LO VIEJO Y LO NUEVO

Publicado: 10-07-2013 en Sin categoría

 He asistido a casi todas las reuniones de cineastas convocadas hasta ahora por Fernando Pérez, Senel Paz y otros colegas para conciliar nuestros criterios, en tanto creadores, acerca de la anunciada reestructuración del ICAIC y de todo el cine cubano. Falté a la primera llevado por mi reluctancia natural a los avatares burocráticos; luego supe de qué iba y decidí no perderme otra.

 Recuerdo que hace algo más de veinte años, durante la alharaca que siguió al estreno de Alicia en el pueblo de Maravillas, se habló de unificar ICAIC e ICRT en un solo organismo. Gracias al rechazo que semejante dislate generó en Tomás Gutiérrez Alea y otros artistas, la fusión no pasó, entonces, de un rumor. Ahora se vuelve a hablar de cambios, y otra vez los cineastas reaccionan exigiendo su derecho, no ya a ser informados de las decisiones, sino a participar en ellas.

 Hay en marcha un proyecto de Decreto Ley del Creador audiovisual: lo discutimos e hicimos sugerencias. Se trata de reformular el estatus de creador audiovisual, de definir su condición laboral y sus derechos, de crear un Registro Nacional de creadores. Aspiramos a la legalización de las empresas independientes, algunas de las cuales están funcionando más y mejor que el propio ICAIC. No se trata de que el ICAIC desaparezca –con todo y sus errores allí ha existido un ambiente creativo único en el mundo cultural cubano, de él han salido los grandes directores y las grandes películas- sino de cambiar su monarquía por la coexistencia democrática con otras productoras que tengan derecho a firmar convenios, importar materiales o tecnología; en otras palabras, queremos legitimar esa zona del cine cubano alternativo que, como me decía Arturo Arango, ha funcionado quizás no de manera ilegal, pero ciertamente ilícita. Se espera llegar, finalmente, a una Ley de Cine como existe en muchos otros países, que proteja todo el cine cubano.

 Y es que mientras el ICAIC derrapa, la pujanza del cine independiente se siente en el aire. Esto no significa que cualquier película sea automáticamente buena por ser obra de un artista joven o realizada fuera de la industria, como tampoco que el ICAIC esté produciendo exclusivamente una ristra de filmes anodinos y prescindibles. Eso sí, los tiempos han cambiado, las tecnologías se democratizaron, hay editores, especialistas en posproducción, sonidistas y fotógrafos independientes de increíble capacidad y talento, hasta el punto de que a menudo el propio ICAIC los contrata; hay estrategias alternativas de financiamiento y distribución; hay, por fortuna, muchos realizadores impacientes. La realidad del cine cubano de hoy requiere otras reglas, una visión a la vez inclusiva y abierta.

 No será fácil, desde luego. Ahora bien, entre la filosofía de Oblómov y la de Fernando Pérez, mi elección está hecha.

                                                                                 (8 de julio 2013)

Anuncios
comentarios
  1. […] Del Llano sobre nueva Ley del Creador Audiovisual impulsada por cineastas cubanos: “Se trata de reformular el estatus de creador audiovisual, de definir su condición laboral y sus derechos, de crear un Registro Nacional de creadores. Aspiramos a la legalización de las empresas independientes, algunas de las cuales están funcionando más y mejor que el propio ICAIC. No se trata de que el ICAIC desaparezca –con todo y sus errores allí ha existido un ambiente creativo único en el mundo cultural cubano, de él han salido los grandes directores y las grandes películas- sino de cambiar su monarquía por la coexistencia democrática con otras productoras que tengan derecho a firmar convenios, importar materiales o tecnología”. […]

  2. Abajo Fidel dice:

    “Decreto Ley del Creador” Esto Del Llano, permíteme que te diga que parece medieval…

  3. Abajo Fidel dice:

    “…definir su condición laboral y sus derechos…”
    Nosé que le hubiera parecido a Saura una cosa como esta…

  4. Abajo Fidel dice:

    “Registro Nacional de creadores” Esto es obra de Goebbels, ¿no?

  5. Samuel Smith dice:

    Desgraciadamente, cuando el Gran Hermano Estado intervenga con sus decretos e imposiciones, la creatividad independiente será amortizada por esos funcionarios “quinquenio grises”. Ya la Escuela de Cine está en remojo.

  6. Edier Valdez dice:

    A decir verdad no soy entendido de cine ni de directivas ni nada de eso (en verdad no soy entendido en casi nada) pero lo que me maravilla del autor de estas reflexiones es que escribe cosas como si acabara de aterrizar de Moscu despues de muchos anos (donde dice que nacio) o como si fuera un extraterrestre. Dicen que del Llano es guionista de una pelicula que se llama “Hacerse el Sueco”. No se habra inspirado para el guion en su propia practica cotidiana?

  7. Cayo en la trampa de la burocracia socialista (o nunca ha salido).

    Al ICAIC (en cual estoy como Edier Valdez) como a toda institucion cubana lo que le hace falta no es mas burocracia, ni llenarla de reglamentos y decretos. Le hace falta LIBERALISMO.

    Asi de simple.

  8. Gonzalo dice:

    Y sigue la burocracia,!hasta en el cine¡, van a joder el cine independiente, le van a poner puertas al monte una vez mas.

  9. F. Hebra dice:

    Ojalá que si hacen una Ley de Cine no sea a la cubana, sin esas conocidas “condiciones” que exige el protector al protegido como retribución por el servicio.

  10. jeremy dice:

    y entonces el granma publicara una reflexion del cagandante atacando a la asesina e inhumana ley de cine cubano que ha provocado tantos infartos en los cineastas cubanos bla bla bla….
    la verdad que eduardo escribe como si el problema de cuba fuera la fusion icaic-icrt.
    quizas cuando lea esto podra ver las cosas un poco mas claras
    http://juanopg.blogspot.com.es/2013/07/destino-desconocido.html#!/2013/07/destino-desconocido.html

  11. OsoMichuacano dice:

    Eduardo esta pidiendo para el cine lo que no se atreve a pedir para toda la economía cubana. A cambio acepta el “Decreto Ley del Creador” y que se haga un “Registro Nacional de creadores” que como se sabe, el mismo Eduardo lo sabe, anularía todo lo demás y el “Gran Hermano” y sus burócratas continuarían con el sarten por el mango. Ja,Ja,Ja, y Ja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s