LOS VIEJOS CÓMICOS

Publicado: 04-08-2015 en Sin categoría

Buster Keaton es el mejor comediante de todos los tiempos.

Sherlock Jr es su mejor película.

Ergo, Sherlock Jr es la mejor comedia de todos los tiempos.

Probablemente es mucho suponer, ¿no? ¿Qué sentido tiene decir que Keaton es mejor que Chaplin, o viceversa? ¿Cómo calibras poéticas y estilos tan diversos, cómo los puntúas y equiparas? Y sin embargo, la polémica siempre ha estado ahí, como atestigua Bertolucci en The dreamers (2003). De la guisa de aquella entre los Beatles y los Stones: puedes preferir a los Stones/Keaton, siempre que admitas que los Beatles/Chaplin están por encima de todo. La pregunta sería, más bien, ¿por qué son tan buenos los viejos comediantes? Y ¿por qué mientras más viejos, mejor?

Una respuesta tan obvia como indiscutible sería: bueno, todos eran talentos excepcionales. La maestría de Chaplin está más allá de toda duda, aunque es poco probable que algún productor le permitiera hoy en día realizar centenares de tomas de un plano hasta conseguir la perfección absoluta; es mucho más verosímil que le dijera “la tercera está bien, déjala así y luego la arreglamos digitalmente”. Por otra parte, los viejos cómicos realizaron auténticos milagros. Hay planos sin corte en Sherlock Jr (1924) que muestran acrobacias imposibles; Harold Lloyd consiguió en Safety last! (1923) una prodigiosa secuencia, con la imagen icónica del hombre colgando del reloj a decenas de metros sobre la calle, que mantenía y hasta hoy mantiene a los espectadores en vilo; hay rutinas de Laurel y Hardy –como mero ejemplo véase lo que hace Laurel, el actor más completo del dúo, en la escena del laberinto en A chump at Oxford (1939)– que parecen propias de un personaje animado de Disney.

Los hermanos Marx no resultan tan graciosos subtitulados, más que nada porque los juegos de palabras de Groucho o el falso acento italiano de Chico se pierden con la traducción. Con todo, hay escenas memorables como la del espejo en Duck soup (1933) y el camarote de A night at the opera (1935), mil veces imitadas, cuya insuperable comicidad descansa en lo visual. Abbott & Costello eran una versión deslavada del Gordo y el Flaco, esto es, una pareja de perdedores integrada por un personaje pretendidamente sensato y otro abiertamente torpe. Entre sus mejores momentos sugiero Abbott and Costello meet Frankenstein (1948) donde comparten cartel con el vampiro y el hombre lobo profesionales, Bela Lugosi y Lon Chaney Jr, y que lleva al paroxismo la capacidad de Costello para encontrarse en circunstancias terribles que sólo él ve y cuya existencia le resulta luego imposible demostrar. Por su parte, Los tres chiflados (The three stooges), esencialmente unos payasos, se especializaron en el slapstick a través de una dilatada ristra de cortos muy divertidos, pero donde sería imposible encontrar la menor traza de la sofisticación de Chaplin o Keaton. Aun así, son infinitamente más funcionales que Adam Sandler o Eddie Murphy.

El cine mudo implicaba una estética diferente, una estilización que podemos imitar como ejercicio de estilo –ahí está la extraordinaria The artist (2011) de Hazanavicius– pero no nos engañemos: es un camino que quedó cegado, trunco, y no guarda más relación con el cine de hoy que el Homo neanderthalensis con la genealogía del Homo sapiens. Sus códigos, en el canasto perceptivo del espectador corriente, han quedado al fondo, cubiertos con muchos otros que llegaron después. Un número de jóvenes cubanos, que no crecieron con el programa de Armando Calderón, con frecuencia pestañean desconcertados y se aburren ante una película de Chaplin o Keaton. Podemos disfrutar una obra silente como una curiosidad, pero lo que no conseguiremos ya es retrotraernos a la mentalidad para la que aquella era simplemente el cine. La manera de contar la historia y ponerla en escena hace un siglo nos resulta mágica, y sobrehumanos los intérpretes de entonces, de la misma manera en que escuchar un acetato con todo y scratch es hoy en día casi una experiencia religiosa.

