LAS REVISTAS DE MI VIDA

Publicado: 14-07-2015 en Sin categoría

Cuando cursaba el grado 12 en la Lenin, allá por 1979-1980, mi socio Ramón Nande (Monty) y yo fundamos Comentarios, un periódico manuscrito. Con anterioridad ambos habíamos colaborado en Chispa, el periódico oficial –y por consiguiente, impreso– de la Escuela; recuerdo que mi primer artículo, en el número de mayo de 1978, fue una crítica, muy marxista ella, a la King Kong de John Guillermin. Comentarios, en cambio, consistía en un ejemplar único con cuentos, artículos y chistes –tanto literarios como gráficos– que Monty y yo escribíamos y dibujábamos a lápiz y circulábamos entre los socios. Y socias. Hicimos cosa de una veintena de números.

Ya en la UH, José León, Aldo Busto y yo fundamos el grupo NOS-Y-OTROS (GNYO) el 10 de junio de 1982; la manera de sustanciar nuestra existencia fue, justamente, otra publicación manuscrita, el boletín NOS-Y-OTROS, cuyo primer número vio la luz ese día. Luis Felipe Calvo se nos sumaría medio año después, en diciembre: sus primeras colaboraciones aparecieron en el cuarto número del boletín. A la guisa de Comentarios, NOS-Y-OTROS consistía en un ejemplar único de frecuencia variable: irregular primero, semanal después, mensual más tarde, incluso anual a mediados los 90. Durante los años que siguieron nos reunimos generalmente en domingo por la mañana, casi siempre en mi casa; cada uno tomaba unos papeles y se sentaba en una esquina, y una hora después teníamos el nuevo boletín según el sencillo expediente de unir las páginas individuales. Llegamos a más de ciento veinte números; de ahí salieron centenares de cuentos que publicamos en Alma Mater, DDT, Palante, Bohemia, etcétera, cuentos que conformaron los volúmenes Basura y otros desperdicios (colección Pinos Nuevos, Editorial Letras Cubanas, 1994) y Un libro sucio (Ediciones Capiro, 1998); cuentos donde nacieron personajes como Armando Churrisco y Nicanor O’Donnell…

Publicar en DDT nos hizo sentir particularmente orgullosos. Admirábamos a los grandes artistas gráficos que trabajaban allí: Manuel, Ajubel, Carlucho, Tomy, René; los textos eran suministrados por colaboradores, de modo que cuando nos aceptaron los primeros textos y nos convertimos en tales casi levitamos. Calculo en más de dos centenares los cuentos de GNYO que vieron la luz allí entre 1985 y 1993; por si fuera poco, frecuentar la redacción nos permitió codearnos con nuestros ídolos y participar, hasta cierto punto, del ambiente creativo. Usualmente era yo quien mecanografiaba y llevaba las colaboraciones de GNYO a DDT, lo que tal vez explique por qué me llamaron alguna que otra vez para echarles una mano redactando o puliendo determinados textos editoriales –como aquel en el número 7 de 1986 que se titulaba ESTA ES UNA PUBLICACIÓN DE OPOSICIÓN y continuaba a la negligencia, al reunionismo, al despilfarro, al facilismo, a la burocracia (…)– e incluso, años después, para cubrir interinamente la plaza de redactor. Hubo dos o tres números en que pergeñé… el machón de créditos, lo que para mí implicó un esfuerzo equivalente, supongo, a escribir el Quijote –debían ser, no sólo  unos créditos graciosos, sino graciosos al estilo del DDT– pero luego hubo un movimiento interno en Juventud Rebelde y no se desocupó la plaza, de manera que mi huella en el suplemento humorístico fue absolutamente invisible, pues ese par de machones que daban crédito a todo el mundo menos a mí.

 La hiena triste (“órgano vital y enhiesto…”) fue una publicación de la sección de Humorismo de la UNEAC. Dirigida por Héctor Zumbado, para el primer número –1985– el Consejo de Redacción lo integraron, entre otros, Juan Ángel Cardi, Evora Tamayo y el diseñador Tony Pol. Junto a una entrevista a Fontanarrosa y textos de Gabriel García Márquez y Daniel Samper, aparecían el divertidísimo Menú de restaurant de la Seña de Matanzas y dos textos de GNYO; aunque la Seña y GNYO eran agrupaciones jóvenes, ya desde entonces Zumbado nos había tomado bajo su tutela. Para el número 2 –de 1988, lo que revela la importancia que daba la UNEAC al humorismo– el consejo se ampliaba con la inclusión de Joaquinito Ordoqui, el gallego Posada… y NOS-Y-OTROS. En ese número recuerdo haberme ocupado, entre otras cosas, de cartas de los lectores, entre ellas una de un joven desconocido llamado Jorge Fernández Era… En 1989 salieron los números 3 y 4, pero ya GNYO no formaba parte del Consejo. Nunca hubo un número 5.

