DEFENSA DE OMEGA 3

Publicado: 05-09-2014 en Sin categoría
Como ya dije, no voy a contestarle individualmente a ningún crítico. En cambio, transcurridos los primeros días, asiento aquí mis puntos de vista en lo tocante a la recepción de Omega 3.
 
I
Los ataques más feroces –y los que más duelen, pues atañen a mi profesión base– se refieren al guión. Leo con frecuencia que el ritmo es lento y la historia no avanza. Nada más falso. Permítanme, para exponer mis ideas, esbozar primero una breve sinopsis de la historia.
Mediante la diezmacion romana, se escoge a tres soldados para una misión. Los vemos (nervioso el joven, resignados los mayores) comentar lo que les espera mientras se visten de combate en la barraca: ahí recibimos información inicial acerca de los Ollies y los Macs. Los soldados marchan al campo de batalla; la música introduce un contraste cómico, del tono épico a lo Metallica mientras corren por los pasillos a una melodía casi burlesca cuando están tendidos a cielo abierto contemplando el objetivo. Se acercan al edificio; dentro encuentran, entre otras cosas, una langosta gigante y el jefe del grupo comenta que el sitio recuerda un restaurant, palabra que el más joven ni siquiera conoce. Más tarde, cuando Nick va a tomar al prisionero –un guardia que ha salido afuera a dar cuenta de su ración– resuena un bombazo y la pantalla va a negro. Ahí viene la escena en el supermercado, la única verdadera retrospectiva en la película, donde descubrimos a un Nick joven que no se atreve a intervenir mientras delante de él la multitud lincha a un ciudadano solo por comer carne y las pantallas transmiten noticias que sugieren la inminencia del conflicto. Todo esto ocurre en menos de veinte minutos.
Más tarde Nick despierta en una celda. Hay una prisionera Ollie, pero Nick sabe (lo ha mencionado el soldado joven en la barraca) que los Macs no toman prisioneros. Recela de ella, y ella de él. Luego, poco a poco, la muchacha va contando algo de su vida, sin ahondar mucho. Se enfrentan. Ríen al fin, comprendiendo lo ridículo de pelearse en esas condiciones y la futilidad de la conducta heroica e intransigente del desaparecido Bolaños.
Sacan a Nick para el interrogatorio con el oficial Mac. Este insinúa una posible alianza de los Vegs y los Macs, que Nick rechaza, y se muestra ante Nick como un ser humano vulnerable (escena, por cierto, particularmente difícil de escribir, el arco comienza con el oficial en una posición de fuerza y termina con su llanto). Nos enteramos aquí de la verdadera naturaleza del conflicto, lo que hace que una serie de pistas previas (la langosta, el supermercado) cobren sentido. Nick roba un trozo de tofu para llevárselo a Ana. Ella vuelve a su recelo inicial: ¿por qué no mataron a este tipo, si todo el mundo sabe que los Macs son radicales y matan a los prisioneros? Sin embargo, enseguida siente que ha sido demasiado dura con él, va a su lado y le cura la herida. Él habla, se sincera. Ahora ríen, empiezan a sentirse bien el uno con el otro. Entonces Nick descubre algo terrible: la muchacha es aquella niña cuyo padre fuera linchado ante sus ojos porque los ciudadanos corrientes, como él, no se atrevieron a impedirlo. Siente que le debe algo a esta mujer, y trata de distraerla del terrible recuerdo.
Más tarde los llevan a un examen médico. Por el camino, Nick ve una montaña de cadáveres, y a su vera descubre el reloj de su jefe de grupo; comprende entonces que sus compañeros están definitivamente muertos, apilados como basura presta a ser quemada. Solo le queda Ana, frente a la cual se siente responsable por haber dejado que mataran a su padre. 
Después del examen médico, el oficial Mac juega con ellos; se revela como lo que es en realidad, un individuo cruel y cínico, que les hace ver que conoce cuanto ellos hacen, cuanto han dicho o pensado. Desestabiliza a Ana con insinuaciones eróticas –que provocan celos de Nick: evidentemente, este no es ya el mismo Nick que, recién capturado, desconfiara de Ana–, les muestra pruebas gráficas de que, después de doce años de Guerra, los Vegs y los Ollies son tan culpables de crímenes como los propios Macs; les dice, y disfruta al hacerlo, que no necesita la información que tengan, pues el motivo de su presencia allí es otro. Ana le toma la mano a Nick: ya son uno frente a la adversidad.
Entonces, ironía suprema, el experimento de que serán objeto es algo por lo que cualquiera de nosotros se sentiría feliz: un banquete a base de carnes y mariscos. Sádico, el oficial Mac les pregunta si no es tiempo de fundar un hogar y tener hijos, utilizando a su favor los sentimientos que nacen en la pareja. Nick se sacrifica por Ana: es su oportunidad de redimirse por no haber defendido al padre. Así cierra el arco dramático de la relación entre el Veg y la Ollie.
Pero el experimento no termina ahí, hay una coda: los vemos tiempo después, reproduciendo la domesticada estructura de familia de clase media, cerrando el bucle al inocular al hijo las mismas obediencias que condujeron al desastre…
Sí, la historia se ralentiza durante el segundo acto, porque deliberadamente quise focalizar en el trío de personajes clave, en cómo se van estableciendo las simpatías y los odios. (Después de todo, el segundo acto transcurre en una prisión, tampoco es que haya mucha actividad ahí). Ahora bien, decir que la trama no avanza es un absurdo, esa es una historia bien narrada y estructurada. Y, algo muy importante, cuanto he contado está en la película, no es nada que solo sepa yo por ser el guionista. A quien no lo leyó de esa manera, le aconsejo la vea otra vez. 
Omega 3 es un drama por debajo del cual, en el subsuelo, corre la comedia. Y, como el petróleo, lo que se esconde en el subsuelo a veces aflora a la superficie.
La secuencia de animación parece apartarse de la historia central, pero la información que ofrece entroncará más tarde con ella. Es la única vez que mostramos el mundo antes de la Guerra –de ahí el abigarramiento y la paleta más viva que en el resto de la película–; sucede al momento en que Nick ha resultado herido y antecede a su despertar en prisión, como un sueño o un recuerdo. Integrar al hilo narrativo escenas que más tarde revelarán su pertinencia es un recurso que, desde luego, no he inventado yo. Apuesto a que a esos mismos críticos que lo impugnan en Omega 3 mueven la cabeza con expresión de entendidos cuando es un director europeo o asiático quien lo emplea. Arteros, los críticos dicen cosas como “los personajes no están bien trazados”, “la historia da vueltas”, “los diálogos son inductivos, no funcionan”… pero no dicen dónde y cómo, no señalan una escena concreta, un plano concreto. Son afirmaciones vacías, como la de que el guión es insalvable. A ver, yo tengo un premio de guión en Gramado 2012, un Coral de guión en La Habana ese mismo año, mi Segundo Coral consecutivo en La Habana 2013… Eso no me hace infalible, naturalmente, pero debería bastar para que admitan que sé lo que hago, que no soy un improvisado y puedo escoger la mejor manera de contar una historia.
 
