RÉQUIEM POR LA COMEDIA

Publicado: 19-04-2016 en Sin categoría

Hablemos de cine cubano.

Ya he dicho antes que si en los noventa se criticaba en comedia, ahora se critica en drama. Aparte de La cosa humana, de Gerardo Chijona, los capítulos de Crematorio de Juan Carlos Cremata, los animados de Ernesto Piña y mis propios trabajos, no hay gran cosa. En el pasado 37 FINCL, de nueve largometrajes cubanos en concurso –por demás, con una saludable variedad genérica y temática– sólo uno, el de Chijona citado más arriba, era una comedia. La situación se torna particularmente árida entre los cineastas emergentes: año tras año, y cada vez más, la abrumadora mayoría de los trabajos presentados a la Muestra de Cine Joven apuesta por la tragedia trágicamente narrada, el drama, la seriedad. Es como si volviera a ganar fuerza la vieja tesis de que los temas serios hay que tratarlos dramáticamente, que la comedia es para la gozadera y sólo su adusta hermana vale a la hora de ponernos profundos, atrevidos y artísticos.

Es cierto que dos décadas atrás eran comedias casi todas las películas del patio, no tanto porque los cineastas encontraran divertidísimo el Período Especial como porque era lo que interesaba a los coproductores extranjeros. Una historia ágil, con abundantes risas, música cubana y nuestras exóticas sensualidad y pobreza de telón de fondo, vendía. Antes de juzgar con excesiva severidad a los realizadores, téngase en cuenta que no se trataba de elegir entre hacer una comedia o un drama, sino entre hacer una comedia y no hacer nada: a mediados de la década la producción nacional cayó prácticamente a cero, había que buscar partners o esperar estoicamente por un milagro equivalente al de los panes y los peces. El coproductor no sólo ponía el dinero y abría camino a la película en mercados y festivales, sino que seleccionaba el tono, y con no poca frecuencia exigía que el papel protagónico recayera en determinado actor porque resultaba conocido en Europa. Al realizador le quedaba un margen exiguo para hacer evidente su maniera, su estilo personal. A veces lo lograba. A veces nada más.

Pero lo anterior no significa, ni mucho menos, que la comedia sea o deba ser tratada como un género menor, indigno de abordar temas importantes. Para no ponernos universales y hablar de Chaplin, de Allen o Benigni, habría que recordar que algunos de los más conspicuos maestros del cine cubano, Titón y Tabío, recurrieron a ella una y otra vez. Clásicos como Las doce sillas, La muerte de un burócrata, Los sobrevivientes, Se permuta o Plaff! son comedias sabiamente construidas. Los Noticieros dirigidos por Santiago Álvarez, Aventuras de Juan Quinquín, Son o no son de Julio García Espinosa (que, triste noticia, nos dejó esta semana), toda la obra de Juan Padrón, echan mano a la sátira, el pastiche y la ironía.

¿Qué ocurre, entonces? La explicación no radica, evidentemente, en que los tiempos sean malos: lo son, claro, pero no peores que el punto álgido del Período Especial, y ya vimos lo que se hacía en esa época. Por lo general, la necesidad aguza el ingenio: a unos les da por jinetear, a otros por abrir cafeterías o vender discos quemados, a los artistas los surte de angustias y temas urgentes. ¿Será tal vez que los tiempos, ahora, son demasiadobuenos? Yo diría que no. Nadie diría que sí, ¿verdad?

Me temo que se cierra un ciclo y se abre otro en la vieja batalla de los cultores de la comedia por demostrar que el género está a la altura. En sustancia, es lo mismo que ocurre a quienes apuestan por la ciencia ficción, el terror o el cine policial: todo el mundo se divierte con sus obras, pero son pocos quienes las toman en serio (por lo menos, en el momento de su estreno; algunos se vuelven clásicos dos décadas más tarde). Creo que los realizadores están llenos de rabia y ganas de develar lo que el discurso oficial soslaya, y eso está bien; lo preocupante es que opinen que la tarea sólo puede acometerse a través del drama. Y, a menudo, de un drama críptico al que siempre parecen faltarle algunas piezas. Por si fuera poco, hay un puñado de críticos que piensa lo mismo: mientras más lenta y complicada, más atormentada y difícil es una película, mejor es; si el público pasa más allá de dos o tres sonrisas amargas durante la proyección, enseguida el crítico levanta desdeñosamente una ceja. El equivalente en el ámbito literario sería, supongo, considerar que fuera de la obra de James Joyce nada merece ser escrito.

La comedia no es banal per se: hay universos de distancia entre The gold rush o Dr Strangelove y cualquier, ejem, obra con Adam Sandler o Will Ferrell. Es verdad que los cubanos, fieles a aquello de que no llegamos o nos pasamos, a menudo hacemos –y preferimos– piezas demasiado escoradas hacia la farsa. Pero, insisto, ese no es problema del género, sino de los realizadores.

A ver si les hacemos más chistes en la EICTV o la FAMCA, antes de que sea demasiado tarde… 

(19 de abril 2016)

Anuncios
comentarios
  1. Sindulfo dice:

    Ya se dio a conocer el “nuevo” Polit Buro salido del 7mo. Congreso, donde todo se pospuso, nada se acordó y la máquina del tiempo dio para atrás 45 años, repitiendo las mismas consignas, pidiendo los mismos sacrificios, señalando al mismo enemigo, ahora casi amigo, como culpable de todos los problemas y proponiendo las mismas soluciones que nunca llegan. Es para mearse de risa.

