LA VEINTISIETE

Publicado: 30-04-2013 en Sin categoría

 Todos los habaneros tenemos una guagua fetiche.

 Desde que mis padres me dejaron salir solo, por allá por el bajo Pleistoceno, la veintisiete fue mi guagua de cabecera. Con ella se va del Nuevo Vedado a La Habana (es sabido que los capitalinos llamamos así sólo a los municipios de Centrohabana y La Habana Vieja) pasando por el Vedado, lo que significa que los cines, los teatros, las librerías y los museos jalonan su recorrido. Para un adolescente, eso significaba que la veintisiete conectaba con el mundo. Tengo edad suficiente para recordar sus diferentes versiones (conocí incluso las viejas Leyland, luego las rojas Girón y las blanquiazules de hoy) pero todas venían tarde y atestadas; sin embargo, subir a una con un grupo de amigos, pedir permiso y escurrirse como una anguila hasta el fondo –que siempre estaba vacío, de creer a los chóferes- es el tipo de memoria que, de tan familiar, se convierte también e inesperadamente en objeto de nostalgia. No porque la veintisiete ya no exista o no venga llena, sino porque hace más de veinte años que no cojo guaguas. Bueno, tal vez una o dos veces al año, pero no más. Lo mío son los boteros y, sobre todo, caminar. Andar La Habana.

 Había otras rutas, amantes eventuales: la cientoveintisiete (una prima joven y pija), la diecinueve y la cientodiecinueve (hermanas por parte de madre), la setentinueve, la veintidós, que entraban en mi vida a medida que lo hacían nuevos amigos, novias o lugares de trabajo, pero mi relación oficial, mi compromiso era con la veintisiete. Esperar en la parada de la avenida 26, mirando de reojo a candidatos a pasajeros que con el paso de los días se hacían familiares, o bien cagándote en la madre del chófer de la que acaba de pasar y no paró (y eso que iba vacía, como siempre apostillaba una señora vibrante de indignación cívica)… uf, todo eso se ha hecho con los años tan entrañable y tranquilizador como la comida casera. También había muchachas universitarias con las que tratabas de establecer diálogo una vez dentro del Arca; por períodos detectabas alguna que siempre subía en determinada parada, pero no siempre coincidía contigo; cazarle la pelea a la dorada manzana del eterno deseo (como diría Kundera) era, entonces, una razón adicional para llegar puntual a tu cita con la veintisiete.

 El inmortal texto de Zumbado acerca de las guaguas, convertido en estridente monólogo por Carlos Ruiz de la Tejera, no contemplaba la veintisiete. Bueno, cada uno adoraba, como dije, a su diosecillo particular. En cambio, mi guagua tenía mucho en común con las de Zumbado: por ejemplo, la manera en que uno aprendía a apostarse un poco antes o un poco después de la parada, calculando que ella nunca se detendría en el lugar correcto. Uno no esperaba a la guagua: corría hacia ella. Ver que los ómnibus llegan en el minuto prescrito en los horarios visibles en la parada, que se detienen donde deben e incluso te aguardan por unos segundos, constatar luego que casi siempre hay asientos vacíos, todo eso forma parte de los choques culturales del cubano que viaja a países desarrollados.

 A diferencia de muchos amigos, la veintisiete sigue ahí. Como a una antigua amante, ya no la frecuento, pero me reconforta saberla viva. A mi edad, con eso basta.

                                                                                    (29 de abril, 2013)

 Adjunto aquí un nuevo texto crítico acerca de mi novela Cuarentena, este de Laidi Fernández de Juan.

NOTA POR CUARENTENA, de Eduardo del Llano.