II
Los efectos digitales no son forzosamente el pollo del arroz con pollo en una película de CF. Por si no bastara el ejemplo de la Stalker de Tarkovski, piensen en The road, de John Hillcoat, The book of Eli, de los Hughes bros, y en la muy interesante Coherence, de James Ward. Omega 3 tiene los efectos que necesita. Algunos críticos y buena parte del público creen que la CF es exclusivamente Pacific rim y Godzilla, ignorando la amplitud de espectro del género. Podrían tomarse el trabajo de leer algo de CF, digo yo.
¿Que hay algunos errores aquí y allá? Es cierto… ¿y qué? Todas las películas contienen pifias, en Internet hay foros de cazadores de gazapos. Hace poco vi un documental de tres horas y media acerca de Blade runner y se menciona la existencia de varios errores; entre ellos, la peluca de Zhora cuando intenta escapar a través de un cristal, muy diferente al pelo de la actriz en la escena previa. Y nadie descalificaría por eso la obra maestra de Ridley Scott…
En lo tocante a la reacción del público cubano… Bueno, ese era el riesgo y yo lo sabía, nunca esperé que fuera una película taquillera, y medir la valía de una película por la cantidad de gente que la disfruta es superficial y malintencionado. Los que no quieran aburrirse, los que esperan de mí algo popular y crítico quedarán, espero, complacidos con mi nuevo corto No somos nada, que se estrena en dos semanas. Por demás, no nos engañemos: si se hubiera programado una película de Bela Tarr, David Lynch o Carlos Reygadas en pleno agosto en el circuito de estreno, el grueso del público de cualquier país también hubiera abominado de ella. He visto a la gente levantándose masivamente y abandonando el Chaplin en una presentación de Caché, de Haneke. 
Por cierto, en Cuba existe una Asociación Macrobiótica, varios de cuyos miembros asistieron a la premiere y me felicitaron por la investigación previa al guión, por la manera en que el oficial Mac desgranaba sus argumentos.
Siempre dije que lo de que se trataba de la primera película cubana de CF era más que nada una estrategia publicitaria. En cada entrevista, y en mi discurso de presentación durante la premiere, me referí a obras de Piard, Rolando Díaz, Brugués, Alien Ma y hasta a mi propio corto Brainstorm del 2009 como antecedentes. Lo novedoso de Omega 3 está, a mi modo de ver, en que por primera vez en el cine nacional se diseña todo un mundo futuro, hasta en los menores detalles.
Justamente porque el cine cubano apenas ha incursionado en los géneros, porque prácticamente todas las películas han descrito personajes y circunstancias locales, no estamos acostumbrados a un relato en que se busque un acento español neutro; de ahí que cualquier actor cubano que hable sin los cubanismos al uso nos parezca teatral y engolado.
Puedo esperar y comprender que el espectador común se aferre a la anécdota, pero los críticos tendrían que calar más hondo. Omega 3 está llena de símbolos y sugerencias que complejizan la lectura (al mismo actor que introduce la rebaja a 0.99 en el supermercado lo vemos más tarde contando los muertos, lo que remite a la inquietante noción de que somos mercancía para usar y tirar; en la escena de arrancada el niño no quiere comer y luego en el restaurant Nick transige a comérselo todo, implicando que la obediencia ciega al dogma dietético y por extensión a todo dogma es algo para lo que se nos condiciona desde la cuna; la omnipresencia de los crucigramas, que habla de conceptos que se cruzan y complementan, etcétera) y los críticos locales simplemente no ven nada de eso.
Yo creo de veras que la historia de Omega 3 es original en grado sumo: hay numerosas películas que describen distopías posapocalípticas, pero ninguna, hasta donde conozco, que vincule el desastre a los fundamentalismos dietéticos. Y opino que la película es estupenda, qué quieren que les diga: lo que los críticos ven mal en ella yo lo veo como superficialidad o ceguera de los críticos. Es la suya una profesión parásita y vacía de la que he desconfiado siempre, antes incluso de que empezaran a meterse conmigo. Aun así, y contra lo que muchos piensan, puedo vivir con las críticas negativas honestas, pero detesto la levedad y la mala leche, que no tienen que ver con la crítica cabal y sí con la agresión, con venganzas y ajustes de cuentas. Algunos no son siquiera verdaderos críticos, pero escriben para ganarse puntos con revistas y sitios de oposición que publican a cualquiera siempre que descalifique cuanto se hace en Cuba. Eso me recuerda que hace un par de años insulté a cierto escribidor que publicó un texto sobre Vinci porque lo suyo no era un verdadero análisis sino ataques y burlas personales, señalamientos errados y torpes generalizaciones desde una arrogancia de perdonavidas. Otro, que arremetió contra mí antes y ahora desde una pretendida altura intelectual a la que jamás conseguirá subir, es él mismo un mediocre novelista que moriría si en las tiendas dejaran de vender tintes para el pelo.
El espectador tiene, naturalmente, todo el derecho a que mi película no le guste, pero si para decirlo emplea el choteo y las calumnias, no espere de mí una sonrisa de agradecimiento.
 