Y así llegamos a la revista Aquelarre, de la que se publicó sólo un número, a fines de 1993, coincidiendo más o menos con el nacimiento del festival homónimo. En Aquelarre trabajaron, bajo mi mando, Luis Felipe Calvo, Enrisco, JAPE y Orlando Cruzata; así, por esa única vez fui director de un órgano de prensa. La revista incluía, junto a un cuento de Fontanarrosa y un texto de Will Cuppy inédito en español, piezas de autores del movimiento humorístico como Pible y Pelayo, Ulises Toirac y Otto Ortiz, el grupo 30 de febrero, Francisco García y Jorge Fernández Era, los ensayos El humor entre la libertad y el poder, de Enrisco, Al límite del ataque de risa, de Rufo Caballero, y En silencio han querido que sea, una primera tentativa, de mi autoría, de historiar el movimiento humorístico de los ochenta. La idea, como antes con La hiena… era mantener una publicación centrada en el humor literario de calidad, desde los clásicos a lo más interesante de los autores nuevos. No contamos con que para el segundo volumen se armara una bronca irreconciliable con un opaco –y, como casi todos, efímero– dirigente de la UJC, con el previsible resultado de que el número ya armado y diseñado no llegó a ver la luz. El primero, por consiguiente, constituye una rareza.

Si bien he publicado en muchas otras –Revolución y Cultura, El Caimán Barbudo, etcétera– las que anteceden son las revistas de cuya historia he formado parte, por breve y modesta que fuera. Nunca me interesó dedicarme por completo al periodismo, pero siempre me fascinó su inmediatez. Todavía escribo eventualmente para algunas publicaciones, casi siempre por encargo, y llevo este blog, que tiene más bien el espíritu de unas Memorias. No planeo vincularme de nuevo a ninguna revista, aunque si me propusiesen formar parte del Consejo de Dirección de Penthouse, supongo que lo pensaría.

 

Ps: Vi, en exhibición especial, el largometraje La obra del siglo, de Carlos M. Quintela, que ya ha sido presentado con éxito en varios festivales europeos, aunque el estreno en Cuba se prevé para diciembre. Con las actuaciones de Mario Balmaseda, Mario Guerra y Manuel Porto, la historia se desarrolla en la fantasmagórica Ciudad Nuclear de Juraguá.

Pss: El sábado 4 vi en el Brecht El rey se muere, de Ionesco, versión de Juan Carlos Cremata. Fui afortunado: el Consejo de las Artes Escénicas decidió retirarla de cartel luego de las dos primeras funciones. Nada es eterno, a excepción de la estupidez y la censura…

Pss: El viernes 3 falleció Carlos Ruiz de la Tejera, el conocido humorista, recordado por su médico neurótico en La muerte de un burócrata, su historiador familiar refinado y caníbal en Los sobrevivientes, su profesor Tallado Tallarini, los espectáculos con Virulo, los monólogos de Zumbado, su peña en el Napoleónico… RIP.

(14 de julio 2015)

Anuncios
comentarios
  1. Samuel Smith dice:

    Disfruté leer esta entrada en su blog. Es usted sin ninguna concesión, simple y directo sin justificaciones para serlo. .

  2. Aquiles Baeza dice:

    La Revista Aquelarre… lo primero que me llamó la atención fue que en el primer número ya venía una especie de semi bronca del autor con Fernando Rojas por un cuento, ahí fue donde pensé que no iba a durar mucho, y en ese mismo número se acabó. Cuba como siempre, superando nuestras expectativas

  3. Mr. Ladilla dice:

    En un mundo futuro (dentro de 100 año) todas estas imprescindibles revistas en las que ha participado el bloguero tendrán tanta importancia que pasarán a formar parte de la Biblioteca del Congreso (Library of Congress) donde se archivan los documentos más relevantes de la historia de hombre, y cuando lleguen los extraterrestre sabrán que hubo humanos con una brillantez más allá de lo imaginable. No me perdonaré nunca haberme perdido la lectura de tan trascendentales revistas.

    • charlitos dice:

      Tienes mucha razon Ladi, mientras todas esas maravillas de revistuchas estaban a mi alrededor , yo perdia miserablemente mi tiempo leyendo Selecciones , Mecanica Popular y Time en español, todas heredadas. Aun hoy de vez en cuando vuelvo a releer algun articulo de la WWII o De la vida real.

