GUILLERMO TELL, revisited

Publicado: 03-05-2016 en Sin categoría

Después de terminado un Congreso del Partido en que la abrumadora mayoría de los delegados eran profesionales o dirigentes, blancos, y más del noventa por ciento mayores de treinta y cinco años –de edad física, se entiende; de edad mental probablemente todos rebasaban los setenta- me vienen a la mente la canción de Carlos Varela, el hijo de Tell y su anhelo por maniobrar con la ballesta del padre.

El grueso de mi generación, y tal vez también de la que me sucedió, aún quería utilizar esa ballesta que Tell estimaba podía estropearse en manos distintas a las suyas. Como los socialistas utópicos, confiábamos hasta cierto punto en que podríamos propiciar una sucesión generacional razonable si tan sólo conseguíamos convencer al rudo ballestero de Uri de cuán sensatos y bienintencionados éramos, de que la idea que nos movía era utilizar el arma de manera más cómoda, práctica y moderna, pero básicamente para lo que estaba diseñada, esto es, para tirar la flecha. Ingenuos, suponíamos que el padre se merecía un descanso y, una vez persuadido, agradecería nuestro ofrecimiento.

Hoy Tell y sus compadres no pueden, no ya tirar la flecha con un mínimo de seguridad de que dará en el blanco, sino cebar la ballesta, alinear la flecha, recordar cómo se dispara. Está viejo y cegato, pero es más tozudo que nunca, sigue proclamando que partirá la manzana por el medio y ni siquiera se da cuenta de que el bisnieto –pues el hijo tuvo descendencia- hace rato que se ha ido, y está en otro rincón de la plaza de Altdorf con su Iphone 6 en la mano, porque allí hay WiFi; precario y carísimo, pero conexión al fin. 

 Al bisnieto de Guillermo Tell no le interesa en lo más mínimo utilizar la ballesta familiar, ni ninguna otra. No quiere adaptarla a su manejo, tomar la responsabilidad de proponer un nuevo método de uso, ni siquiera exige que el anciano guerrero ocupe su lugar y se arriesgue al tiro. El chico sólo piensa en su progreso personal, en vivir mejor, en tener los derechos y posibilidades de cualquier otro joven del mundo, y su mente está limpia por completo de metarrelatos liberadores, de la idea de unirse para luchar por una causa, de enfrentar la injusticia y virar esta tierra –o cualquier otra- de una vez; si un estado de cosas no le conviene, se muda a otro sitio donde el statu quo sea más de su gusto. No quiere, en suma, cambiar el mundo, su proyecto de vida es pragmático y simple como un tema de reguetón.

Resulta estremecedor que a dos décadas y media de su estreno, la canción siga reflejando el enorme abismo generacional que divide a nuestra sociedad, esa grieta, diríase, de tierra ferozmente castigada por un sismo. Y cada vez es peor, naturalmente, pues los viejos son más viejos y los jóvenes… maduran. El lenguaje de Tell y los suyos sigue siendo el mismo, el del recelo, la desconfianza en las intenciones de cualquiera que no esté plenamente integrado a sus filas. (Y, como demuestra la historia reciente, incluso en las de aquellos que lo están). Según su modo de ver, ellos tienen la salvaguarda de la nación, y ningún otro proyecto, ningún otro discurso, ni la más mínima desviación son admisibles –bueno, a veces hay que tolerarlas estratégicamente, aunque la idea soterrada es volver atrás tan pronto sea posible- pues la nacionalidad misma se iría al  garete…

 Pero volvamos a tierra helvética y al siglo catorce. Guillermo suda, la mano le tiembla, no oye bien. Lo irónico es que no sólo el chico con la manzana en la cabeza ha cambiado, sino que ni la manzana es la misma. Tampoco hay público en la plaza de Altdorf, la gente se ha cansado de esperar, muchos se han ido refunfuñando que lo de la maravillosa puntería del ballestero era puro cuento, y los pocos fanáticos que aún vivaquean por allí están, como el bisnieto, ensimismados en sus tablets y teléfonos móviles. Ya no tienen fe, y han descubierto que se puede vivir así. Y no como cuando uno está sin pareja, que sabe que más tarde o más temprano aparecerá otra, sino que ahora comprenden que sin la fe se está más ligero, y se sigue siendo buena persona. Tal vez mejor persona, colige alguno, cínico. Entonces, entusiasmados por el hallazgo, le pasan un mensaje de texto a sus amigos, sin importar que muchos de ellos vivan en el tenebroso imperio de los Habsburgo…

P.S.: El 1ro de mayo falleció el guitarrista y compositor Sergio Vitier.

(3 de mayo 2016)

Anuncios
comentarios
  1. Samuel Smith dice:

    “Power tends to corrupt, and absolute power corrupts absolutely”
    Las palabras de Lord Acton hoy tienen más vigencia que nunca. Después de 57 años de disfrutar las dulces mieles del poder, no pueden desprenderse de las riendas de su finca particular. Morirán en el poder y sus hijos querrán heredarlo, de hecho lo están haciendo. El delfín es el coronel Alejandro Castro Espín, aunque ha ido colocando estratégicamente al nieto como jefe de su escolta, a Mariela en la asamblea nacional, Tony Castro es otro rostro visible y así sucesivamente. A Guillermo Tell hay que arrebatarle la ballesta, por sí mismo nunca la cederá.

  2. Mr. Ladilla dice:

    ¿Miren al candoroso, al inocentón bloguero, dandose cuenta ahora que Guillermo Tell no quiere soltar la ballesta? Cada dia con la cara más dura.

    • