LOS AUTORES QUE NO

Publicado: 17-11-2015 en Sin categoría

me gustan, aunque sean tenidos por buenos, son unos cuantos. En el cine: Pasolini, Antonioni, Terrence Malick… Los dos primeros me aburren, el tercero me parece inflado.

También me sucede con escritores: Hermann Hesse, William Faulkner y, oh herejía, Cortázar. Hace años, una amiga me recomendó 62 modelo para armar, diciéndome: si no te gustan los otros libros del gran Julio, te gustará este, es el más ligero y comprensible. Me lo agencié en Europa, y… terminé regalándoselo por su cumpleaños, y preguntándome, si era esto lo que tenía por ligero y comprensible, qué llamaría ella denso y complicado.

En música, me intoxico rápidamente con el punk y el thrash. No soporto el flamenco ni el guaguancó. La banda sonora del infierno, en lo que me toca, pueden integrarla The Ramones y Camarón de la Isla.

No se trata de que sean malos. Si alguien tiene un problema aquí, si alguien tiene que demostrar algo, evidentemente soy yo y no Antonioni o Cortázar. Lo que ocurre es que no me entran, y punto. Si para ser un intelectual cien por ciento hay que conocer a todo Hesse o poner los ojos en blanco ante la espiritualidad de Malick, pues paso de la intelectualidad cabal, esa que, como ha señalado alguien, nunca lee a los clásicos, siempre los relee.

Autores hay que no me gustaban y fui aceptando con el tiempo. Es raro, al crecer uno se va volviendo resistente al aprendizaje, pero puede ocurrir. De otros me he sonado disciplinadamente su mejor obra, y ni así. No puedo con ellos. Y, en cambio, hay muchos autores que sí me gustan y ni con tres vidas sucesivas bastaría el tiempo para disfrutarlos.

P.S.: Recomiendo el tercer disco en solitario de Keith Richards, Crosseyed heart, editado hace un par de meses. Es un resumen de los ingredientes que Keef ha sabido aportar al sonido Stones: blues a lo Robert Johnson, soul, country, reggae… Para no perderse los temas Lover´s plea, Illusion (con Norah Jones como vocalista invitada), Robbed blind y, sobre todo, el que da título al álbum.

(17 de noviembre 2015)

Anuncios
comentarios
  1. juan varela perez dice:

    Para ser un intelectual, primero, no se puede decir cien por ciento, sino ciento por ciento. Dixi

  2. Mr. Ladilla dice:

    ¿Hay algún intelectual por aquí? Que alguien me saque de dudas. Porque si filmar peliculitas de quinta, escribir libros con tiradas de 100 ejemplares cuando más, estar graduado de Historia del Arte (que es lo mismo que no estar graduado de nada, carrera que es un globo) entonces cualquier lector de pacotilla se puede considerar un “intelectual”. Lo que me sorprende es que al bloguero intelectual y autor de una de las 100 mejores películas de habla hispana no le hayan dado la residencia española aunque estuvo más de un año tratando de conseguirla. Aparentemente los españoles mucho talento no le vieron al “intelectual” de sobaco. Definitivamente el caso del bloguero serviría como base material de estudio en psiquiatria.

  3. Abel Lloret dice:

    Aunque me asquee escribir en la misma frontera de la mierda, sólo quiero compartir, para otros, lo que dice el Diccionario panhispánico de dudas (2005) con respecto a la fórmula “por ciento” y sus empleos.
    [….] Pero cuando el porcentaje expresa totalidad son igualmente válidas las expresiones ciento por ciento (preferida en América), cien por ciento y cien por cien (preferida en España): «A cada gambeteador se le exige el ciento por ciento de eficacia» (Cappa Intimidad [Arg. 1996]); «Utilizar este recurso natural en el cien por ciento de los casos es una necesidad imperiosa» (Mendoza Niñez [Perú 1994]); «El calor es pegajoso, la humedad del cien por cien» (Sierra Regreso [Esp. 1995]). […]

    El señalado “pecado” de Eduardo contra la intelectualidad, parece ser una pandemia entre la intelectualidad de la Madre Patria.

