MI COMUNISMO

Publicado: 08-12-2015 en Sin categoría

El pensamiento personal es contradictorio, evoluciona, aunque raramente como un todo. Así, su expresión en ensayos o entrevistas varía, a menudo por causas tan sencillas como el estado de ánimo del emisor, las noticias del día o lo que entendió o consideró oportuno entender el periodista. En una entrevista que me hicieran para la La Jiribilla en 2005, y a menudo esgrimida como si fuese la única entrevista que hubiera concedido en mi vida, definí mi filiación de izquierda y dije que no se me ocurriría atacar a la Revolución o a Fidel. Bueno, pues lo sostengo. Criticar a una y al otro sí, todo lo que me parezca necesario y me dicte la conciencia, pero el ataque, entendido como insulto y descalificación, lo evito siempre que puedo. El ataque excluye el diálogo y el análisis, y coloca el enfrentamiento en un plano lamentable.

¿Qué es la izquierda? El mundo actual es pragmático, desmemoriado, se enorgullece de su cinismo. Una de las ventajas que llegan con la edad es la posibilidad, más que de recordar, de poner las cosas en perspectiva. Creo que la Revolución fue necesaria. En el contexto de los años sesenta, devino ejemplo y modelo de gesta humana y antiimperialista. Como cualquier modelo, fue idealizado e imitado; cometió un montón de errores, muchos de ellos graves, pero el vector del desarrollo decididamente apuntaba en su dirección, y siguió haciéndolo por un tiempo. Voy más lejos: si ahora una máquina del tiempo me llevara a 1957, probablemente me iría a la Sierra a unirme a los rebeldes, aun sabiendo todo lo que ocurrió después. Tal vez no tuviera los cojones para hacerlo, eso nadie lo sabe de antemano, pero desde luego es donde querría estar.

¿Qué es la Revolución, ahora? Hace poco terminé el estupendo libro El 71, de Jorge Fornet, un retrato de ese año clave para la historia reciente de Cuba. Al leerlo, se infiere que ese fue el momento en que la utopía dejó paso a la rigidez. Otros sitúan ese momento en 1976, cuando entra en vigor la nueva Constitución y la Revolución se convierte en establishment. En cualquier caso, lo que tenemos ahora es un Estado conservador y reluctante al cambio, que sólo acepta en dosis mínimas e impostergables. Un Estado que constantemente parece arrepentirse, reconsiderar cada paso adelante, para compensarlo a menudo con dos pasos atrás. A veces le seguimos llamando Revolución, otros jamás han dejado de nombrarlo régimen o dictadura, muchos recurren a un concepto de máxima generalidad y lo denominan, simplemente, la cosa. Lo irónico es que hace tiempo alcanzamos un punto en que se es más revolucionario cuanto más inconforme con la Revolución.

¿Qué es el comunismo? ¿La seguridad social en Dinamarca? Resulta indiscutible que todos y cada uno de los intentos de erigir una sociedad socialista eficiente han fracasado, y que fracasan menos aquellos que más se entreveran con estructuras económicas capitalistas. ¿Significa eso que habría que desechar definitivamente esa vía, o sólo que es preciso reformular métodos y estrategias? En definitiva, tampoco es que la democracia capitalista lleve el planeta a mejor, que funcione en la mayoría de los países ni que resuelva, dentro de un país dado, los problemas esenciales de toda su población, aunque ha sido tremendamente eficaz en hacerle creer que sí, que eso es lo que hay, así que sólo queda resignarse y abrirse un nicho a base de esfuerzo personal. La clase media, miope y adormecida, se lo traga; ¿cómo no va a hacerlo, si  acepta cosas como que los Estados Unidos invaden países para llevarles la democracia?

Milán Kundera sostiene que no hay nada tan aburrido como el paraíso comunista. Tal vez, si uno se guía por las imágenes kitsch de gente sonriente e indistinta que ofrecían el arte y la propaganda del socialismo real. En mi novela Bonsai, una comunidad imaginaria perdida en la geografía cubana construye un comunismo próspero y viable, no porque no cometan pintorescos y graves errores sino porque, de casualidad, le dieron la patada a la lata. En todo caso, veo el sueño de una sociedad justa, sin desigualdades de clase, pobreza o subdesarrollo como la búsqueda del amor personal: generalmente no encontramos jamás a nuestra media naranja cabal, pero la perseguimos siempre, o un buen tiempo, pues la insatisfacción no nos abandona. Así acabamos a menudo enredados en matrimonio con alguien que no es, pero se parece a ese quimérico alter ego, a la utopía; alguien con quien las cosas más o menos funcionan, bien que sin excluir el hastío y la mentira. Resignarse al matrimonio es comprensible; seguir soñando con la dama ideal, también.