  4. Alexis Torres dice:

    Todos los días (menos los domingos) hacemos una especie de revista por la internet entre 7 amigos de la Lenin, incluyendo a Monty (en Rep. Dom), Fabio Popowski (Francia), los hermanos Adan Pol (Miami), Drago Stoyanovich (Miami), mi hermano Eddy (Mexico), y un servidor. Conversamos de temas variados y de vez en cuando te mencionamos, a veces alabandote, a veces criticandote. Cuando leí este post me acordé enseguida de Comentarios y del grado 12 en la Lenin.
    Un saludo y un abrazo desde Los Angeles para el Filo. Alexis Torres

    • Vaya, Alexis, qué alegría. No importa si me elogian o me critican: siempre que haya respeto no tenemos por qué coincidir. Un abrazo para Monty, Eddy, los Pol, Fabio y los demás.

      E.

  5. Propongo que Eduardo del Llano cierre el blog, que a nadie le interesa, excepto al sapingo este que apareció ahora diciendo que tiene una peña por Internet para “conversar con amigos de la Lenin”, je je, y que a veces, a veces, critican a Eduardo. Imagínate tú. A veces lo critican…
    En cambio, el bloguero frustrado podría llevar un diario online, de manera que sus “admiradores” podamos enternarnos de todas y cada una de sus cagadas cotidianas.
    ¿Qué les parece, estimados comentaristas?
    Les pongo un ejemplo:

    Viernes 17 de julio:
    8:00 am, me levanté, defequé y desayuné una infusión de cáscara de naranja agria.
    9:00 am, me senté a escribir un guión y como de costumbre me salió una pura cagada.
    12:30 pm, almorcé arroz con gorgojo y dos croquetas de claria, asadas porque no tengo aceite para freir.
    1:00 pm, dormí el mediodía.
    2:00 pm, salí a dar una vuelta por el Vedado, para conversar con Yoss y otros vagos que encuentre en mi camino.
    5:00 pm, fui al gimnasio pero no pude hacer ni dos abdominales.
    6:00 pm, me metí en el baño, me masturbé, me bañé con jabón amarillo y me sequé con un trapo.
    7:00 pm, comí lo que quedó del almuerzo.
    8:00 pm, salí a dar otra vuelta por el Vedado, a ver si encontraba algún idiota que me pagara un cerveza.
    11:00 pm, regresé a casa y me acosté a dormir.
    Cuando escriba lo mismo durante un par de meses, tal vez se aburra y decida no perder más tiempo. A lo mejor hasta se pone a trabajar.

    • Mr. Ladilla dice:

      JaJaJaJaJaJaJaJa…me he reido muchísimo mi estimado Liborio, genial. Y no crea, que aunque fue de su brillante inventiva no creo que un dia normal del bloguero tenga mucha diferencia al que Ud describe.

  6. Dayron Paz dice:

    Vengo entrando a este blog desde hace como dos meses y siempre me encuentro con la misma porqueria, si les cae tan mal Eduardo del Llano para que siguen leyendo y haciendo comentarios. Busquen otra cosa en que entretenerse. Yo nunca me he animado a decir nada porque creo que no vale la pena. Pero lo de este Liborio Mediadejutia ya es demasiado. Igual los Ladillas y Charladillas y toda esa camada de burros que no conocen ni un apice de cine y literatura. Eduardo del Llano es un gran escritor y un cineasta. Ya quisieran ustedes escribir como el escribe.

  7. Liborio Mendigutía dice:

    Dayroncitico, niño, ya quisiera Eduardo escribir como yo escribo, querrás decir.

  8. Dayron Paz dice:

    Señor Liborio usted esta conectado?

  9. Alexis Torres dice:

    Liborio amigo, un dia que vengas por Los Angeles te invito a un café…saludos de el “sapingo” que tú no conoces…(y en nuestro grupo de internet nos reimos porque hacía años que no oíamos esa palabra)…

    • Bríndale tu café a Eduardo del Llano. No pienso aceptar la invitación de alguien que se “ríe por Internet”. Mucho menos si se ríe de las pesadeces de un tipo como del LLano.

      • Alexis Torres dice:

        Estas invitado de todas formas…y acuerdate que todos somos a veces pesados y a veces no, del Llano no es excepción, pero un buen café cubano es eterno.

  10. El Zorro dice:

    Alexis…mas que invitarlo a un café, consiguele una pincha a Liborio en Los Angeles, porque el que tiene tiempo para sentarse a escribir 2 cuartillas a las 8:46 am….es que no tiene nada que hacer.