Y sin embargo, ellos crearon los trucos, convirtieron en arte la atracción de feria. La noción de irrecuperable belle epoque que se asocia con los viejos maestros, que nos hace decir que no hay ya en el séptimo arte comediantes renovadores como Chaplin, Keaton, Harold Lloyd o Laurel & Hardy, ni siquiera como Abbott & Costello y Los tres chiflados, a menudo nos hace olvidar también que no puede haberlos: aquéllos eran pioneros en tierra ignota, inventaron sobre la marcha el lenguaje para poner en escena viejas rutinas del vodevil y el circo, y emplearon para la comedia –y el drama– los nuevos efectos emanados de la técnica misma, en particular del montaje: recursos pensados expresamente para la gran pantalla. Sus películas tienen el adorable candor de los cuentos de hadas, que nos fascinan en la niñez y nos ponen nostálgicos luego; hicieron lo suyo durante la infancia del cine, pero el cine creció y es ahora un ejecutivo cincuentón que ha desterrado la ingenuidad y no se permite chiquilladas. Hace a menudo el ridículo, qué duda cabe, pero con el talante de quien está de vuelta de todo.

 

P.S.: Hace apenas unos días falleció la actriz cubana Alina Rodríguez. Aunque trabajó en alguna película en cuyo guión intervine (Alicia en el pueblo de Maravillas) y llegué incluso a considerarla y entrevistarla para un papel en Omega 3, nunca tuve la suerte de dirigirla. En cambio, la admiré en María Antonia de Sergio Giral, en El premio flaco de Cremata, en Conducta de Daranas, en televisión, en teatro… Se ha ido, pero como suele ocurrir con los grandes, ahí queda.

(4 de agosto 2015)

Anuncios
comentarios
  1. Solo trascienden los verdaderos genios, los grandes artistas. Muchos cómicos habría en tiempos de Chaplin y de Keaton, como muchas bandas en la era de los Beatles y los Rollling Stones. ¿Cuántas de ellas no formaron parte de la primera invasión británica? ¿A cuántas se recuerda? De los cómicos de hoy (de los cubanos) algunos seguirán haciendo reír dentro de un siglo, como nos hace soltar la carcajada el legendario Trespatines a tantos años de su muerte. Eduardo del Llano estará probablemente entre ellos, con algunos libros, con algunas películas, pero fundamentalmente (opino yo, con todo respeto) por su serie de cortos de ficción con Nicanor O’Donnell como protagonista.
    Antes de cerrar debo aclarar un punto. Anda rodando en este (y otros) blogs una serie de comentarios firmados con mi nombre y de los que en modo alguno soy autor. Quienes conocen mi estilo podrán identificar las sutiles diferencias. Una cosa es joder en buen cubano y otra ofender a diestra y siniestra con intención morbosa.
    Saludos,
    Liborio Mendigutía (el auténtico).
    Ex profesor de la Universidad de La Habana.
    Emigrado.
    Empleado con aspiraciones en la cadena de tiendas Walmart.
    Amigo de sus amigos, y
    Cubano de corazón abierto.

    • charlitos dice:

      Saludos Liborio, ya me habia percatado y por tanto no hice caso a tanta inmundicia.

    • Omar dice:

      Tu si eres Liborio. El viejo Liborio, cara’.
      En el post anterior alguien te robo la identidad. No importa si fuiste tu mismo. Miami es una prueba demasiado dura para muchos. A veces dan unos ataques del carajo, aunque la conversion no sea completa. Ahi vivi. Lugar casi sin guaguas, metrorail de una sola linea, carro obligado. Y el que no quiera carro? Que se joda. Represion pura y dura. Pero con anestesia. Porque sin carro, no hay jeva. Y sin jeva, no hay vida.
      Hay que meter Castrocomuniso en Miami cuanto antes. Hay que salvar a esos pobres diablos antes que queden bajo las aguas.

