes , aun mas de los daños morales permanentes de “Seremos como el che” y “Yanki go home” , para ahora al cabo de los años y de tantas horas perdidas en becas y trabajos voluntarios , andar oliendoel fondillo del imperio atras de su verdes (“CUANTA HIPOCRESIA”.) Para escapar del hambre sistemica que ellos mismos implemetaron .

    • Charlitos, yo leí también a Orwell, Poncela, Dumas, Verne y compañía. Tu opinión sobre la CF socialista es fundamentalista y ciega, como todas las que parten de un prejuicio. Había mierda, como también en el cine socialista (y, desde luego, en la CF, la literatura y el cine americanos y europeo) pero había maestros indiscutibles, que encontrarás en cualquier colección seria de CF (te recomiendo la editorial barcelonesa Gigamesh) como Stanislaw Lem o los Strugatski. Y si con Seremos como el Che me atrofiaron el cerebro, celebro que lo hayan hecho: no me arriesgaría a que me lo dejaran sano y terminara como el tuyo.
      E.

      • Anon dice:

        Ya me extrañaba que no se hubiera mencionado antes a Stanislaw Lem. Hay muy pocos libros de CF (socialista, occidental, japones o de donde sea) que me gusten mas que “El Invencible”.Y que conste que ya ni siquiera vivo en Cuba.

  8. reinaldo dice:

    Ja,ja,…aqui en Copenhagen cuentan que un oriental quiso pagar en c.u.c en un prostibulo.

    • Alache dice:

      Para el que le sirva el pantalón:

      Hace unos 14 años estaba en el aeropuerto Charles D Gaulle y fui al baño, les juro que no sabia como abrir la pila del agua del lavamanos porque no existía, ni por la mente me paso que solo pasando la mano por debajo del grifo saldría el agua, me dio vergüenza, mucha vergüenza no poder lavarme por ignorancia, no había nadie a quien mirar para aprender, porque el baño estaba solitario, entonces entro un señor, me miro, se dio cuenta y antes que todo, me dijo en un perfecto cubano y haciéndome señas; si pone Ud la mano debajo saldrá el agua, sera templada.
      Cuando lo vi y oí su acento ademas de darle las gracias y compartir una risotada de alivio, supe inmediatamente quien era; Pablo Milanes, Oriental, yo Habanero y del Vedado.
      El problema es que donde hay un ciego no hay juicios ciertos, sino estúpidas opiniones.
      Los orientales han sido las victimas mas atormamentadas del castrismo por mas de medio siglo, Sr, los han usado para sus mezquinos intereses a partir de tenerlos en la mas retrograda miseria intelectual y de todo tipo, copia fiel tomada del franquismo con los andaluces.
      Sean mas profundos en sus análisis racistas o correrán el riesgo de parecer pedantes y antisociales instrumentos con las bocas y las mentes muy sucias.
      Chao

  9. Liborio Mendigutía dice:

    Y hablando de ciencia ficción, ¿cuándo vas a “tirarle” a la Ley Migratoria, Eduardo?

  10. Alache dice:

    Cuba desde hace mas de medio siglo es, el verdadero País de las sombras largas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s