  11. Alache dice:

    Un verdadero intelectual cubano que vive en Cuba y que por cierto, NO vive del cuento:

    http://www.martinoticias.com/content/carta-cremata-rey-muere-carta-cuba/98688.html

  12. Mr. Ladilla dice:

    Mi querido Alache no creo que el bloguero le llege ni a los calcañares a Cremata, ni en valor ni en talento.

  13. Mr. Ladilla dice:

    “”Machado Ventura responde a Google sobre Internet gratis en Cuba.””

    El Segundo Secretario del Partido Comunista, José Ramón Machado Ventura, respondió a la oferta de Google de instalar gratuitamente antenas WIFI en toda Cuba; “Todo el mundo sabe por qué en Cuba no hay más Internet, porque ello tiene un alto costo. Existen algunos que nos la quieren dar gratis, pero no lo hacen con el fin de que el pueblo cubano se comunique, sino con el propósito de penetrarnos y hacer trabajo ideológico para lograr una nueva conquista. Tenemos que poseer Internet, pero a nuestra forma, sabiendo que es una intención del imperialismo manejarla como una vía más de destruir a la Revolución”. Dicen que cuando la limosna es demasiado grande hasta el pobre desconfía.

    PS: Bloguero puedes poner el culo en un cojín porque la internet que estás esperando va para largo y tendido.

  14. ibita72 dice:

    Muy bueno el grupo Nos y Otros, fui a muchas de sus peñas en diferentes lugares y la pasaba genial. También leía lo que publicaban para diferentes revistas.
    Eduardo, creo que si utilizaras la opción “Moderación de comentarios” te quitas de arriba a esos desagradables, que siempre están soltando veneno y mierda.
    Saludos.

  15. La Llave dice:

    Felicito a Eduardo del Llano por su magnífica descripción del rasgo principal de una sociedad “atomizada”; es decir, una sociedad en la que los individuos se comportan como “agregados sociales” o personas que se encuentran en el mismo lugar pero no se sienten unidas de forma específica; no se comportan como un grupo social.

    Muchas de las frases de Del Llano son anteriores a 1959. Los cubanos tienen una tradición de comportamiento “atomizado” basado en el pasado esclavista. Los esclavos desconfían de los otros, de hecho, compiten con ellos por obtener privilegios del amo. Los esclavos tienen un bajo nivel de confianza mutua que les prohíbe organizarse para alcanzar metas de largo alcance. Otro rasgo es la distorsión de valores morales. El esclavo está sujeto al capricho del amo y a las leyes de propiedad y valor como mercancía. La única conducta “moral” es la obediencia.

    Los que nacieron después de que se atomizó la sociedad no han tenido oportunidad de recuperar el nivel de confianza mutua anterior. Hace más de veinte años que el terror dejó de funcionar eficientemente pero los que nacieron en las décadas de 1950 a 1970 viven dominados por la “cultura totalitaria” o traumatizados por ella (por eso se llama totalitario, no deja sanos ni al victimario ni a la víctima). Hay que comprenderlos.

    Desde 1993 se abrieron dos maneras de organizarse públicamente por medio de las religiones y la actividad económica. Con ellas resurgió la posibilidad de una conducta ética mínima y de una forma de vida un poco más digna. Si Del Llano visita esas comunidades puede ver que no predomina la indiferencia que describe.

    Un ejemplo nuevo es la organización de los cineastas en el g-20 o Grupo de los Veinte. Lo que interesa más a sus miembros es la independencia económica (la ética y la economía); es decir, recuperar la soberanía individual que es la libertad de decidir cómo usar su mano de obra, decisión que transforma al esclavo o siervo en obrero y ciudadano. Otro ejemplo que el autor olvidó es que los cubanos que viven en el Primer Mundo, en particular los de Miami, sostienen una solidaridad material, moral y espiritual intensa e ininterrumpida con los cubanos de la isla.

    Me parece que lo que Del Llano observa es la insolidaridad de quienes creen que tienen algún privilegio y temen perderlo por asociarse con lo que no se debe en el momento, pero hay que comprender a quienes sostienen esos valores de la tradición esclavista o formaron su identidad dentro de la “cultura totalitaria”. Lo mejor que puede hacer Del Llano, uno de los mejores artistas cubanos, es contarles sus memorias a los indiferentes y con ellas invitarlos a la aventura de vivir en libertad.

  16. TonyPol dice:

    Era, fueron tres números y nada más…los tengo aquí en Miami…junto con el original del primero, que se ha ido despegando todo. saludos. También tengo las ilustraciones originales q
    ue hice para el libro de ustedes.

    • Pues yo tengo un cuarto número acá, en mi archivo. En fin, tampoco es tan grave. Me alegra que conserves esas ilustraciones. Alguien tendrá que historiar eso algún día mejor que yo…

      Un abrazo

      E.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s