III
Blade runner es mi película de CF favorita. Lo de que Omega 3 es su reencarnación… hombre, hay gente que no reconoce el humor y la provocación aunque los pinten de verde y se los sacudan delante. Claro que yo no pretendo –aunque lo deseo, está en los genes del creador trazarse las metas más altas– que mi película tenga la trascendencia de la obra de Scott. Por otra parte, si buscan -al menos en Wikipedia, no les pediré más- verán que, recién estrenada, Blade runner fue un fracaso de crítica y público, que los ataques se centraban en su ritmo lento y la poca química en la relación de Rick y Rachel. Eso no significa, claro está, que cualquier película que fracase en su estreno y reciba críticas al guión y la estructura vaya a convertirse en una Blade runner, pero sí deja abierta la posibilidad de que las cosas mejoren. En todo caso, creo firmemente que a Omega 3 puede irle muy bien en el resto del mundo, y que el tiempo dirá cuál es en verdad su relevancia.
(5 de septiembre 2014)
 





Anuncios
comentarios
  1. Aquiles Baeza dice:

    No he podido verla, pero me preocupa ver un poco de resentimiento en tu post. Creo que hay que aprender a vivir con algunas cosas que no nos gustan, aún cuando no tengan razón, porque no es válido ponerse en el mismo plano de lo que uno mismo detesta. De todas maneras hay suficiente mierda en el cine cubano como para que tu obra siga teniendo gloria. A mí me gusta hasta ahora lo que has hecho y me toca los cojones lo que opine cualquiera.