      Un saludo,

      Omar

      • No entiendo lo del robo de identidades. Aquí todo el mundo habla eso, pero en referencia a tarjetas de crédito y ese tipo de cosas. Ahora bien, de que yo soy yo, no tengas dudas. Si otro Liborio puede copiar mi estilo, entonces sí que la cosa se pone fea.
        Por ultimo, Omar, no te falta razón. Te equivocas en algo: No vivo en Miami, je je, sino en Hialeah!
        Ahora vas a decir: Caramba, Liborio, es peor!!!
        Saludos.

    • Liborio, gracias por pensar que puedo estar entre aquellos que perduren.

      Ahora bien, me resulta un poco raro eso de que alguien te está suplantando. Sería lógico, digamos, si él escribiera un comentario y tú ripostaras diciendo que ese no eras tú, y él dijera que tú no eras tú, etcétera. Pero no ha sido así: durante un par de semanas, por lo menos, el falso Liborio escribió a sus anchas. ¿Dónde estabas tú entonces? Y ahora apareces tú y él calla de repente… ¿No nos encontraremos más bien ante un caso del Dr Lyborio y Mr Hyde?

      E.

      • La respuesta es simple: No entro todos los días al blog. Es más, a veces no tengo ni tiempo ni ganas de conectarme. El trabajo en estas latitudes se convierte en un agujero negro donde corres el peligro de hundirte si decides asomar las narices. Pero es justo y necesario. Al menos por ahora.
        Reviso con detenimiento mi cuenta de correo electrónico y aún no consigo entender qué pasó, aunque resulta obvio que jamás escribiría una palabra obscena (y mucho menos mal escrita). Alguna explicación habrá, sin dudas, pero nada debería extrañarnos en una red saturada de identidades falsas, alias y “troles”.
        Saludos.

        PS: Por cierto, perdona mi ignorancia, pero no sabía que los cortos de Nicanor pueden verse libremente en YouTube, sin censura ni costo!

  2. Kamikaze dice:

    Esos comentarios soeces fueron de un Liborio de segunda mano, no del auténtico de acá del blog. En cuanto a los cómicos cubanos actuales pienso que acaso trascenderan Doimeadios y Pánfilo; no estoy muy actualizado en el tema pero realmente en Cuba en estos momentos creo hay una marcada preferencia por el humor chabacano, con un doble sentido realmente “cochino” (síntoma de anorexia cultural) ejemplo de ello el Robertico. De los clasicos de la comedia para mi gusto nadie supera a Chaplin y a los hermanos Marx, sencillamente geniales en toda época.

  3. Lunesderevolucion dice:

    Eduardo estos no son tiempos de estar hablando de comicos capitalistas ni nada que se le parezca, son tiempos de consagrarnos a las tareas revolucionarias ahora que estamos negociando con el enemigo. Hay que estar ideologicamente bien definidos y no podemos darle pie a la gusanera que opina en este blog. Tu eres uno de nuestros intelectuales comprometidos con la revolucion, el socialismo y los ideales de nuestro comandante invicto. Todo lo del capitalismo es diversionista y producto de las sociedades buerguesas.

  4. Felipe Brito dice:

    Todavía queda buen humor cubano, vean la obra “Oficialmente Gay” escrita por Alexis Valdés. Los actores de lo mejor en Cuba, Mijaíl Mulkay, Jakelin Arenal, Albertico Pujols, Orlando Casín, Carlos Cruz y Yubran Luna. Teatro Trail de la calle 8 en Miami.

    Estoy absolutamente seguro que el bloguero la disfrutará muchísimo cuando la vea.

    • Alache dice:

      Lo dudo Felipe, recuerda que El Trail esta en la esquina del Versailles y al globero ese sitio le da pica pica.
      Por otro lado….!Que clase de inglich mete el puntico!,, se echa las peliculas de Abbot y Costelo en Chesperiano y hasta logra dicernir “el acento italiano de Costelo”, jajaja, !hay que ser come p…..a!.

      • Mr. Ladilla dice:

        Pero mi estimado Alache, todavía no entiendo como los que frecuentan este bodrio no se han percatado que el bloguero (o globero como dice ud) tiene la cara de ladrillo. Y hasta habla ingles fluido y todo. ¿Ese no es el idioma del imperio revuelto y brutal? O lo aprendió en su sempiterno jineteo intelectual.

