BARS

Publicado: 22-11-2015 en Sin categoría

Hace un rato fue la premiación del 16 BARS. Las obras justaban en una de tres categorías: Cortometrajes, Competencia Iberoamericana, Competencia Internacional. Omega 3 se medía en la Iberoamericana con otras dieciséis películas de Argentina, España, México, Brasil, Venezuela, Colombia, Perú y Chile. En esta categoría se dieron cuatro premios: Mejor Edición, Actuación, Dirección y Mejor Película. En Actuación (que no estaba dividida en masculina y femenina) el jurado, excepcionalmente, otorgó dos menciones; dicho de otro modo, hubo seis distinciones para diecisiete películas en la Competencia Iberoamericana.

Dailenys Fuentes obtuvo una de las seis: mención a Mejor Actuación por su trabajo en Omega 3.

Ayer, el periodista Agustín Argento había señalado:

“[…] el fuerte de la producción radica en la calidad actoral de Carlos Gonzalvo (un combatiente vegano), Dailenys Fuentes (una policía que come productos de granja) y Omar Franco (sic) (un general del ejército macrobiótico), junto a un ritmo narrativo que no decae y mantiene la tensión […]”

Es un modesto premio, pero premio al fin y al cabo. Me alegro por Dailenys, que se lo merece, y por la película, que como ha ocurrido en los festivales precedentes, ha ganado un puñado de seguidores, pocos pero incondicionales.

De lo visto en el BARS, recomiendo la canadiense The editor, de Adam Brooks y Matthew Kennedy (ganadora en la Competencia Internacional) una ingeniosa parodia al gore y al cine italiano en la cuerda de Fellini, y la argentina Resurrección, de Gonzalo Calzada, gótica por los cuatro costados.

(21 de noviembre 2015)

Anuncios
comentarios
  1. Felicidades a Dailenys por esa mención, y a Eduardo por la parte que le corresponde. La dirección de actores, el hacerlos dar lo mejor de sí a la hora de construir y meterse en la piel de un personaje, no es tarea menor cuando se dirige una película.

  2. Mr. Ladilla dice:

    “Junto a un ritmo narrativo que no decae y mantiene la tensión”…Eso si es verdad, en los primeros minutos hay un poco de tensión pero después el espectador cae en un sueño profundo, la película es un verdadero somnífero.

    “Es un modesto premio, pero premio al fin y al cabo”…Un buen consuelo, el premio de un festival de barrio para una peliculita de quinta. Ya me enteré que la película (si a ese engendro se le puede llamar película) tuvo gran aceptación entre seis vecinos de Recoleta y cuatro de Constitución, todo un éxito. Por cierto bloguero se puede saber, vaya si no es indiscreción, de cuanto fue la dieta que te dieron para sobrevivir estos dias en tu viejecito parásito.

  3. Alache dice:

    Los viajecitos, los viajesitos…..

    En la entrada de un cuchitril aparece esto…….
    Buenos Aires Rojo Sangre film festival
    November 19 at 9:15am · Martínez, Argentina
    Hoy función en el ‪#‎BARS16‬ Omega 3 con la presentación de su director, el cubano Eduardo del Llano.
    La primera película cubana de ciencia ficción, Omega 3, plantea un futuro donde la “militancia gastronómica” se fue de mambo talibanizando a los grupos más fundamentalistas de la alimentación, desarrollando una guerra mundial entre los “cars” (carnívoros), los “macs” (macrobióticos), los “olis” (ovo lácteos) y los“vegs” (vegetarianos).
    Una buen oportunidad para venir al festival, hacerle el aguante a alguien que vino de muy lejos y, de paso, descubrir como se labura el cine en otros rincones de américa latina.
    http://www.cubatv.cu/…/omega-3-

    Ni ellos mismos se explican como se aparece de tan lejos a un festival tan de cutre (que apenas va a descubrir como se hace cine en otros paises de America Ltna), un tipo con una peliculita, lean esta parte…..”para hacerle el aguante a alguien que vino de muy lejos}. Sin dudas son buenas gentes JAJAJAJAJA

  4. Mr. Ladilla dice:

    Bloguero te recuerdo que mañana 23 regresas al cuchitril donde vives. Imagino que extrañarás las carnes argentinas, la internet y la falta de apagones. De nuevo andar la Habana a pie, hablando solo y esperando por el próximo tonto útil que te pague unas vacaciones en festivaluchos de barrio.

  5. EER dice:

    Esta el imbecil aqui que da al cuello, acompnhado del los pequenhos de alma. A mi no me gusto Omega3 y acaso eso me da derecho para ofender a alguien que crea de acuerdo a su credo y fiel a su propia consigna ? Hay festivales chiquitos si estan hechos con deseo y vena genuina por el arte ? O es que lo grande es solo lo vacio que se disfraza de oropel u oculta el snob, en esta lamentable civilizacion del espactaculo? Le deseo a Eduardo el mayor de los exitos en esa pelicula y otras por venir. Con mas razon por que no me gusto, le deseo que, al margen de mi muy particular gusto y opinion, Omega 3 siga su propio vuelo y que esa tropa de seguidores incondicionales crezca con gente genuina.
    Saludos
    E.