    • Clarito dice:

      Es que esto ni vale la pena leerlo, un artista explicando su obra, es patético: si la película gusta, bien, sino también, qué se le va a hacer! Cualquier cosa menos este no mea culpa. Al final, Eduardo, has demostrado ser mejor crítico que cineasta: qué ironía! He disfrutado mucho tus Nicanor, tampoco creo que seas un genio (solo nace uno por siglo, así que no te preocupes tanto por esto). Mira, mientras no te digan que tienes “problemas ideológicos”, todo lo demás es bobería, no caigas más en estas “autocríticas”, cuando vea la película quizás escriba algo más (cuando la pueda piratear pues a los cines hace años que dejé de ir: ya nada es lo mismo).

      • Que un artista explique su obra no es nada nuevo, mucho menos patético: lo hizo Poe con “Filosofía de la composición” (acerca de su poema”El cuervo”), Eco con sus Apostillas a “El nombre de la rosa”, y Chandler con “El sencillo arte de matar” para vindicar la novela negra (que él practicaba) ante la “novela seria”. En cine, la “nueva ola” francesa fue el resultado de “explicadores” devenidos en creadores; en Cuba, “Dialéctica del espectador” de Tomás Gutiérrez Alea, es un buen ejemplo de un cineasta que explica su obra.

    • Algunas criticas negativas no me gustan, pero las creo sinceras y las respeto. Muchas, en cambio, llovidas en estos dias, han generado mi resentimiento, llevas razon en eso. Pero, has visto el fuego que me han echado? Me cuesta mucho trabajo poner una mejilla, para no hablar de la otra.
      Gracias por el consejo, de veras.
      E.

      • yeyo yeyo dice:

        No la he visto.Así que no puedo opinar,pero una cosa te digo,los críticos fuera de Cuba también dan buen “chucho”,sino te exhorto a que sigas a Carlos Boyero,crítico de “El Pais”.
        Una cosa,por qué no hay ni nunca hubo un trailer en Youtube?

      • yeyo yeyo dice:

        A veces al principio hay que entrenarse copiando referencias.Intentando contar historias ya establecidas y exitosas.Hay que escapar del pujo.Hay muchas películas muy buenas de ciencia ficción que no recurren a costosos efectos especiales:”El incidente”;”Senales”;”La carretera”;”El libro de Elí”…Posiblemente haya sucedido que tú película es un pujo…Y si es así estás jodido.

  2. angel dice:

    angel…es una lástima ver cómo la vanidad y la soberbia te impiden ver el fracaso de Omega 3

  3. Patroclo… digo, Aquiles, viejito, ¿qué son esas vulgaridades, viejito, de que tocan… aquello?
    Mira, Agamenón, digo Aquiles… tienes que aprender a ser fino, cuate, a hablar como las personas decentes…
    En cuanto a los “resentimientos” de Eduardo, je je, mira, Héctor, digo, Aquiles… Eduardo vive resentido contra el mundo. Así nació. Así morirá. ¿Qué se le puede hacer? ¿Tú sabías que Eduardo era alérgico a los huevos? A los huevos de gallina, quiero decir… ¿Quieres mayor resentimiento?

  4. Eduardo, voy pa ti. Mira, loco, la película se puede ver, el argumento es ingenioso… Pero hasta ahí, hermano. Tampoco vas a convencernos de que se trata de una obra maestra. Además, mira, te lo digo en serio, que te pongas a defenderla de modo tan apasionado en tu propio blog… no te garantizo los resultados. La gente va a apretar las tuercas y van a decir (no sin algo de razón) que la vanidad te consume.
    ¿Te imaginas a George Harrison escribiendo un alegato a favor de su disco “Electronic Sound”? Y su fracaso fue notorio…
    Entonces calla. Sé grande.