(8 de diciembre 2015)

Anuncios
comentarios
  1. yola v dice:

    me encanta este artículo

  2. Mr. Ladilla dice:

    Asere me puedes explicar a que viene esta muela de la prehistoria a estas alturas con esa redacción ameboide, sin que al final se pueda entender que quieres decir. Por qué no te dedicas a hablar de cosas más actuales y dejas a un lado esa ideología trasnochada de lo que pudo ser y nunca fue. Creo que te hizo mucho daño nacer en Moscú y ver películas y muñequitos soviéticos. Con esas teorías quiméricas que a estas alturas nadie se cree, definitivamente estás para psiquiatria. Por lo demás, que si me entrevistaron, que si me alzaría en la Sierra, que si mi novela Bonsai, etc… ego patológico que no merece el menor comentario.

  3. juan varela perez dice:

    Dios mio, pero este individuo es un camaleon. Es que no admite el mas minimo análisis lo que dice; un insulto a la inteligencia. Me atrevo a asegurar que algo esta tramando. Si alguien lo duda aqui va el link de la entrevista.
    http://www.lajiribilla.co.cu/2005/n199_02/199_29.html

  4. Samuel Smith dice:

    Los veinticinco países más prósperos del mundo, entre los que se cuentan Dinamarca, Holanda, Noruega, Suecia, Finlandia, Corea del Sur, etc., Tienen en común varias cosas:

    1. El respeto irrestricto de la Ley. Nadie está por encima de ella.
    2. El respeto a los derechos individuales como premisa.
    3. El estado sirve a los ciudadanos, no se sirve de los ciudadanos.
    4. Los gobernantes son elegidos democráticamente y nadie es vitalicio en un cargo.
    5. La propiedad privada se respeta y protege.
    6. La libertad de credo e ideologías es protegida por la constitución.
    7. El estado mayormente no produce, permite y estimula la producción privada.
    8. La corrupción es mínima o casi inexistente en la sociedad. Se castiga severamente.
    9. La educación y su diversidad es un derecho y no un fin ideológico del gobernante.
    10. El Estado provee a los desposeídos, enfermos, y los que no puedan valerse por sí mismos.
    11. La salud es un derecho de todos. Lo cual no excluye los servicios privados.
    12. No existen “hombres fuertes” ni ungidos por el poder para “salvar” la nación.

    Pudiera enumerarte muchos principios básicos más de la democracia. Pero creo que son suficientes.
    Cuba en cincuenta y siete años de república, había logrado índices económicos y sociales envidiables. Su sistema democrático estuvo interrumpido por hombres como Menocal, Machado, Batista y finalmente, el que usted nunca “atacaría” que ha causado más daño que todos los demás juntos. No éramos un paraíso de virtudes, y habían muchas cosas que mejorar: una reforma agraria como establecía la constitución del 40 el país pedía a gritos, barrer con las Mafias y sus secuaces, la corrupción gubernamental, mejorar la educación y el acceso a la salud, pero eso no implicaba establecer una dictadura comunista que ha sumido al país una crisis económica y social que da grimas. No nos merecíamos tal cosa.

  5. Samuel Smith dice:

    En otro orden de cosas. Anda por ahí un video del G20 discutiendo su propuesta de Ley de Cine. Noté que usted estaba presente cuando Colina se opuso a la expulsion de Eliecer Ávila. Me gustaría saber su opinión sobre lo acontecido y si se llegaron a tomar acuerdos.
    Gracias.

