BREVE RECUENTO DE MIS SUICIDIOS

Publicado: 20-03-2016 en Sin categoría

Me he marcado a menudo, y no pocas veces metido en candela, por decir lo que pienso. Estos son apenas los highlights.

En algún momento del primer semestre de 1988, probablemente en abril, hubo una reunión de la AHS con Fidel Castro (y otros dirigentes políticos bastante más efímeros, como Carlos Aldana) en el Palacio de las Convenciones. Éramos centenares de jóvenes artistas, era una oportunidad única. Los delegados expresamos nuestras inquietudes, cada uno según su estilo: recuerdo a Luis Alberto García y a un humorista gráfico refiriéndose con agudeza a problemas concretos, a un integrante de Salamanca hablando de los izquierdos humanos, a Ramón Fernández Larrea terminando su intervención con un poema suyo, Generación, una réplica a El otro de Retamar. Yo hablé de la necesidad de la crítica, y de cómo era (es) frenada y estigmatizada. Era un tema difícil que nadie había tocado abiertamente en todo el día, yo era muy joven y estaba nervioso –no era para menos: hablaba de la crítica con los responsables directos de que no la hubiera- pero dije lo mío. En las conclusiones, Fidel soltó aquello de Son preferibles los errores cometidos por exceso de libertad que los errores cometidos por falta de libertad.  

En un Noticiero ICAIC de 1988 u 89, que Francisco Puñal dedicó al movimiento humorístico, dije lo que sigue (el fragmento aparece en mi documental GNYO de 2009): Lo curioso es que muchas veces a los grupos humorísticos, y en general a los jóvenes creadores se les limita en sus obras, en la proyección de sus obras no en base a criterios artísticos, que es como debiera ser, sino en base a criterios de que no es prudente decir eso en ese momento, que no es prudente decir así las cosas porque la gente pudiera pensar mal… como si la gente en realidad no pensara, ¿no?

En 1993, NOS-Y-OTROS (GNYO) presentó el espectáculo El Mago al recién nacido festival Aquelarre. Era una obra fuerte y un momento difícil, debutaba el Período Especial con su bochornosa secuela de actos de repudio, todo el mundo estaba preocupado… y nos cancelaron la segunda presentación. Sin embargo el jurado, integrado entre otros por Luis Alberto García, nos premió en un acto de valentía no menor. Cuando subimos a escena del Mella, con la voz más engolada y paródica que pude, dediqué nuestro espectáculo a nuestros esforzados y aguerridos combatientes del MININT. En el documentalGNYO, Ulises Toirac dice al respecto Recuerdo que Eduardo del Llano se subió al escenario y les dedicó el premio a los abnegados y silenciosos héroes del Ministerio del Interior. Y yo recuerdo que aquella vez me encabroné mucho con GNYO porque el Festival había ido muy bien y había demostrado una madurez del movimiento humorístico, se estaba logrando hacer un humor de mucha calidad, y GNYO… se apareció Eduardo del Llano en el escenario con aquella… que a mí me movió del asiento, pero vuelvo a repetir: me demostró que ese es el trabajo del humorismo, es decir sacudir, sacudir y volver a sacudir.

 En mayo del 2002 me citaron para una reunión de la UNEAC. Nada extraordinario, era sólo que Abel Prieto informaría a los miembros acerca de los planes para el año; acudimos tal vez un centenar de artistas. Al final, cuando el ministro preguntó si alguien tenía algo que decir, yo levanté la mano y dije que acababa de morir Jesús Díaz, y que independientemente del mayor o menor aprecio que cada uno de nosotros le tuviera en vida, fue un gran intelectual cubano y era inaceptable que la prensa nacional no hubiera mencionado su deceso. Todo el mundo contuvo la respiración. Abel me respondió con sequedad, y la reunión terminó enseguida. Días más tarde volví a encontrármelo, esta vez en Casa de las Américas, y en un aparte le dije algo como mira, sé que Jesús Díaz no era santo de tu devoción, tampoco mío, pero no dije aquello por provocarte, sino porque pienso que era lo justo más allá de afinidades o divergencias personales. Abel tuvo la grandeza de espíritu para decirme Sí, puede que tengas razón, es verdad que debimos haber publicado la noticia.

En 2009 mi corto Brainstorm obtuvo un par de premios en el VII Festival de cine Pobre de Gibara, incluido el del Jurado de la Prensa Extranjera. De vuelta en La Habana, Fernando Rojas me dijo que convocaría a una reunión en el ICAIC para debatir la manera de promover el cine independiente. Sin embargo, nada más llegar Néstor Jiménez y yo (pues la reunión empezó con una proyección de la película) fue evidente que la idea era otra: todos (periodistas y funcionarios escogidos) empezaron a atacarla, tanto por el lado artístico como en lo tocante a su pertinencia. El broche de oro lo puso Iroel Sánchez al decir algo como con ese corto le haces el juego al enemigo. Le repliqué que no tenía ningún derecho a hablarme así y que no tenía por qué escuchar sus estupideces, y me largué de la reunión. Como podrá suponerse, mis relaciones con ellos, que antes ya eran tirantes e iban al mínimo, tocaron fondo en ese punto.

En 2010 yo llevaba dos años celebrando la peña Del Llano en llamas en el Centro Cultural Fresa y Chocolate, en 23 y 12, con frecuencia quincenal. Un día a comienzos de marzo me dijeron que la de esa noche se suspendía pues por la tarde en el local se celebraría una reunión, un evento. Fui allá a comprobar, y resultó que el evento de marras terminaría a eso de las cuatro o las cinco, de modo que quedaba muchísimo tiempo hasta las ocho, la hora habitual de la peña. Me dijeron que un vicepresidente del ICAIC, un tal Nieto, era el responsable de la decisión. Le pedí que saliera para hablar con él; arrogante, me contestó que esperara al final del evento. No puedo esperar, repliqué, esto es urgente. Empezamos a discutir, nos fuimos a las manos e intercambiamos un par de pescozones hasta que nos separaron, pero yo hervía de rabia, así que tomé una silla e hice mierda uno de los grandes paneles de cristal que aíslan la galería de la cafetería del local. Crash. Fue hermoso, como una película, casi podría jurar que el cristal se rompió en cámara lenta. Me llevaron a la estación de policía de Zapata y C mientras la noticia saltaba a Internet. En honor a la verdad, la policía fue quien mejor me trató en todo el asunto: me soltaron a las ocho. Me habría dado tiempo de llegar a la peña…

Después de eso, claro, tuve que pagar el cristal.

Con relación a la reyerta, varios trabajadores del ICAIC me felicitaron y dijeron bien hecho, ese tipo es un singao y llevaba rato buscándose una buena tunda. Por las razones que fueran, lo cierto es que Nieto duró poco tiempo en el ICAIC. Mi peña cerró, pero en septiembre del 2012 comencé Lla no + en la casa del ALBA. Nunca supe la verdadera razón de que me hayan suspendido aquella noche. Tal vez tuviera que ver con el hecho de que mi invitado de la quincena anterior había sido mi socio Ciro, de Porno para Ricardo…

 

P.S.: En estos días anda por acá un tal Barack…

(20 de marzo 2016)

Anuncios
comentarios
  1. Carlos Cabrera Perez dice:

    Lo que más me gusta es que tú sigues vivo y aquellos que te encabronaron están muertos en la ECOTRA, un abrazo

  2. Samuel Smith dice:

    No lo conozco personalmente. Sin embargo, a veces, con respeto, lo he criticado; y las más, lo he elogiado por sus escritos y sobre todo, por los cortos de Nicanor. Pero sepa que desde hoy, usted es mi amigo aunque no nos conozcamos. Un hombre que predica con la palabra y es consecuente con los hechos merece la mano de muchos amigos. Reciba un abrazo y mis felicitaciones. Me hubiese gustado ayudarle a romper el cristal.

  3. Augusto Juarrero de Varona dice:

    Jamas dude de mi socio Eduardo porque, ademas, lo conozco bien, Ojala este post cambie la opinion de algunos que merodean por aqui, que desde lejos, recuerden amiguitos y papaitos, todo es mas facil y no se vale.

  4. Omar dice:

    Eduardo! Hasta la victoria siempre!

    Omar

  5. Abel Lloret dice:

    ¡Libertad para Eduardo del Llano!

  6. Ray dice:

    La historia de siempre, el socialista contestatario, hasta cierto punto, pero al final aceptando el mal de muchos en beneficio de una elite a la que se quiere pertenecer.

  7. Liborio Mendigutía dice:

    Eduardo sabe defenderse solo, pero es cierto que sus lectores deberíamos darle una mano. Basta de estupideces: el tipo es un escritor que le ronca y un excelente realizador de cine. Sus cortos de ficción serán parte de la cultura cubana cuando todos los troles de este blog hayan desaparecido de la faz de la Tierra…
    …y ni soy su amigo ni comparto muchas de sus ideas.
    Salud, Eduardo, sigue peléandole!

  8. Liborio Mendigutía dice:

    Ah, me sabía la anécdota de los cristales del ICAIC y ocurrió exactamente como lo cuenta. Me alegro que alguien lo hiciera. Que se jodan, partía de burócratas.

  9. rolando perez betancourt dice:

    Que guapo! Vamos a darle la medalla al valor. El corazon purpura, vaya

  10. Muy buena nota Eduardo, te felicito por ella y por los hechos que narras, compartida con nuestros miles de amigos en la página de facebook https://www.facebook.com/CubanuestralaprimeradeEscandinavia/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s