  5. Abel Lloret dice:

    Cuando en algún momento vea Omega 3, lo haré precisamente por eso que mencionas al principio: por el guión, por las historias, las ideas, las sugerencias, que es la espina dorsal de lo que produces. Los detalles de puesta en escena, sin dejar de considerar su importancia en la totalidad del producto, pasarán a un segundo plano. Tal como en Vinci, que no necesita más que una celda y tres personajes (plus la rata) para hacer llegar enteramente su propuesta. En mi caso (en cuanto a creatividad precisamente) suelo admirar sólo las buenas o interesantes historias, no a directores, sin dejar de valorar y perseguir el trabajo de éstos últimos para el disfrute total de un buen filme ( pocas veces se es las dos cosas). “Blade Runner” se dice “de Ridley Scott”, y por supuesto, es su película, como director; más, como se sabe, no el guión cinematográfico (screenplay), que es de otro, quien a su vez lo adaptó del libro: “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas” de Philip K. Dick.

    Es cierto que hay muchas obras de todo tipo que se valoraron en su verdadera dimensión con el tiempo; otras donde ocurrió lo contrario: bombo y platillo al principio, y con el tiempo olvidadas e ignoradas. Melville, por citar un ejemplo, se deprimió con la recepción de Moby Dick en su época, y a sugerencia de un editor empezó a producir ”mejores” cosas, que gozaron de buena acogida en el momento para luego acabar en total intrascendencia.

    Por eso también me importa un bledo la opinión de los críticos. Para valorar algo en el sentido en que me interese, debo verlo yo. La crítica “especializada” también me parece una “profesión” parasitaria y a veces impura. Pregúntenle a cualquier niñito qué quiere ser cuando sea grande, y escucharán las más disímiles profesiones y ocupaciones: piloto, actor, pintor, músico,cosmonauta, pelotero..etc; pero ninguno dirá crítico de arte o de cine. Un niñito así sería un caso bien complicado para Freud o Carl Jung; porque, lógicamente, no tiene todavía ni la edad ni la madurez suficientes para llegar a la conclusión de que no va a tener talento ni servir para más nada. La mejor definición de los críticos la dio Voltaire en “El Ingenuo” ”…..hombres incapaces de hacer nada, dedicados a denigrar lo que otros hacen.”

    Coincido también con lo que dice Aquiles, sólo que Eduardo, a veces actúa por arranques o impulsos, o sea, que no se reprime de manifestar lo que algunos en su caso también pensarían y no dirían por corrección; pero es preferible esta honestidad, lo suene como suene, a decir algo que en el fondo no se sienta. Nadie es perfecto, pero está el reptil que halaga y apuñala por la espalda.

    Y con lo anterior no digo que no deba ejercer cualquiera su derecho a criticar o manifestar desaprobación con cualquier cosa que no le caiga bien, ni que lo que produzca Eduardo o cualquiera deba estar siempre exento de señalamientos o críticas de algún tipo, pero en algunos casos veo también mala fe, envidia, resentimiento.

    Y bueno, que disfrutes tu estancia en México. A propósito, un día de estos voy a solicitar tu permiso para publicar en tu blog un ensayo que estoy escribiendo, titulado: “Guamá y los albores del pensamiento antiglobalización en los inicios de la lucha anticolonial en Nuestra América” Prometo que no va a defraudar.

    • Es reconfortante escuchar una voz que no esta cargada de ferocidad o choteo, independientemente de que coincida o no en todo conmigo.
      Si entonces mi blog aun existe -a veces me aburro mucho- tu ensayo sera bienvenido.
      E.

      • Yo no sé si te reconforta o te deprime lo que escribo, Eduardo, pero en cualquier caso podrías sentirte halagado por el hecho de que leo y comento (cuando la conección me lo permite) tus entradas.
        Tampoco sé si soy “el reptil que halaga y apuñala por la espalda” a quien alude Abel Lloret, pero voy a decirte algo…
        Tu obra cinematográfica no está todavía al nivel de tu literatura. Espero que sepas eso. Lo cual no quiere decir que no llegue a estarlo. Eres (siempre lo fuiste ante todo) un excelente escritor. No hay que dudar que también tienes talento para el cine. Pero el cine no es literatura. Así que el análisis de Lloret, en el sentido de que atenderá al guión antes que al resto de los elementos, no me parece válido. Cine es guión, es dirección de actores, es actuación, es fotografía, es edición, es música…
        Tampoco creo que con los recursos a tu alcance Ridley Scott habría hecho una “Blade Runner” superior a tu “Omega”…
        Yo vi la película. No me aburrí. Tampoco me pareció el non plus ultra de la cinematografía mundial.
        Eres un tipo polémico. Abundan los factores extraartísticos en tu contra cada vez que alguien te hace un comentario desafortunado… Pero eres un creador nato. Y, como te queda tiempo, solo cabe esperar nuevas y mejor facturadas producciones en el futuro.
        Detractores seguirán cebándose en el pretendido fracaso de “Omega”. Hala-levas (que sobran) la elevarán a alturas que desmerece.
        ¿Lo esencial? La gente agradece tu trabajo. Lo disfruta. El resto es pura hojarasca.
        Saludos.