    Que la Real Academia Española sugiera como los correctos ciertos empleos de vocablos y frases contrarios a los impuestos por el uso, no significa que “excomulgue” muchos de estos últimos. Así, ya acepta también, desde hace mucho tiempo, el empleo del artículo femenino en “interrogante” (la interrogante), cuando en un principio sólo se consideraba correcto el masculino. Otro caso es el de “asumir”, que en español siempre tuvo únicamente la acepción de “tomar para sí”, “hacerse cargo”, refiriéndose a una tarea o responsabilidad; y por extensión, la de “aceptar” o “reconocer”; pero nunca “suponer” ni “dar por sentado”, que se fue introduciendo y aceptando por influjo del “assume” del inglés. Yo prefiero seguirlo relegando al significado original castellano, pero todo es a gusto de cada cual. Ahorita oficializan la barbaridad del “aplicar” por “llenar solicitud” ( “to apply”) para un trabajo, que entre la población hispanohablante de E.U.A. sería ya contraproducente corregir. Y muchas más.
    Que cosas como estas ocurran en el ámbito natural de ese engendro llamado “spanglish”, o en la colisión forzosa de idiomas, donde es invasivo el castellano, es algo inevitable. Mas tal bestia no debería contaminar nuestra lengua, donde es oficial, hasta el punto de seguir relegando al cajón de los recuerdos muchas palabras naturales castellanas que ya parecería “cheo” emplear, y una cruzada inútil tratar de reintegrar al uso cotidiano. La justificada preocupación que en un post anterior planteaba Eduardo sobre este tipo de penetraciones modificadoras (en el caso específico de Cuba) se hace eco en muchos de nosotros aquí, que, en lo tocante al idioma no queremos ver esa bella y potente lengua que es el español (para mí la más noble y bella del mundo), entregando sus ricas palabras por equivalentes de idioma extranjeros. Del habla cotidiana ya desaparecieron prácticamente “torta”, “boleto” y espectáculo”, en favor de “cake”, “ticket” y “show” respectivamente, por citar unos pocos ejemplos. Con la gringofilia de los cubanos y la reciente apertura, que no se lamenta para nada, esta tendencia parece que no irá sino en aumento. El español se merece sus quijotes y sus cruzados. Que nunca deje de haberlos.

    Y recuerden comentaristas, no se abstengan de comentar y aportar cuando así lo deseen, por el hecho de que el post se llene con los mismos comentarios del mismo grupito de siempre. La calle no debe dejarse a los delincuentes, ni Paris a los terroristas.

  4. Correcto, Abel. Yo, que estoy en Miami, no dejo de asombrarme con la manera de hablar acá, tan igual y tan distinta a la de La Habana. Al cubano de Miami se le friza el display y, por supuesto, no imprime sino printea… La RAE tiene un arduo trabajo por delante, según aparezcan nuevos verbos y se modifique el contenido de los ya existentes.
    Sin embargo, no alcanzo a comprender el significado del post… Es decir, a todos nos ocurre algo parecido. No nos “entran” determinados autores y amamos a otros sin motivo aparente.
    “El Lobo Estepario” de Hesse es una joya y la música de Keith Richards (dentro y fuera de los Stones) es un bodrio. Mira cuántas diferencias con el autor del artículo.
    And yet it moves!

  5. Abel Lloret dice:

    Bueno, me fui del tema del post. Sin mucho tiempo para más por el momento. A mí de Hermann Hesse, de quien leí tres o cuatro obras, sin ser tampoco precisamente un fan, la que recuerdo con más agrado es “Siddhartha”, la de la historia de Buda. Excelente. Otra joya.

    • Mr. Ladilla dice:

      Bueno perfeccionista del habla hispana, si no te gusta la “gringofilia” que haces viviendo en gringolandia. Deberías irte para Cuba a enseñar español que bastante falta hace, porque la verdad que oir hablar a un cubano de última generación más que articular palabras lo que parece que tiene en la boca es una pelea de perros. Así pasarías a la historia como el redentor del lenguaje y el bloguero como el “intelectual comandante”.