  6. Joycetty dice:

    Coincido en la mayoría de las cosas que dices en este artículo. Soy cubana, vivo ahora en Ecuador, (espero que temporalmente) y acá lo que más me molesta es como todos me preguntan de Cuba, de Fidel, de la Revolución, algunos con simple curiosidad, otros con imágenes ya concebidas y solo me preguntan para ver ¨de que lado estoy¨. ¿En qué parte de La Habana vivías, en la vieja no, porque en la parte nueva solo pueden entrar los dirigentes? ¿Es verdad que en Cuba no hay tiendas? Estas son solo dos, hay muchas que hasta gracia me han dado, hay otras que me duelen porque las respuestas son positivas.
    Yo me alzo con la premisa de ¨no hablo mal de Cuba¨ y me guardo mis criterios, que creo no podrían entender. Pero lo que sí es cierto es el misterio que entraña para el resto del mundo esa Isla nuestra. Se puede ser de izquierda y Revolucionario y estar en desacuerdo con muchas cosas y reconocer muchas otras, no son más que conceptos y etiquetas preconcebidas desde hace muchos años.

  7. charlitos dice:

    Eduardo, tu “COMUNISMO” y todos los demas comunismos son una gran mierda y tremenda hijeputada que solo es buena para que la minuscula claque gobernante disfrute de privilegios como los que no tienen los hijos de los magnates capitalistas. Yo conoci muchos capitalistas y sus familias, pero ninguno disfruto de las prebendas de que hace gala Antonio el hijo del Viejo cochino e hijoeputa al que tu nunca tocarias ni con el petalo de una rosa. Por mi te lo puedes meter por donde te gusta y que lo disfrutes ,,,, como es habitual.

  8. Ivan dice:

    Me sorprende cuando un cineasta y amante de libros apoya un sistema de censura y prohibicion de la satira.

    • Mr. Ladilla dice:

      Ivan eso tiene una explicación muy simple, el cineasta amante de los libros tiene la cara de ladrillo, es un oportunista y vago consuetudinario con escaso talento para competir en un libre mercado donde los mediocres no tienen cabida. Porque con las peliculitas de lo peor y los libritos de cien tiradas que nadie lee, el único espacio que le queda en una sociedad de suficiencia es una bandeja de platos sucios en cualquier restaurante de cualquier ciudad. Y con lo vago que es me imagino que esa idea no le es muy atractiva, máxime cuando a base de lenguasos y guataquerías se la pasa vaciando los bolsillos ajenos para poder disfrutar de los viajecitos parásitos.

  9. juan varela perez dice:

    Ya lo veia venir en el comentario anterior: se esta curando en salud despues que olfateo la atomosfera en torno del foro de cineastas. Es un camaján.

  10. Eduardo dice, “si ahora una máquina del tiempo me llevara a 1957, probablemente me iría a la Sierra a unirme a los rebeldes, aun sabiendo todo lo que ocurrió después.” Y yo, guajirito bruto y siempre desconfiado digo: menos mal que dice “probablemente” porque sabiendo lo que pasó después, probablemente estuviesen solo él, Fidel y Raúl.

    • EER dice:

      Hola Eduardo,

      Yo te acompañaría y estoy seguro que mucha, mucha, mucha gente más también, muchos más que los que aqui ladrán. Y también estoy convencido que volveríamos a entrar un ocho de Enero a la Habana junto a la inmensa mayoría del país que si también supieran lo que pasaría después, volverían a apoyar a Fidel y la Revolución.

  11. Mr. Ladilla dice:

    Con el agradecimiento anticipado al amigo Varela por la información del link, se me ocurre hacer un resumen de las mejores perlas de una entrevista al bloguero que al leerla produce el efecto del jarabe de ipecacuana.

    – Le solicité a un amigo que revisara el sitio en Internet para saber cuál era el perfil editorial del mismo, porque si de pronto la página decía que estaba, por ejemplo, patrocinada por la Fundación Cubano Americana, por supuesto no había nada que hablar.

    – Los personajes pertenecen a la Seguridad del estado, lo que no quiere decir que uno se esté burlando de los Órganos de la Seguridad cubana como se ha dicho por ahí en algunos medios.

    – A mí no se me ocurriría nunca atacar a la Revolución, a Martí, Fidel, son cosas más sagradas. Todo el mundo sabe lo importante que ha sido el trabajo de la Seguridad cubana (…) La Seguridad (…) son la gente nuestra que han estado presos en las cárceles norteamericanas, por ejemplo, los Cinco heroes … Yo jamás juzgaría a la Seguridad cubana.