 Cuarentena, la más reciente novela de Eduardo del Llano, publicada por Letras Cubanas en el año 2012, incorpora nuevos nombres a la galería de personajes ya conocida gracias a la ingeniosidad constante y creciente del autor. Además del incorregible Nicanor O Donnell, y de sus compinches Rodríguez, Bolaños y Ana, cuyos disfraces sorprenden en cada narración, aparecen otros caracteres (Sepúlveda, Fernández, Fidedigno Quiñones y una mujer llamada Eva), que enriquecen el entorno psicológico en el cual se destaca siempre Nicanor, gracias a su deslumbrante lucidez. Precisamente es la coherencia inteligente de esta insoslayable criatura literaria para el mundo cubano de las letras, lo que más destaca en la obra íntegra de Eduardo. Ya una vez señalé que tanto Nicanor como sus “palas”, van envejeciendo a la par del escritor que les dio origen, vida agitada y permanencia. Con Cuarentena, esto se pone de manifiesto con particular énfasis. No hablo de madurez psíquica, emocional ni contenedora (esas cualidades parecen ajenas a todos ellos), sino de puro sostén de los años físicos. O Donnell ya está en la cincuentena, en la llamada media rueda de la vida, aunque no puede decirse que se encuentra feliz o medianamente satisfecho, sino todo lo contrario. Casi  puede asegurarse que es un Ex por antonomasia: Ex cineasta, Ex alcohólico, Ex marido, Ex talentoso. Sin llegar a convertirse en un detritus humano (eso jamás: su brillantez se mantiene intacta a pesar de los avatares de la existencia), es un hombre abatido.

 El pretexto de esta novela: la creación de un partido político nombrado PSI, cuyas siglas no se relacionan con el título de Partido de la Democracia Patológica (algunos de sus fundadores argumentan que las letras PSI pudieran ser del Partido Socialista Italiano; de una Plataforma Serbia Indivisible o referirse a un Partido Sunita Independiente) dentro de una institución mental, al frente del cual estaría Rodríguez,-en esta novela poseedor de una personalidad histriónica narcisista con desorden afectivo bipolar (p. 19)-, ofrece amplias posibilidades para el despliegue del diseño de cada una de las figuras principales.

 Así, además de Nicanor, con sus particulares condiciones de ex o de vuelta de todo, y de Rodríguez, el depresivo cíclico,  Eduardo sostiene perfectamente la cuerda donde se mueven Sepúlveda (Director del manicomio; poeta frustrado, oportunista, tramposo); Bolaños (delicioso extraterrestre de la raza Zor), Fernández (un tipo que escucha voces en noruego), el comisario Quiñones (quien no se destaca por sus habilidades policiales, sino por la extravagancia patética de sus vestimentas, hasta llegar a parecer una mosca parlante) y dos mujeres admirables: Ana, abogada e hija de Nicanor; y Eva, la doctora especializada en enfermos caníbales.

 Cuarentena, sin dejar de ser básicamente una novela humorística, muestra el trasfondo apesadumbrado de la muerte de ilusiones; del nihilismo político; de la descreencia y del descompromiso: “El juego de la política […] también ilusionaba a la gente como una fiesta, con la promesa de cambios y victorias que poco o nulo beneficio aportarían a sus vidas: ganara quien ganase los precios iban a subir; funcionarios y policías a corromperse. […] El hombre de la calle estaba loco, en el manicomio todos estaban cuerdos. Todos vivían condenados a ser idiotas, cada vez más idiotas, por toda la eternidad”

 Un supuesto país europeo es el sitio seleccionado por del Llano para desarrollar la trama de esta novela, que confieso me ha encantado. Me aventuro a decir que es la más elaborada de sus creaciones literarias desde todo punto de vista: argumental, técnico, de múltiples lecturas. Si en ocasiones anteriores se ha comparado el talento de este escritor notable con el de genial Woody Allen (en Herejías, por ejemplo), yo, a sabiendas de lo estériles que suelen ser dichos paralelismos, encuentro puntos de contacto con otro de los grandes maestros del humor: John Kennedy Toole. ¿Acaso La conjura de los necios; o más aun, La biblia de neón, no son obras ejemplares donde se trenzan comicidad pasajera con  tragedia existencial? Pues así mismo se dan la mano en Cuarentena una comicidad indiscutible con la amargura de sentir la vacuidad de la vida, la pérdida de una brújula que otorgue sentido, esperanzas y proyectos. En términos chaplinescos, ese sería el resumen para esta novela, que, repito, me parece francamente admirable. Ojalá esté disponible en estas fechas; y sea recibida con todo el candor y la sutil inteligencia que Eduardo del Llano depositó en sus páginas.

Anuncios
comentarios
  1. lisuja dice:

    Ya esta publicada la novela para ser adquirida incluso fuera de Cuba? Después de devorar los cuentos como aperitivo que has publicado aquí me gustaría mucho tener un buen plato fuerte y soñar con un postre que me imagino siempre esta en proyecto. Enhorabuena y hazme saber donde podría comprarlo (el libro). Saludos

  2. jeremy dice:

    ya entiendo por que eduardo estaba de acuerdo con la condena de santiesteban, tiene que estar en el mismo bando que laidi la traidora

  3. Raul dice:

    Este no es el de la guagua pero es de un animal parecido.