  6. Gracias, Abel, por compartir la explicación del “Diccionario panhispánico de dudas” con la que estoy de acuerdo al cien por ciento.
    Recuerdo que en los días en que estudiaba Historia del Arte no sólo había autores cuyo conocimiento se debía presumir para ser considerado un “intelectual cabal”; también estaban aquellos de los que era preferible renegar en público para conservar ese título. No haber leído a Lezama era tan cuestionable como dedicarle tiempo a cualquer bestseller de Ken Follet o a las películas del sábado por la noche.

    • Mr. Ladilla dice:

      Otro graduado de Historia del Arte que es lo mismo que no tener oficio ni beneficio. Dios los cria…

    • Abel Lloret dice:

      Vale Luis Felipe. Y también había quienes sólo se aprendían los nombres y títulos de obras de aquellos autores imprescindibles para la “intelectualidad cabal”; aquellos con cuya sola mención sabían que aportaban un sofisticado caché a las conversaciones, como Nietzsche, Freud y otros. Yo también disfruto de algunos bestsellers modernos, si me atrapa la historia y están bien escritos, además de por la aventura misma, como es el caso de “La Cena Secreta” de Javier Sierra, y los de Arturo Pérez-Reverte, sobre todo los del “Capitán Alatriste”. Me enteré de que se filmó una película en Europa, pero aquí, a Gringolandia, nunca la trajeron. Seguro que no tiene suficientes mataderas, desastres, ni sexo.

      • Mr. Ladilla dice:

        ¡ Coño !, yo pensaba que el único intelectual de sobaco que había por este barrio era el bloguero. Ya veo que pululan como las moscas.

      • Saludos, Abel. Yo vi la versión española de Alatriste, con Viggo Mortensen. Normalita. Pero también me gustan otras cosas de Reverte, como La carta esférica.
        El post es acerca del gusto, y la intelectualidad asumida por algunos como una militancia que te obliga a sacrificios. Ni todo lo tenido por clásico es delicioso de leer (aunque sea bueno), ni lo despreciado por ligero es forzosamente insustancial. Me alegra ver que Felipe y tú mantienen la cordura.
        Un abrazo
        E.

  7. charlitos dice:

    No me canso de leer esta joyita de Eduardo que en lo politico es mas subversiva que Monte Rouge y Epica, y en lo literario solo es superada por el prologo de “La Tournee de Dios” de Enrique Jardiel Poncella . Sabe Dios cuantos cubanos compulsados por esta interpretacion de “La vida en USA”del bloguero, se han lanzado al mar en cualquier artefacto con tal de llegar a la yuma , comprar casa y carro, comer como Dios manda , viajar en crucero y tener de cuanto chisme electronico aparezca, aunque lo esten pagando cuarenta años.

    Y dice Eduardo:
    ““Desde mi punto de vista, los ciudadanos de cualquier democracia del Primer Mundo son esclavos en cierto sentido. El Poder no necesita confinarlos, pues viajen cuanto viajen y hagan lo que hagan sabe que consumirán sus productos, reproducirán las opiniones aparecidas en sus medios, se ajustarán a lo que se espera de ellos, los mantendrá controlados con Facebook y los teléfonos móviles, y regresarán pronto de vacaciones para seguir trabajando muy duro y pagar los plazos del carro y de la casa, pues se pasan la vida endeudados. En todo caso, podrán decir que esa es su esclavitud favorita.”

    E.

    • charlitos dice:

      Aaaaaaaaaaaaaaaaah y tengase en cuenta que esos esclavos del primer mundo son los que costean los viajes y las dietas del bloguero , con lo que obviamente se endeudan un poco mas y se les hace mas “cara” la Amistad de Eduardo.

  8. Carlos dice:

    Es bueno el punto de vista de disentir del gusto tenido por clasico. A todos nos pasa igual. Pudiera poner el peor de los ejemplos. No me gusta la literatura de Jose Marti, al que por cierto muy pocos leen. La unica novela que hizo la desestimo el mismo, de las obras de teatro ni hablar. De la poesia, es lo mejor, pero en ese caso el problema mio es con el genero. La poesia del suizo que lanza sus hijos al poso, es sencillamente…
    Sin embargo, autores cubanos mucho menos conocidos me parecen geniales, mencionaria a Loveira con Generales y Doctores. Recomiendo un libro sovietico llamado la Opcion de Bondariev, o las Aventuras de Werner Holt de Dieter Noll.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s