    Dicen los Presidentes de CDR que están “satisfechos” con que los cinco miembros de Polit Buro mas influyentes sean los mismos de siempre, aunque tengan más de 80 años de edad promedio, hayan gobernado por más de medio siglo, hundido al país en la miseria y no tengan la mas puta idea de cómo salir del hueco en que han metido a los cubanos, pero que no obstante, los apoyan incondicionalmente como corresponde a un militante revolucionario.

    También los camaradas creen que fue una “sabia decisión”, el haberse auto-electo ellos mismos, después de haber hablado tanta cascara de piña sobre “relevo generacional”; “limitaciones de edad para ocupar cargos” y “la no permanencia en los principales cargos políticos y de gobierno después de dos periodos”.

    De lo único que se quejan los camaradas de la ONG-CDR es por no incluir en la cumbancha del Polit Buro al máximo cabecilla, aunque complacieron en algo su modestia característica colocando una foto de su juventud en colores y en primer plano, donde antes ponían a Marx, Engels y Lenin.

  2. Omar Gutierrez Arenas dice:

    El profe, cara’.
    Gracias!

    Omar

  3. Samuel Smith dice:

    El último congreso del PCC rompió el record coronándose como la mejor comedia en la historia patria. Pudiera ser comercializada como “Jurassic Park Forever”

  4. Rolando Perez Betancourt dice:

    Llanito, esto va bien, ya tienes tres comentarios y de ellos uno favorable. Vas camino a romper el record de Wendy Guerra y alzar el premio de la popularidad.

    • Dromedario dice:

      Deberia seguir el ejemplo de la tal Wendy que al fin, para bien de todos decidio no publicar mas. Este blog es un asco.

      • Asco eres tú, Dromedaria, vieja amargada y cancerígena. Tú y todos los frustrados y envidiosos troles cobardemente enmascarados bajo seudónimos, que ni siquiera tienen la mínima dignidad de hablar en sus propios nombres. Sólo asco pueden ver quienes tienen el asco dentro o son el mismísimo asco personificado. Ratas asquerosas e inútiles.

  5. Dromedario dice:

    Reconocen valores arquitectónicos de La Habana: Es fabulosa la riqueza arquitectónica de esta ciudad.

    !Hay que tener la cara dura llamar riqueza arquitectónica a la Habana en ruinas!

    • kamikaze dice:

      Dromedario, no entendiste bien, es que las ruinas de La Habana son algo así como las ruinas de Pompeya.

      • Ruben dice:

        Con la diferencia que Pompeya fue destruida por el polvo y barro del Vesubio en el siglo I y la Habana fue destruida por la mierda y el vomito comunista hace 50 anos.

  6. F. Hebra dice:

    Una obra que serviría de ejemplo a este post es aquella película de Milos Forman que en Cuba se llamó “Fuego, mi muñeca” y en traducción literal es “El Baile de los Bomberos”. La comedia socialista más seria e incisiva que he conocido pero que muy pocos vimos por el rechazo- justificado- que teníamos a la filmografía de los “países hermanos”.

    • Sí, muy buena película esa de Milos Forman, que gracias a Ud pude tener en DVD. Un buen ejemplo de que el género no es en absoluto sinónimo de banalidad, de ligereza…
      E.

  7. F. Hebra dice:

    Escribí este comentario usando otro browser y parece que no me reconoció:
    Eduardo, recientemente estrenaron LOOK WHO’S BACK (Er Ist Wieder Da). Al menos en España sé que se llama “Ha Vuelto”. Hitler aparece repentinamente, hoy por hoy, en Berlín y se desata el relajo. Estilo alemán, por supuesto. La comedia como la manera más inteligente de lidiar con el trauma del nazismo en toda una nación. Vale la pena verla. Creo que aquí en USA el DVD saldrá en un par de meses porque ahora está en Netflix on demand solamente. Recomendadísima

  8. Abel Lloret dice:

    No sé si alguien recordará una, para mí, muy divertida y bien pensada comedia polaca de ciencia ficción, que en Cuba pusieron en el cine, llamada algo así como “Misión Sexo”, sobre dos hombres (pilotos de nave espacial, creo) que, tras abandonar un mundo post apocalíptico, van a parar a un planeta regido por mujeres y sólo de mujeres, y para colmo feministas, odiadoras del sexo masculino, con una malvada matrona autoritaria como líder o lideresa. Aquí he tratado de obtenerla por amazon y eBay, pero hasta ahora siempre me aparece sólo en polaco, o sin subtítulos en ninguno de los idiomas que conozco. Recuerdo, entre muchas otras, la escena del museo de mutaciones de la postguerra, un perro con carapacho de jicotea y otras aberraciones. Ya tomé nota de las películas que menciona Hebra.

  9. Alex Leyva dice:

    Bueno, yo vivo en Miami desde hace mas de 20 años y aca tambien hay problemas con la comedia en español. Los productores le tienen miedo y casi nunca aciertan a crear buena comedia. Mayormente, lo que se hace es humor unipersonal tipo stand comedy. Esto tal vez tenga que ver con la creencia de que con actores conocidos garantiza el exito y que el guion es secundario (credo sembrado por Televisa). Por otra parte no abundan los buenos guiones, esto puede ser porque no hay mucha alma de martir entre los escritores de aca, pues escribir buen humor sino hay respuesta de los productores es como escribir para tu gaveta. Creo que parte del problema es que los productores: no entienden el mercado, no estan interesados en entenderlo, se aferran a cliches que inicialmente funcionaron, no entienden que el humor puede ser universal, no saben identificar un buen guion de humor, no se dan cuenta que la media esta cambiando y que Internet esta creando una nueva relacion entre los creadores y los consumidores del producto porque el contenido no se impone, el consumidor lo escoge. Esperemos que nuevos tiempos de cambio soplen nueva comedia sobre el mercado en español.

    Alex Leyva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s