  4. rubenr25 dice:

    Mi guagua era la “sesentiocho” que conectaba mi mundo culturero de Santos Suarez con el mundo mas cultural, divertido y alcoholico del Vedado y otras tierras afines.

    A ese dato de los apostamientos un poco antes o un poco despues de la parada (de la guagua) hay que añadirle que habia que cambiar de pose segun las circunstancias. Si estabas a la espera podias relajarte, pero si veias venir “tu” guagua, habia que hacerse el comemierda … el que anda en otra cosa … para tratar de confundir al chofer que tambien de seguro venia calculando donde parar para cargar con menos pasajeros.

    En fin, esa “cultura guaguil” que tuvimos los habaneros de aquella demasiado extensa epoca es algo que se recuerda con cariño … con un cariño raro por aquellos malos momentos que nos hicieron pasar.

  5. David44 dice:

    Excelente comentario.lastima que Allende a los mares no poder leerlo. Felicidades y y como me dijera mi ex-esposa una vez…………”no pares …no pares.” de escribir.
    David (Miami)

  6. Rodríguez dice:

    Yo lo que tengo son antifetiches p. ej. El P4 y el P5. La 27 es una leyenda entre algunos amigos míos de la Lenin porque coje por una pila de lados y a cada rato descubríamos un nuevo trozo del itinerario y nos sorprendíamos. Recuerdo que la cojía siempre para ir a casa de una jevita de Stgo de las Vegas porque para en la Cdad. Deportiva y allí cojía cualquier cosa pa Stgo.

    Los boteros están cada vez peor.La comodidad del viaje es practicamente inexistente entre la apretasón, la peste a petróleo o a gasolina y el reguetón a to meter. Por esta parte estan casi empataos con las guaguas. Lo único que los salva es el factor tiempo, y no siempre pues te puedes pasar media hora o más encatado de la vida para parar uno que coincida con tu destino.

  7. Augusto dice:

    Donde se puede comprar la novela Cuarentena?

    • ivanegued dice:

      Augusto:
      He visto Cuarentena en las siguientes librerías:
      -El Ateneo de linea y 14
      -La que está a la entrada de obispo frente a la moderna poesía que creo se llama Ateneo Cervantes
      -La Fayad Jamís de obispo
      -La de 25 y O que esta contigua a un Dulcinea
      -La de la CUJAE

      Espero que la encuentres y la disfrutes

      • Augusto dice:

        Gracias por la informacion, lamentablemente no podre encontrarla en esos lugares pues no vivo en Cuba.

      • ivanegued dice:

        Coño, Augusto que lástima. A lo mejor conoces a alguien que vive aquí y te hace el favor.Inténtalo que merece la pena.

  8. charlitos dice:

    ?Donde esta Juan Miguel? En Varadero celebrando la victoria del hijo de papa en el burguesisimo deporte del golf , o de perro guardian de la Baronesa Castro Espin en Filadelfia en su lucha visceral por los Gays . Nada , a estos tracatranes-maporreros es dificil cogerle la chapa.

    • Juan Miguel dice:

      No charlito.
      Estoy pintando un óleo sobre madera, un hermoso paisaje en mi amplio y confortable estudio, con dos luces blancas y un rosada, de izquierda a derecha, porque soy derecho y así no hago sombra con la mano. Estoy escuchando a Gregory Piatigorsky al cello – un violonchelo, para que entiendas- interpretando Elegie de Gabriel Faure.
      ¿Sabes cuánto ya me pagaron por este paisaje, solo por este paisaje? Lo que en tu puta vida ganaras ¿Y sabes que hago con ese dinero? Dono casi siempre un cuarto o más y el resto, es para mí subsistencia y la de mi familia.
      ¿Y sabes quién me paga? El museo Stedelijk de Ámsterdam, con el que firme un jugoso contrato por tres años, hace poco más de tres semanas- por eso deje de escribir en este sitio- el cual incluye un piano Steinway & Son de conciertos, que yo mismo escogí de entre unos cuarenta ¿sabes cuánto cuesta un Steinway & Son de conciertos? lo que en tu puta vida ganaras.
      Esto es lo que estoy escuchando en este momento, en mi maravilloso estudio, en mi profesional equipo Denon, con bocinas Infinity.