      • Vaya, es la primera vez en largo tiempo que escribes sin parecer bajo el efecto de un mezcal de tercera. Te agradezco la mesura y el (presunto) sincero interes de este comentario.
        E.

    • yeyo yeyo dice:

      tracatán…

  6. Ahmed dice:

    Edaurdo;

    No he visto aún tu filme, pero desde que supe la sinopsis me imaginé que era algo original en su argumento. Soy un seguidor de la casi totalidad de tu obra y casi nunca me ha decepcionado lo que leido o visto tuyo. En una entrevista tuya en “Entre Libros” hace muchos años, le decías a Magda Resik que las historias que se te ocurren son sobre la base de ‘¿que pasaría si……?’ y de ahí salen esos cuentos, novelas o guiones.

    Vinci no la he visto, porque no me interesó desde el primer momento el tema. Si me cayera de repente la vería para conocer la historia en sí (y como admirador de tu obra que soy)

    Tengo el decálogo completo de Nicanor, pero me he quedado con deseos de ver “GNYO”, del cual fuí y soy un fan (quizás el único ejemplar de Anodino y la lámpara maravillosa que se haya vendido -fuera del marco de los humoristas serios- , lo debo tener yo). No he podido encontrar “La verdadera historia de G2”, ni “Casting”.

    De momento, te prometo que si logro ver Omega 3, te pondré un comentario en este mismo post diciendote la verdad monda y lironda de lo que pienso del filme

    Un saludo desde las afueras del Guiñol los martes de la década del 90

    • Vaya, el Guinhol en los 90, que buenos recuerdos…
      Ve a mi proxima penha en la Casa del Alba (Linea y D) el 26 de septiembre a las 8. Lleva una memoria. Alli podras copiar lo que te falta, si aun te interesa.
      Y mientras lo que me digas acerca de Omega 3 sea con respeto, no hay problemas.
      Gracias
      E.

  7. Pirata Somaly dice:

    Eduardo a Palabras Necias Oidos Sordo…Estos Criticos de Café Con Leche ,esta resentidos ,pues ni siquiera llegan a un Video Arte….Oye me encanto lo del Tinte de Pelo ….eso estuvo acido

  8. Pepe Pan dice:

    No conozco la obra de Del LLano más allá de alguna que otra entrada en este blog, al que a veces llego rebotado desde algún otro punto de la “cubaesfera”. Me interesa la película, intentaré verla pero esta autodefensa a ultranza a una semana escasa del estreno… con todo el respeto pero es patética. Una película se explica sola y la interpretan otros. Cuando el autor (que en este caso lo es, y no mero director) necesita escribir una tesis que incluye casi el guión entero para explicar su película… está todo dicho. Mal estamos cuando los “símbolos”, “sugerencias” y metáforas de una película se tienen que explicar en documento adjunto.

    La pataleta contra los críticos es tan lugar común y banal que no hay por dónde cogerla. Las menciones aquí de (o comparaciones con, siendo menos compasivo) clásicos universales del cine y del Arte denotan un nivel de pretensiones estratosférico del autor hacia su película. Espero que no me decepcione, aunque tampoco espero salir del cine tan satisfecho como el propio Del Llano.

  9. Abel Lloret dice:

    Traté de responder más arriba, en el lugar adecuado, pero no había espacio.