    • Mr. Ladilla dice:

      Y dice Felipe Brito: “Vivo en Miami, no en el exilio. Con eso lo digo todo. (…) Pero soy masoquista, cada día leo el Granma, buscando ver si cambian en algo, para cada día sufrir la misma decepción (…) los que estamos fuera queremos saber de Cuba (…) Hoy leí en Granma un articulo sobre Martí (…) Algún día nos volveremos a ver en La Habana, pudiera ser aquí, por que no, pero preferiría que fuera en La Habana (…) Sigue como vas, te admiro mucho por los cojones que tienes”…Fin de la cita.

      Pregunta: ¿Y este llantén a que viene?…o es enamoramiento. Y lo del Granma definitivamente es un problema psicológico grave. Solo un recordatorio a Brito, ya existe la repatriación.

  5. juan varela perez dice:

    Y la ortografia? Bien, gracias. Reparen en esta perlita “(…) es un camino que quedó cegado, trunco (…)”. El que está cegado es el bloguero que no sabe que la palabra es segado o sesgado, la que prefiera. En fin…

    • Mr. Ladilla dice:

      Pero mi estimado Varela que podremos esperar de un individuo que nace en Moscu y crece bajo la enseñanza de los maestros emergentes fabricados en tres meses. Esos son los intelectuales que proliferar por la isla, definitivamente de sobaco. Versión masculina de Wendy Guerra.

    • cegar.

      (Del lat. caecāre).

      1. tr. Quitar la vista a alguien.

      2. tr. Dicho de una luz repentina e intensa: Dejar momentáneamente ciego a alguien. U. t. c. prnl.

      3. tr. Turbar la razón, ofuscar el entendimiento. U. t. c. intr.

      4. tr. Cerrar, macizar algo que antes estaba hueco o abierto. Cegar una puerta, un pozo, una cañería. U. t. c. prnl.

      segar.

      (Del lat. secāre, cortar).

      1. tr. Cortar mieses o hierba con la hoz, la guadaña o cualquier máquina a propósito.

      2. tr. Cortar de cualquier manera, y especialmente lo que sobresale o está más alto. Segar la cabeza, el cuello.

      3. tr. Cortar, interrumpir algo de forma violenta y brusca.

      Dice la frase: “es un camino que quedó cegado, trunco”

      Creo que la cuarta acepción de “cegar” (cerrar) deja ver que no hay falta de ortografía. También procedería la tercera acepción de “segar” (cortar), pero entonces lo de “trunco” sería cuando menos redundante. “Sesgar”, en tanto corte oblicuo, ya no resulta tan pertinente.

      Saludos.

  6. Aquiles Baeza dice:

    La ventaja de tener tanto pajizo mediocre comentando aquí es que, por muy malo que sea el post, siempre va a estar mejor que los comentarios.

  7. juan varela perez dice:

    Si no fuera por los comentarios (algunos) esto seria el blog de Wendy Guerra, como diria el amigo Ladilla

  8. juan varela perez dice:

    Pues sí, mi estimado Charlitos. 10 entradas y siete comentarios. No logro entender por qué El Mundo no ha cerrado esa cosa. Y según la señora es poetisa, novelista y cineasta…Debo reconocer que al lado del bloguero, este es Jorge Luis Borges cruzado con Orson Welles.

  9. Mr. Ladilla dice:

    Mi querido Charlitos ¿deprimente el blog de Wendy? Creo que eso y mucho más. Pero se me ocurre tratar de establecer similitudes y diferencias entre el bloguero y la tal Wendy, los dos “intelectuales” de sobaco. Vamos a ver.

    Similitudes: Ambos han escrito libros de quinta categoría que nadie lee, escriben con faltas de ortografía (Wendy peor), realizador y actriz de pacotilla respectivamente, los dos se creen dos personajes importantes, ambos son vagos consuetudinarios que se dedican a la caza de viajecitos parásitos y por supuesto aferrados a vivir en la cochambre por tal de no tener que cogerla, porque con los talentos que poseen solo servirían para lavar platos en La Carreta de la 8.