      • Raul dice:

        Ahí, ahí. Disfrutando el Imperio pero que viva la Revolución.

      • charlitos dice:

        No , es cierto que yo no voy a tener en mi vida esos favores de los cuales presumes , yo simplemente me dedico a vivir reposadamente los felices años que me queden en la yuma , claro que en tu putisisima vida podras tener las cuatro fincas (San Juan, Delicias , Lima y El rubio) que la hijeputisisima revolucion , por la cual tu das las nalgas , nos confiscaron , ademas de otros bienes y propiedades .Pero yo como te decia disfruto todo lo que la vida me da , esta noche voy al teatro , mañana dia de playa y el domingo paseito por los cayos , y todo esto mientras tu pintas y te rascas las pulgas como un condenado con la mano izquierda .
        Por otra parte la mision de mi vida esta hecha , pues mis hijos y sus conyuges son profesionales y viven en Texas , donde tienen casas y bienes que tu no tendras en tu reputisisima vida .

      • Augusto Juarrero dice:

        …entonces de que te quejas “cabeza de pinga”?

      • Augusto Juarrero dice:

        mi respuesta fue por supuesto para JM

      • Juan Miguel dice:

        Raúl, charlitos y Juarrero.
        Ustedes tienen dos neuronas nada más, una para cagar y la otra para no cagarse ¿Quién les dijo que a mí me regalan las cosas solo porque vivo en Nueva York? pero que deficientes son, que da lástima.
        ¿A ustedes le regalan algo solo porque viven en Miami o Canadá o el Congo Belga? Ya dije en una entrada que cuando mi hija se gradué de Antropología Forense –en unos ocho meses y que yo tengo que pagar, porque la ciudad de Nueva York no paga nada- yo regreso a Cuba acogiéndome a las nuevas leyes migratorias.
        ¿Saben de qué viviré? De lo mismo que vivo ahora, ni más ni menos.
        Pero que deficiente son. Como escribió Leonardo da Vinci en uno de sus cuadernos:
        .sotnemercxe eb sañatnom necuborp y nemoc olos eup serdmoh yaH

      • Juan Miguel dice:

        Entonces charlitos.
        A tu latifundista familia, dueña de villas y castillas, propietaria del mojón esquinero de 23 y L, de los tubos de escape de la ruta 27, y del cañonazo de las 9 ¿la Revolución le expropio? Cuéntanos un poco más, por fa, que mira como reaccionaron mis socios americanos cuando les conté de como el Fifo les quito las fincas a tu ilustre familia.

      • Raúl dice:

        No Juan Miguel lo que pasa es que si vivieras en Cuba y hubieras firmado ese jugoso contrato La Revolución te hubiera dado 1000 pesos y una carta de autorizo para que te compraras un carro so maricón.

      • Augusto Juarrero dice:

        No Juan Miguel, te vuelves a equivocar conmigo, yo tengo tres neuronas, como tu bien dices una es para cagar, la otra es para para no cagarse y la que te falto so testaferro-comepinga es para cagarme en el recontracoño de tu madre

      • Edier Valdez dice:

        Y aqui tenemos una vez mas al coprofagico, coprolalico, oligofrenico, verborreico, logorreico, palilalico y diarreico mental hablando de un tema que nada tiene que ver con lo que escribio del llano.

      • Edier Valdez dice:

        Por supuesto lo de coprofagico, coprolalico, oligofrenico, verborreico, logorreico, palilalico y diarreico mental es con JM. Valga la aclaracion.

  9. Juan Pablo Noroña dice:

    Pero Jeremy, ¿que tú esperabas de la hija de Trepamar? El oportunismo es hereditario, mijo. Allá Santiesteban que le dio por amistarse con tamaño personaje. Y ahora que lo digo, da que pensar esa amistad entre alguien supuestamente tan ético y “vertical” como Santiesteban y una criatura neonobiliaria como la Retamarcita.

  10. jrm dice:

    eduardo, pero seguro no conociste la 27 de dos pisos. Si alguien piensa que los buses de dos pisos son solo de Londres, está equivocado, los hubo en la 27.

  11. Edier Valdez dice:

    Lamentablemente tendre que esperar al proximo comentario de del Llano por que la verdad que en este no tengo ni voz ni voto. Creo que me monte en una guagua de la Habana cuando estaba pequeno y de eso ni me acuerdo. Desde entonces mis viajes a la Habana han sido contados (muy contados, digamos) y de llega y vira.

    • Juan Miguel dice:

      Bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla…EL CUENTO DE LA BUENA PIPA

      • Edier Valdez dice:

        Mono ve, Mono hace

      • Juan Miguel dice:

        El sapingo de Edier Valdez, Bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla bla…EL CUENTO DE LA BUENA PIPA

      • charlitos dice:

        UNA DEUDA, JM , el tubo de escape , el resto de la guagua y toda la ruta era la 58 (Puentes Grandes -Palacio). Cuando escribes se nota evidentemente que eres un muerto de hambre resentido venido a mas . Un pintorzuelo de a tres el cuarto , yo de muy niño conoci al maestro Romañach y creci viendo sus cuadros en casa de su sobrina Consuelo , visite la cabaña de Amelia en la playa de Jibacoa donde estaba uno de los jarrones que fueron portada de Selecciones , tambien conoci al maestro Servando Cabrera del cual conservo lo primero que pinto despues del primer infarto , y tambien tuve el gusto de conocer al profesor Vidal Yebra que aunque su profesion era Medico-Cirujano se tenia como uno de los mas conocedores de pintura en Cuba , y al cual muchos grandes le consultaban , estos son algunos entre otros muchos de la pintura que yo conoci , pero no se quien pijo carajo eres tu.

  12. reinaldo dice:

    Muchos contemporaneos mios del Saúl Delgado,entre 1978 y 1981,eran niños de bien y la 27 no era sólo una guagua,sino un status,una extensión del Levi´s,el LEE o un tercér disco dentro del Made in Japan,lo que tal véz muchos no sabian era que esa guagua tan de elite,terminaba prostituyendose en la ave del puerto.

  13. ivanegued dice:

    No entiendo como una entrada sobre guaguas termina siendo sitio de discusión sobre un mediocre pintor-profesor de música clásica-crítico de arte.Si, porque a mi no me improsiona lo que le puede pagar tal o más cual museo.Eso no da garantía de calidad artística.No sería ni el primero ni el último mediocre ¿millonario? de la historia.
    Aunque pensándolo bien, ese es el problema. Siendo un burgués nunca le han tocado de cerca los problemas cotidianos de la plebe, por lo tanto no es ducho en temas el transporte urbano en Cuba. El ilustrísimo paladín, al que me refiero me recuerda un tema de Silvio Rodríguez que se llama Canción En Harapos. La transcribo aquí para que vean:

    Que facil es agitar un pañuelo a la tropa solar,
    del manifiesto marxista y la historia del hombre
    que facil es suspirar ante el gesto del hombre
    que cumple un deber
    y regalarle ropitas a la pobrecita hija del chofer
    que facil de enmascarar sale la oportunidad.

    Que facil es engañar al que no sabe leer
    cuantos colores, cuantas facetas
    tiene el pequeño burgues.

    Que facil es trascender con fama de original
    pero se sabe que entre los ciegos
    el tuerto suele mandar

    Que facil de apuntalar sale la vieja moral
    que se disfraza de barricada
    de los que nunca tuvieron nada
    que bien prepara su mascarada
    el pequeño burgues.

    Viva el harapo señor
    y la mesa sin mantel
    viva el que huela a callejuela
    a palabrota y taller.

    Desde una mesa repleta cualquiera decide aplaudir
    la caravana en harapos de todos los pobres
    desde un mantel importado y un vino añejado
    se lucha muy bien desde una casa gigante
    y un auto elegante se sufre tambien
    en un amable festin se suele ver combatir.

    Si facil es abusar mas facil es condenar
    y hacer papeles para la historia para que te haga un lugar.

    Que facil es escribir
    algo que invita a la accion
    contra tiranos, contra asesinos
    contra la luz o el poder divino
    siempre al alcance
    de la vidriera y el comedor.
    Viva el harapo, señor…

  14. Edier Valdez dice:

    1- 100% de acuerdo con Ivan (03-05-2013 en 19:56) en relacion al mediocre pintor-profesor de música clásica-crítico de arte… y bla bla bla el cuento de la buena pipa, que auque Ivan no lo dijo se llama Juan Miguel.

    2- 100% de acuerdo con Gonzalo (03-05-2013 en 21:40)

    • ivanegued dice:

      Si, lo que pasa es que Silvio escribió esa cuando no era nadia. Imagino que ya no la cante en los conciertos.

      • OsoMichuacano dice:

        Pero el cabroncito de Silvio dijo también:

        Tener no es signo de malvado
        y no tener tampoco es prueba
        de que acompañe la virtud.

        Pero el que nace bien parado
        en procurarse lo que anhela
        no tiene que invertir salud

        Na, que el tipo es un “especialista” en tratar -solo tratar, porque no lo consigue- de quedar “bien parado” consigo mismo y hacerle cuentos a otros zurditos.

        Y para que Eduardo este conforme, también digo que sin dudas es de lo mejor como compositor, de canciones de amor y desamor, claro. Porque en pujos políticos, es de lo peor.

  15. Augusto Juarrero dice:

    Silvio ha dicho tantas cosas bellas en sus canciones, hasta sublimes pero a la misma vez ha escrito tanta mierda y estupidez en su blog “segundascitas” lleno de idiotas latinoamericanos y etarras de porqueria que de verdad que ya ni lo pongo en mi equipo de musica.

  16. OsoMichuacano dice:

    Eduardo:

    Mejor te bajas de la veintisiete y trata de subirte en la que dice: “Cineastas exigen participar en la reestructuración del ICAIC” porque si pasas y no te montas vas pa`la cola.

    Parece que ya perdiste tiempo porque no te veo entre los 12 “disidentes” del audiovisual cubano, que tiene la tarea de perfeccionar una propuesta de demandas a presentar ante las más altas autoridades del país.

    http://www.diariodecuba.com/cultura/1367859086_3125.html

  17. Edier Valdez dice:

    Si, estoy seguro que Eduardo se va a bajar de la 27 y subirse en la reestructuracion siempre y cuando eso no implique quemarse (o mejor ni siquiera calentarse ligeramente) y ponga en peligro sus privilegios de “intelectual de izquierda” con modos de vida de derecha.

  18. Samu dice:

    Silvio es un castrista oportunista y empedernido que propicio y fue el primero en firmar la famosa carta a los intelectuales “desinformados”, donde entre muchos otros desmanes el y otros secuaces oportunistas aprobaban y justificaban, el fusilamiento,(asesinato en solo tres días por Fidel), de los tres negritos de Centro Habana,(lanchita de Regla)

  19. Muy buenas memorias sobre tan queridas rutas. Comparto ese sentimiento (por no hablar de reflejo condicionado por la interminable espera) hacia aquella 27, que lo mismo te llevaba a la aventura del Vedado, que al final de la noche te salvaba de la confronta trayéndote a casa sano y salvo. Y si no, siempre nos quedaba, mas que París, la que pasaba buen trecho en paralelo, esa que bien llamas la “prima” 127, que lo tiraba a uno cerca del “gao”.
    Gracias Eduardo por la nota y por los recuerdos que ella despierta.

  20. cubana1960 dice:

    Reinaldo,
    yo, para il al Guiteras, en el mismo perìodo que dices, cogìa la 32, que era la ùnica que desde Miramar pasaba por la calle 23 … A lo mejor nos vimos un montòn de veces … Saludos

  21. juan palito dice:

    la 27 tbn fue en un tiempo mi ruta principal,me parece q tbn en un tiempo se uso aquella guaguas hungaras q era verdes

  22. Brilo dice:

    Ahhh, yo tambien soy un incondicional de la 27 y me crie con ella. Vivia en 23 y 10 y me llevaba a la secundaria todos los dias en 7ma y Paseo. me llevaba siempre al Acapulco, Trianon y Olimpic. Me llevaba a la lanchita de regla en mis escapadas de la escuela y tambien a un solar de la calle Cuba donde me vendian a peso fotos en b/n de grupos de rock, bruce lee y porno peloso. me llevaba a casa de mi novia, devenida esposa, que vivia en calzada e I, y en fin a los paseos por la habana vieja y la feria de la catedral y las noches en la casa del Joven creador. Y como apretè en sus paradas!!!!!!!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s