    – Yo puedo tener una u otra opinión sobre la realidad de mi país, pero no soy para nada gusano (…) yo desafío a cualquiera a que me encuentre algún tipo de conexión con Miami, con EE.UU., con la SINA, o con alguna organización o grupúsculo.

    – En una sociedad como la nuestra se tienen todos los derechos a hacer historias, incluso irreverentes.

    – Para la mayor parte del mundo es como una verdad de Perogrullo que Cuba es un estado policial, entonces creen ver en esto una confirmación, cuando es exactamente todo lo contrario.

    – Pero de pronto me sale un fervor patriótico cuando me encuentro con alguien que me pregunta si en Cuba sabemos lo que es una computadora, o si los cubanos podemos viajar…

    – Que yo haya asumido vivir en Cuba significa que me siento parte de la cultura de mi país. Es más lo que me gusta que lo que no.

    – Claro que es mejor tener mucha a tener poca, pero en otros países esto funciona de una manera saturadora, como tienen 300 periódicos en el día y no sé cuántas revistas, a la larga el ciudadano promedio lo que sabe sobre Cuba son los dos o tres titulares que les dio tiempo a leer.

    – Dentro de unos pocos días eso pasará, esas gentes de enfrente (Miami) se cansarán de hablar basura y pasarán a otra cosa.

    Por cierto el bloguero se refiere a la gente que vive en Miami con un tono bastante despectivo, a los que llama reiteradamente “gusanos”. Sobran los comentarios.

  12. Kamikaze dice:

    Voy más lejos: si ahora una máquina del tiempo me llevara a 1957, probablemente me iría a la Sierra a unirme a los rebeldes, aun sabiendo todo lo que ocurrió después… Perfecto, supongamos que Eduardo se fue a la Sierra y hasta sus grados se ganó; dónde estaría en noviembre de 2015, a qué se dedicaría?

  13. Alexis Torres dice:

    Filo, please,please, como vas a decir que te unirías a los rebeldes en 1957 aun sabiendo lo que vendría después…esa afirmación está totalmente descabellada. El remedio fué mucho, muchísimo, peor que la enfermedad. Yo no soy de extrema derecha ni nada por el estilo, y le veo bastantes defectos al capitalismo, pero no hay duda que lo que le ha pasado a nuestra isla en los últimos 50 y tantos años es penoso y muy triste, a pesar de todas las cosas malas que sucedían antes. Un abrazo, Alexis

  14. Dromedario dice:

    El bloguero esta apretando, algo anda mal con el bloguero para este post que huele a operacion limpieza.

  15. No voy a cuestionar las opiniones políticas del bloguero, no es mi problema.
    Pero esta afirmación es simplemente ofensiva: “…el ataque, entendido como insulto y descalificación, lo evito siempre que puedo. El ataque excluye el diálogo y el análisis, y coloca el enfrentamiento en un plano lamentable”.
    Ofensivo, porque eso fue exactamente lo que hiciste, Eduardo el Llano, cuando Orlando Luis Pardo Lazo se atrevió a criticar tu película. Lo menos que le dijiste fue pederasta (aún sabiendo que no lo es). ¿Por qué no atreviste a dialogar y analizar tus diferencias de criterio con el escritor disidente?
    En la era de Internet, Eduardo, es muy difícil ocultar el pasado. Por eso recuerdan tu legendaria entrevista para La Jiribilla. Por eso tampoco olvidaremos tu ataquito de culo contra Orlando.
    Saludos. Espero te vaya bien por la Sierra.
    Si yo, Liborio Mendigutía, estuviera en 1957 y supiera lo que nos sobrevenía como pueblo, tampoco habría dudado en actuar: le habría pegado un tiro a Fidel Castro.

  16. Samuel Smith dice:

    Los personajes de las serie de Nicanor O’Donnell son más profundos, críticos y honestos que su propio autor. No puedo concebir que el fondo sea sincero cuando defiende un proyecto que ha llevado al país a la ruina económica y social. Eduardo tiene talento y es inteligente, de eso no hay dudas. Ha viajado por el mundo y seguro ha leído lo suficiente para saber que tras la caída del Muro de Berlín culminó una época histórica: el fracaso del Marxismo Leninismo.

    El socialismo no puede ser exitoso porque va en contra de la naturaleza humana, de la individualidad tan necesaria para generar ideas novedosas y cultivar el genio creador. Sin ir muy lejos, Eduardo, compare la eficiencia y calidad de los servicios prestados por el incipiente sector privado en Cuba y los mismos servicios prestados por el estado. La respuesta la tiene delante de sus ojos.
    En cuba no hacía falta una Revolución más, sino mejorar el sistema democrático sobre la base de lo alcanzado en 57 años, rescatar la constitución del 40 y aplicar sus preceptos. En Cuba hacían falta muchos Eduardo R. Chivas y no más hombres fuertes como Batista o su San Fidel Castro.

    La Revolución fue una gran estafa. Su precepto principal fue el rescate del orden democrático. Por eso se vertió tanta sangre joven, no por la bandera roja de la hoz y el martillo. Nunca se habló de instaurar una dictadura y menos comunista, todo lo contrario. Inclusive, en la Historia me Absolverá, Fidel dice textualmente: “La primera ley revolucionaria devolvía al pueblo la soberanía y proclamaba la Constitución de 1940 como la verdadera ley suprema del Estado”. Engaño a todo el pueblo y lo usó de pedestal. Por eso hombres como Huber Matos se rebelaron desde el mismo principio. Existía un presidente ornamental en palacio y el poder real en una casa en Tarará donde se reunían el Che, Fidel, Raúl y Nuñez Jiménez.

    Si pudiera regresar a 1957, solo le pediría a Eutimio Rojas que no temiera en apretar el gatillo.

    • Mr. Ladilla dice:

      No pierdan su tiempo mis estimados contertulios, entiendo que ustedes están siendo con el bloguero politicamente correctos, pero tipos como el bloguero no cambian, como la fábula del escorpión y la rana “Los siento pero es mi naturaleza” En palabras simples el bloguero sabe muy bien lo que quiere, es un calculador, oportunista, solapado que saca provecho de cuanto pueda para ganar prebendas con el menor esfuerzo. Como bien dice Liborio para fatalidad del bloguero ahí está la hemeroteca y la videoteca disponibles en internet para recordarle al bloguero la porquería que ha hablado, gracias a dios por los siglos de los siglos, amen.

      • Mr. Ladilla dice:

        PS: Ah y Liborio también tiene mucha razón, el primer irrepetuoso y escatológico exigiendo respeto. ¡¡¡ Hay que tener la cara dura !!!

    • Santiago Romero dice:

      Excelente comentario de la llamada robolucion Samuel.
      La mayoría de los cubanos simpatizaban con desplazar la dictadura de Batista sin conocer la trayectoria del mal nacido FCR y sus tontos seguidores utilizados para hacerle su maqueabelico plan de
      hacer nuestra bella y prospera isla un infierno en la tierra.
      Este mal nacido tiene el poder de persuadir a las masas en cualquier rincón del planeta como lo ha demostrado atravez de los tiempos.
      Los cubanos los metieron en una cápsula espacial al estilo de Flash Gordon y Mink el el Fidel Castro.
      El internet ha desplazado a estos demonios de la tierra y ya no pueden persuadir a los pueblos con sus descargas llenas de envidia, sueños inalcansables sin trabajar y libertad de expresión.

  17. Alache dice:

    !Ley de cine o Muerte!. afirmo aqui, en tremebunda declaracion de principios hace muy poquito, el globero, JAJAJAJAJAJA que rapido se murio el cabroncito.
    Sabe el muy bien, que despues de lo que paso, el G2 esta muy afanado mirando todos los e mails y blogs de los asistentes al evento y como el buen intelectualoide camaleonico que es; se vino a limpiar aqui.
    Lo que le corresponde afirmar a este picarin es:
    !Viajes con dietas del ICAIC y pasaporte habilitado por la UNEAC o Muerte!.
    Cambiadole por excremento se pierde el cartucho.

  18. Carlos dice:

    No parece sincero. Es lamentable.

  19. MENSAJE NAVIDEÑO PARA EL CLUB

    Vaya, no se pueden quejar: como en ocasiones anteriores, me rebajaré a contestarles in extenso por fin de año.

    Jamás dije que era el autor de una de las cien mejores películas iberoamericanas. Eso demuestra una vez más que los del Club no leen lo que escribo, sino lo que les gustaría que hubiera escrito. Me refería a una lista concreta entre muchas compiladas sobre el tema (la de Noticine en 2009), e incluso añadí que por lo general a dichas listas no hay que concederles mucho crédito. Ahora bien, no soy el realizador, sino coautor del guión, y no de una, sino de dos: La vida es silbar y Alicia en el pueblo de Maravillas, como podrán constatar al releer mi mensaje a JVP del 28 de abril. Vaya, que ustedes no son buenos ni para burlarse de uno.

    Sólo una vez me he llamado genio: en el post Haiku, de abril de 2014. Y esa era evidentemente una boutade, una provocación. Que yo me crea –o sea– un genio parece ser una angustia del Club, no mía. Confío en mi talento, como cualquier artista, y he creado obras buenas y otras no tanto, como cualquier artista. Ahora bien, este es mi blog, y ya he dicho antes que no lo he diseñado como un sitio exclusivamente político ni un resumen de noticias. Escribo a menudo sobre mí porque lo asumo como unas Memorias fragmentadas. Al que le parezca que mi vida es demasiado insignificante, que no me lea, que no sufra de esa manera.

    Les guste o no, el BARS es el festival de cine fantástico más importante de América Latina, y el FANTASPORTO uno de los más importantes del género en todo el mundo. Ser seleccionado para la competencia oficial es ya un premio. Consulten la red, consulten Wikipedia.

    Yo no ataco, pero sí me defiendo. No creo en poner la otra mejilla. Cuando insulto a los del Club es porque ya llevan un buen rato agrediéndome con la consabida letanía de oportunista, plagiario, sucio, autor de bodrios, etcétera. Y antes de ponerme beligerante suelo escribir un texto largo llamándolos a la cordura, al respeto mutuo, a la diferencia sin ataque. Lo hice con Edier, lo hice con Liborio (por cierto, Liborio, o bien Mr Hyde sigue haciendo de las suyas o eres un caso de bipolaridad de manual de Siquiatría), lo hice con JVP. Si los conociera como ustedes a mí podría ser más específico al ofenderles, pero toda vez que no se atreven a poner sus nombres o profesiones sabrán disculparme por recurrir a los clásicos, los viejos insultos de toda la vida: hijos de puta, mamalonas, etcétera. Por demás, decir que yo ataqué a OLPL porque a él no le gustó mi película es un eufemismo equivalente a asegurar que USA tuvo un ligero desacuerdo con Viet Nam hasta 1975 o que el 9/11 los terroristas islámicos le cayeron a pedradas a las Torres Gemelas. El texto de ese señor era un ataque burlesco, hiriente e infundado, y de la misma manera que manipuló mi nombre para el título yo inventé un significado alternativo para las iniciales del suyo: Organización Latinoamericana de Pederastas Linfáticos, y a lo largo de mi réplica lo llamo indistintamente Pederasta o Linfático, siempre con inicial mayúscula, haciendo alusión a ese significado imaginario. No lo acuso de pederasta. Sus defectos son otros.

    La bajeza de vuestros últimos ataques supera todo lo que hicieron antes, todos esos arduos –y fallidos, desde luego– esfuerzos por descalificarme. Como JVP llevando cuentas de mis gastos en Buenos Aires, y aludiendo a los comentarios finales en mi post La solidaridad… Por favor, eso es más o menos como dibujar a estas alturas a un burgués con bastón, frac y bombín, es una esquematización infantil de lo que significa ser de izquierda. Por cierto, JVP ostenta el récord de equivocaciones al opinionar: sin ir más lejos, estuve en la Asamblea del 28 de noviembre, intervine apoyando a Gustavo Arcos –y detrás de mí habló Norge Espinosa y citó lo que dije– me opuse a la expulsión de Eliecer, y no estoy tramando nada al publicar Mi comunismo. Como yerra diciendo que mi texto es un insulto a la inteligencia. (Para empezar, tendría que estar familiarizado con los dos términos; con insulto, no me cabe duda…). Mi comunismo no es hijo de la oportunidad ni la cautela, sino una respuesta, más que nada, a las súplicas y reclamos de los del Club –Ladilla, sobre todo– durante los últimos meses, en el sentido de que definiera mis posiciones políticas (como si no llevara años haciéndolo en este mismo blog). Y es coherente con todo lo que he dicho antes, y no encontrarán en Internet una declaración mía que lo contradiga. Soy sincero, y comprendo que a algunos no les gusten mis puntos de vista, pero avanzaríamos un buen trecho si aceptaran –y respetaran– que el Eduardo del Llano de los cortos de Nicanor y de Bonsai es la misma persona que cree en una utopía tal vez inalcanzable, y es por eso –y no a pesar de eso– que filmo lo que filmo y escribo lo que escribo. Tampoco me estoy curando en salud: a ver, en serio, ustedes no pueden ser tan imbéciles para creer que un texto donde digo cosas como lo que tenemos ahora es un Estado conservador y reluctante al cambio, que sólo acepta en dosis mínimas e impostergables o bien como hace tiempo alcanzamos un punto en que se es más revolucionario cuanto más inconforme con la Revolución sea una forma de limpiarme con las autoridades, ¿verdad? De hecho, aunque no contuviera afirmaciones como esa y fuera un artículo oficialista puro y duro, ¿les parece que el Gobierno es tan generoso e ingenuo que bastaría un texto de ese cariz para recobrar su confianza? Y ya puestos, ¿quién de ustedes, mientras estuvo en Cuba, se atrevió a decir en público cosas como las que cito más arriba?

    Por demás, Ladilla & Company siguen construyendo la realidad que les gusta. Las ediciones de Unión o Letras Cubanas oscilan entre dos mil y diez mil ejemplares, cifra más que razonable para el mercado cubano, pero él quiere que no pasen de cien. ¿He tenido cierto número de relaciones con mujeres? Bueno, para Ladilla eso significa que no tengo fijador, que me dejan y me pegan los tarros. La posibilidad de que, en la mayoría de los casos, sea yo quien las abandone porque me aburro, me interesa otra persona o simplemente porque ya no estoy enamorado es algo que nuestro buen Ladilla se niega a aceptar por principio. Ahí están personas que me conocen, como Augusto Juarrero, que no me dejarán mentir. La verdad es que Ladilla tiene razón al autodefinirse como trol: según la mitología escandinava, una criatura de intelecto inferior que no soporta la luz.

    Felices navidades, feliz año nuevo.

    E.

    (14 de diciembre 2015)

    • Alache dice:

      Lo sentimos globero, defensa extemporanea, poco convincente y demasiado falaz.

    • Augusto Juarrero de Varona dice:

      Pues aqui estoy para corroborar lo que dice Eduardo 100%. Este es un blog que leo, disfruto y hasta,muchas veces, posteo en Facebook,para que otras personas lean. Jamas me detengo en los comentarios que denigren o falten el respeto a Eduardo, en primer lugar porque los considero totalmente suprefluos, y en segundo,porque a Eduardo le tengo una gran estima y nos unen cosas mas fuertes que el conocernos mutuamente (nuestras dos hijas son hermanas, ……y rompanse la cabeza ahora pensando como es eso). Si el Club de envidiosos de este blog lo conocieran personalmente, cambiarian rapidamente de opinion respecto a su persona.
      (y que conste que tenemos algunas diferencias en cuanto a posturas politicas pero eso siempre nos toco los cojones).
      Felices pascuas y un prospero año nuevo
      Augusto

      • Déjame decirte algo, estimado Augusto. Conozco personalmente a Eduardo y la imagen que de él tengo no se correponde con tu elogiosa descripción. Ocurre que tal vez ustedes son amigos, se caen bien y punto, no hay que discutir, porque el prisma de la amistad lo subjetiviza todo.
        No obstante que tu opinión merece todo mi respeto, voy a aprovechar para hacerte llegar la mía, si me lo permites: Eduardo del Llano es un magnífico escritor, insuperable humorista, y hasta realizador cinematográfico (con especialidad en cortos de ficción, porque sus largometrajes hay que reconocer que no son nada del otro jueves). Eduardo del Llano no es periodista, no es profesor de nada y mucho menos musicólogo, como a veces pretende. Claro está, opinar de lo humano y lo divino es un derecho que todos tenemos y este es su blog, luego nada tiene que particular que opine sobre lo que le venga en gana, como derecho tengo yo a opinar lo contrario.
        Pero Eduardo del Llano es al mismo tiempo un individuo sangrón, autosuficiente, vanidoso y en exceso engreído. En nada le ayudamos pasando por alto esos visibles defectos de su personalidad.
        ¿Crees que no lo conozco? Mira: estuvo casado con una jeba tuya, es alérgico al huevo, es zurdo, su mejor socio es Luis Felipe Calvo, es fan de The Rolling Stones y lo primero que publicó en su vida fue un ridículo librito de poemas.
        Pregúntale.
        Felices pascuas y fin de año para ti, Augusto.

      • Mr. Ladilla dice:

        Señor Juarrero y a quién le importa que postee en Facebook, que le tenga estima al bloguero y que sus hijas sean hermanas?

  20. Mr. Ladilla dice:

    Después de esta muela de fin de año solo una pregunta: ¿Cuál luz bloguero?…Felices navidades y feliz año nuevo.

  21. Eduardo del Llano me acusa de ser Dr. Jekyll o Mr. Hyde según le convenga. Cuando defiendo su talento como artista soy bueno; cuando le canto las verdades (mis verdades, que valen tanto como las suyas y las de cualquiera) entonces soy malo.
    Doy por sentado que se incluye entre las criaturas de bajo intelecto, pues, como la mayoría, tampoco soporta la luz (al menos otra luz, que no sea la suya).
    Triste caso (pero no único): artista notable y mediocre ser humano.
    Que conste que muchas veces traté de advertirle.
    En cuanto a OLPL, así no se vale. El texto de Orlando no era ofensivo para nadie salvo para un alma encumbrada como la de Eduardo. Fue sincero y lo dijo en su clásico estilo. En cambio, el bloguero le respondió con toda la sorna de que es capaz (y es capaz de mucha).

    Ten un feliz fin de año, Eduardo. No digo lo mismo de la Navidad, porque eres ateo.
    Te sigo apreciando como artista. A los 53, ya no vas a cambiar tu retorcida personalidad. Total, ¿qué me importa? No eres mi amigo.

  22. O. Romey dice:

    Él pregunta:

    “¿Quién de ustedes, mientras estuvo en Cuba, se atrevió a decir en público cosas como las que cito más arriba?”

    Y yo respondo:

    Ninguno.

  23. Hay algo que quiero dejar bien claro antes de que termine el año. He leído con paciencia todos y cada uno de los comentarios (incluidos los del propio bloguero). Este es el blog de Eduardo del Llano. Por eso Eduardo del Llano puede escribir lo que le dé la gana. Sus lectores podemos también escribir nuestras propias opiniones sobre lo que él escribe o cualquier otro tema. Dicho esto, no es necesario ofender ni cuestionar las posiciones políticas de nadie. Ese es mi punto de vista. Eduardo tiene el derecho de ser socialista, capitalista, fascista, lo que le salga de los cojones (y perdonando los cojones). Yo entro al blog porque me gusta y considero que su autor es un intelectual digno de respeto, un excelente escritor y un artista talentoso. Como ser humano somos incompatibles, pero eso no le resta ningún mérito. Es solo mi criterio y comienzo por reconocer que tampoco soy perfecto.
    Los invito a continuar enriqueciendo cada uno de los post, aunque sin necesidad de denigrar a nadie. Este es un espacio donde se respira inteligencia y libertad de expresión. Discutan con Eduardo, llévenle la contraria, traten de demostrar con argumentos que lo que dice (o hace) no es cierto o no está bien. ¿Hay que ofenderlo por eso? Yo me resisto a hacerlo.
    Les deseo a todos un feliz fin de año.
    Saludos,
    Liborio Mendigutía

    • Mr. Ladilla dice:

      Señor Liborio y a quién cojones le importa lo que ud piense, vaya ya que estamos hablando de cojones…

      • Puede que no a ti, estimado Ladilla. Pero tal vez a otros…
        No soy adivino. Uno escribe pensando en la generalidad. Entonces, si a alguien no le interesa lo que uno escribe, está bien, no hay que molestarse por eso.
        Feliz fin de año, hermano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s