    Liborio, no es para nada a ti a quien aludo en esa frase. Hablo en sentido general, de preferencia por las personas tajantes pero sinceras sobre las políticamente correctas, pero viperinas, o comoquiera que se les llame. No te considero entre estas últimas. Hasta ahora, haya sido para alabar, criticar, provocar o simplemente joder, lo has hecho de manera directa, y bien. Creo además, que paralelamente con tu (bienvenido) oficio de bufón, shakesperianamente hablando, está el de una persona con la que se puede dialogar sobre todo. Así que, Libby, can I call you Libby? Ninguna pulla? puya? pucha (en argentino) para ti, en lo que dije.
    Claro que el cine no es sólo guión, y los otros elementos, en cualquier buena película, deben pesar también en su calidad. Hacía énfasis en lo que más persigo o espero de cada creador. De Eduardo, su ingenio, sus ideas, sus propuestas, y claro, una película, la voy a ver también como película, que funcione en lo que propone, incluido lo visual y otras cosas, que cumpla su función, sin echar nada de faltar (como Vinci) sea cubana o extranjera. A lo que no voy a darle importancia es a gazapos menores y detalles de perfeccionistas si en nada lastran el brillo de lo otro. En cosas como Pacific Rim, por ejemplo, voy dispuesto a ver espectáculo, efectos; el guión puede estar más o menos, y hasta ser malo. No espero de ellas un guión superinteligente del mismo modo que a las películas porno que veo no les exijo que sean Bertolucci. Ningún efecto especial salva un mal guión, y análogamente puedo disfrutar de un buen guión, una buena historia en sí misma.
    He leído y disfrutado muchas cosas de Eduardo, (y me faltan todavía por leer): cuentos, novelas. Y, sinceramente, son pocas las veces que ha decepcionado o dejado indiferente . Es un magnífico escritor, además de lo que en inglés se llama un “wit” . Y a él le digo que todas estas polémicas son inherentes al hecho de ser un creador prolífico, y en este oficio, tan preocupante como no tener admiradores sería no tener enemigos o detractores. Hay veces, hablando en sentido general, otros casos, una crítica, cualquiera que sea, y aún con intención mezquina, puede derivarse , en mayor o menor medida de alguna base objetiva real y ayudar al creador a preguntarse qué pudo haber hecho todavía mejor y cuánto de perfectible le faltó por atender, cuando ya amainaron los vientos, y la obra cayó en la perpectiva adecuada.
    Bro, ¿qué es eso de si el blog aún existe? Retiro por descanso temporario sí; pero ¿defunción?. Volterianamente hablando, si este blog no existiera habría que inventarlo.

  10. arielmaceo dice:

    yo aún no he visto el filme, pero es de CF, y además cubano, eso ya debería ser suficiente para recibir meritos. Y si le sumas que el guión es de Eduardo, bueno que quieren que les diga. eso de por sí ya es genial. Es verdad que recien es su segunda pelicula, pero no es su primer guión y ahí Eduardo si es un crack, un genio, un messi por así decirlo.
    Cuando decidimos tomar riesgos, levantar ampollas, sabemos con toda seguridad que nos van a ir a cazar, pero eso no significa que lo logren, en todo caso, a esos corderitos los esperamos sentados a la mesa, con los dientes afilados.

    un abrazo

    A

  11. Andy Crabb dice:

    “Los críticos siempre son personas que no tuvieron éxito ni pintando, ni escribiendo, ni haciendo guiones, en fin, en nada, pero se sienten con el derecho de criticar a aquellos que si saben hacer algo”.

    Arthur Topples Jones.

  12. Jeff.AM. dice:

    Eduardo: He visto y leído algunas de tus obras, como las muchas historias de Nicanor O’Donell y, más recientemente este filme Omega 3. Soy adicto a la ciencia ficción desde que tenía uso de razón, empezando por Voltus V y sin acabar todavía. Me he leído un sinnúmero de obras de ciencia ficción de autores cubanos (Daína Chaviano, F.Mond, Yoss, Michel Encinosa, Raúl Aguiar y siguen los etc.) y extranjeros (Ray Bradbury, Isaac Asimov, Herbert Wells, y muchos más etc.). No es ni remotamente la excesividad cósmica de las lecturas de Yoss (a quien considero el mejor crítico de ciencia ficción que ha dado Cuba, y de quien soy amigo), he participado en talleres de este tipo de literatura, colaboro de vez en vez con el taller Espacio Abierto, de Carlos Duarte, Elaine García y Raúl Aguiar. Mi opinión más sincera de la película: la idea muy buena, el resultado muuuy corto. Después de ver la película que dura apenas 60 minutos, si bien hambre de alimento me provocó, me dio también hambre de más película. Tanta imaginación que has sabido entregar en tus creaciones, acaso se acabó el presupuesto? Pero es que como bien tú dices, “el pollo” no eran los efectos, si no la idea! Pero pienso, y quizá por eso mucha crítica (quizá un tanto siniestra) ha llovido sobre el tema, que no es solo la idea lo que vale en una película. La narración es fundamental: los mecanismos que tenga el autor para explotar al máximo cómo nace una idea, cómo se desarrolla, cómo evoluciona y cómo culmina y sobre todo: dar una estructura narrativa con introducción, desarrollo y desenlace (incluso preferiblemente de final inesperado, aunque lo que más se usa en Hollywood es final abierto, para dar cabida a secuelas). Los personajes no pueden ser seres filosóficos, tienen que tener vida propia, aspiraciones, miedos, preocupaciones, metas, objetivos. No es exponer la idea, es poner a personajes humanos (o casi) a fajarse a los trompones con esa idea. Por eso muchas buenas películas e historias de ciencia ficción siempre van más allá de la idea, y se centran en los problemas de los personajes, y les dan un acabado convincente, a veces sorpresivo, pero sin dudas convincente. Te pondré solo tres ejemplos: Alien (lo más importante no es el bicho en sí ni la nave, si no el miedo y las contradicciones de los personajes), 2001 Odisea del Espacio (la computadora es inteligente? pero eso es lo que menos se ve en la película! Lo más importante es lo que causa a los personajes involucrados); finalmente y no menos original: Voltus V. Quién es el protagonista? El robot? No! Todos los personajes, con problemas de padres, hermanos, hijos, raciales, generacionales… Por eso leer a F.Mond (las obras más viejas, preferiblemente) es tan placentero para mí. Su cuento “Monsieur Larx” es una imagen pura de cubanísimo humor, ciencia ficción y valores humanos, donde lo primero y lo segundo son importantes, pero lo último sobresale a todas luces. Los efectos especiales y dirección de arte del filme me parecieron sumamente acertados, btw. Saludos

    • Estoy completamente de acuerdo contigo en que la narracion es fundamental. La diferencia es que yo creo que mi narracion es excelente, y que mis personajes son tan humanos como reclamas. Dejo a un lado el hecho de que me parece un poco paternalista el tono con que le explicas a un profesional de 51 anhos como debe construir una narracion. La pelicula, por cierto, dura 74 minutos y es exactamente lo que yo queria, no se acabo el presupuesto ni nada de eso. De todos modos, algun dia me gustaria ver la pelicula junto a dos o tres socios como tu, a ver que es lo que ven, porque desde luego no es lo mismo que veo yo.
      E.

      • yeyo yeyo dice:

        No he visto la película,no vivo en Cuba.Pero,por qué no hay ningún trailer en Youtube?

  13. Jeff.AM. dice:

    Eduardo: Existen profesionales de más de 51 años que aprenden todos los días de los jóvenes, incluso se ven superados en ocasiones por ellos, y que son menos orgullosos y amargados que tú. “Mi” narración “es” excelente. “Mis personajes”… Creí que estaba tratando con alguien un poquito menos explosivo y sí un poco más receptivo. Ya veo que me equivoqué.

  14. Deckard dice:

    Me parece patético que un autor tenga que elogiar de esa forma su propia obra. No he visto la película asi que no puedo opinar, te admiro como escritor y me han gustado otras cosas tuyas en el cine, incluso Da Vinci, pero esta defensa a ultranza de tu propia obra no habla bien de ti como persona. Ya sabía que eras un tipo autosuficiente pero no calculaba que lo fueras de una forma tan enfermiza. Unas gotas de humildad al menos te vendrían muy bien.

    • Como digo en ese post, puedo vivir con las criticas, pero no con los ataques: si me atacan me defiendo. Busca y veras el fuego que me cayo encima en esos dias. Y me gusta mi pelicula, que voy a hacerle. Omega 3 tendra defectos, seguramente, pero desde mi punto de vista no son los que le senhalan en esos libelos. Respecto a mi caracter, prefiero que no me juzgues. Dedica dos anhos de tu vida a un proyecto, deja las entranhas en el, y sonrie luego cuando un monton de ociosos e improvisados pretenda echartelo abajo. Cuando hagas eso, podras juzgarme.
      E.

  15. Bróder, no te pongas bravo, pero ni soy un ocioso ni soy un improvisado. Fui a la Universidad igual que tú y tal vez no tenga una obra que mostrar (como la tuya) pero te garantizo que he trabajado duro. Cada quien en lo suyo, ¿ok? Si vas a llamar vago a todo el que no sea un artista, vaya que estamos jodidos…

  16. michel dice:

    soy escritor y también hago audovisuales de manera independiente con muchisimo trabajo. Por lo tanto respeto su trabajo y se lo que resulta hacer un audiovisual y los trabajos que esto conlleva, y respeto su trayectoria en el cine cubano, solo que no hay justificación, la película es mala y considero que el presupuesto empleado para esta película pudo usarse en un mejor proyecto. por favor busquen mejores guiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s