    • Gracias. Lo valoro todavia mas porque no te gusto Omega 3, una ilustracion de que no hay que coincidir en todo: mientras haya buena onda y respeto, la diferencia vale. Nada que ver con la miseria humana, la bajeza y la mariconeria -como actitud, no como orientacion sexual- de los descerebrados del Club. Gracias por hacerme el aguante, que aca en Argentina significa, simplemente, apoyar o respaldar a alguien.
      Un abrazo
      E.

  6. ledesmadav dice:

    La película puede o no gustar. Claro, cuestión de gustos. A mí tío el desempleado le gusta el batido de fruta bomba con leche en polvo. Mi otro otro tío, que es ciego, prefiere el batido de plátano burro en estray. Felicidades a Dailenys y a ti, Eduardo.

  7. Los premios son el pedigrí una película, lamentablemente. “Omega 3” tiene valores suficientes pero no le sobra que de vez en cuando le caiga algún que otro reconocimiento (sin distinguir categorías).
    Vale, felicidades a sus realizadores (Eduardo del Llano encabezando la lista).
    Saludos.

  8. O. Romey dice:

    No he visto aún Omega 3, pero vengo a aportar mi satisfacción ante el simple hecho de que un coterráneo mío haya sido premiado, en cualquier certamen de cualquier lugar del mundo.

    Es un agrado que nace solo, sin fanatismos ni amplificaciones hipócritas, pero con un sabor de sana complacencia, como cuando triunfa un deportista nuestro, o cuando uno descubre un barcito cubano allende los mares.

    Ante hechos así, tan enfermizo es postrarse y cantar el himno nacional, como renegar de ellos y minimizarlos con amargura gangrenosa.

    Aplaudo entonces. Espero ver Omega 3 algún día y diré más.

    En cambio, he visto recientemente dos cortos, Épica y Pas de quatre.

    En Épica la historia tiene una progresión fenomenal. Logra atrapar y convencer. Excelentes su puesta en escena y su fotografía. Está de premio en más de una categoría.

    En alguno de los comentarios de un post anterior, leí la agudeza de la referencia final a las reuniones en la Biblioteca Nacional. Sin embargo, a mí me sobra. O mejor dicho, me incomodó el fade de sonido. Me hubiera gustado un cierra más preciso. Quizás me bastaba con que Nicanor renunciara a su propósito original y se quedara con Virgilio. Volver a sentarse a la mesa es un final preferido.

    Creo que es una película hecha con un rigor sabroso, casi arrollador, como para que no queden dudas de que es la mejor de la saga.

    Sin embargo, para mí Pas de quatre la superó con el guión más redondito (de los cortos de Nicanor que he visto).

    Mientras que en Épica hay un “más allá” del desenlace, que nos estremece porque es donde cambia (o pudo cambiarse) la historia, en Pas de quatre esa sacudida queda dentro, en el puntillazo de su final: una lección a nuestra sociedad que vale más que mil discursos. Yo lo pondría en las escuelas.

    De haber tenido el meticuloso trabajo visual de Épica, habría sido muy difícil de superar. Para mí, Pas de quatre es la historia que mejor cierra, un tema pendiente en el cine cubano. Felicitaciones por ambos cortos.

    • Pues compadre, no vas nada descaminado: la verdad es que por un tiempo consideramos que Épica terminara cuando Nicanor se sienta y se quita el reloj, gesto inequívoco en el sentido de que manda al carajo su cita con la Historia. Pero luego pensamos que hay finales secos y rotundos como un puntillazo (Pas de quatre sería un buen ejemplo) y otros que permiten una pequeña coda; ahí incorporamos el texto final de Nicanor, parcialmente en fade sonoro, pues nos gustaba el texto de la canción que Frank escribió especialmente para la película, y que la canción dijera lo que no escuchamos decir a Nicanor, para reforzar la sensación de que el Virgilio posterior, el que conocemos, es el resultado de esa conversación.

      Y Pas de quatre tiene, en efecto, algunas imperfecciones técnicas (sobre todo en la escena final, con dos o tres bocadillos levemente asincrónicos que no conseguimos solucionar). Sin embargo, tiene un cuidadoso trabajo digital, no sólo para introducir el paisaje de fondo a lo largo de toda la película (pues en realidad el auto estuvo parqueado todo el tiempo en el estudio de Cubanacán del ICAIC) sino para hacerlo al modo de una película vieja (digamos, North by northwest de Hitchcock), pues tanto en eso, como en el tono sepia empleado en la corrección de color o en cierto flickeo de la imagen, queríamos darle ese tono de película de los años cincuenta o sesenta, afín con la edad del auto y lo absurdo del tema. En resumen, que aunque su trabajo visual tal vez no resulte tan impactante como el de Épica, su mérito tuvo.

      Gracias por tu opinión. Es reconfortante ver que algunos comentarios proponen verdaderos debates sobre temas artísticos, en contraposición a tanta crispación barata.

      E.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s