    Diferencias: El bloguero ha intentado con gran ahínco e infructuosamente de conseguir la residencia en otro país y la “poetisa” ya viaja con pasaporte frances, vaya ud a saber como lo consiguió. Ella ha tenido parejas más o menos estables y a él no hay mujer que le aguante (¿será el aspecto?). Ella ha podido vivir de los desnudos y los cuadros lésbicos (en Cuba se le llama omelette) sin embargo con el aspecto antihigiénico del bloguero y esa panza, si se desnuda no le dan ni quilo prieto. Ella vive en un apartamento (heredado) con cierto confort, el bloguero en un cuchitril de mala muerte aunque es el realizador de una de las 100 mejores películas hispanas de todos los tiempos.

    Pero en fin los dos tienen la cara hecha de un material indescifrable que posiblemente se sepa cuando se reciba la información final sobre la exploración que realiza Nuevo Horizonte en Plutón.

  10. Abel Lloret dice:

    Aunque el frecuente uso en las redes la ha convertido un poco en cliché, no deja de ser siempre oportuna esta frase (resumida) de Eleanor Roosevelt, sobre todo para el ya habitual estercolero que cree insuflarle vida e interés a este blog con sus ya predecibles y aburridos comentarios cargados de mezquinas referencias personales, que sólo degradan a quien las emite. Muchos lo preferirían (al blog) totalmente carente de comentarios antes que gastar un átomo de retina en seguir leyendo uno sólo de éstos. Lo malo es que esos muchos que a veces quisieran comentar optan por no hacerlo (error), por no verse insertados entre ese persistente estiércol, y se pierden aportes, o buenos intercambios, sensatos, serios, como antes los había, tanto de partidarios como de oponentes y críticos al dueño del blog.
    La frase:
    “Las mentes grandes hablan de ideas.
    Las mentes medias discuten sobre acontecimientos.
    Las mentes pobres hablan de los demás.”

  11. Abel Lloret dice:

    Hay otros que consideran “The General” como la mejor película de Buster Keaton.

    Una de las cosas que más me gustó de “The dreamers”, además de como película en todo sentido, fue la bella Eva Green totalmente encuera en gran cantidad de escenas.

    Y ya que caí sin quererlo en el encuerismo, bro, si también te gusta lo erótico-porno silente, no te pierdas “The good old naughty days”, francesa. Una especie de 12 cortos silentes, mayormente de los 20’s, destinados a ser mostrados en las salas de espera de los burdeles de París de aquella época. Involucra también monjas, sacerdotes, y una adaptación porno de la ópera “Madame Butterfly”; vaya que tiene también su arte. Fue estrenada en 2002, y hasta seleccionada para el festival de Cannes de ese año. El título original francés es “Polissons et galipettes.” Y los hetero que están actualmente sin damisela no se van a arrepentir, porque las escenas lésbicas están para disparar el Apollo XI en misión lunar.

  12. Para terminar con el asunto de los comentarios hechos en mi nombre. Encuentro el siguiente mensaje en mi buzón de entrada:
    Hola, Liborio:
    Tu cuenta de Google, libomen95@gmail.com, se ha usado recientemente para iniciar sesión en Internet Explorer con un dispositivo Windows.
    ¿Alguien puede ayudarme a dilucidar qué significa?
    Solo quiero demostrar que no soy un “Dr Lyborio y Mr Hyde”.

    • Giovanni dice:

      Que alguien entro en tu cuenta de correo por que conoce tu password desde una PC que no es la tuya y algunos navegadores emiten esa alarme. Mozilla por ejemplo.

  13. Mr. Ladilla dice:

    No se ofenda ud mi estimado Liborio pero es patética su versión “light”, pero además si le ha ido tan mal en Hialeah pues le recuerdo que ya existe la repatriación. Y a los que vivieron en Miami “casi sin guaguas, metrorail de una sola linea, carro obligado” y les fue tan mal debe haber sido porque son unos vagos con muy poca aptitud para prosperar con el sacrificio personal y mucha aptitud para estar como el pichón con la boca abierta a ver que le cae en el pico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s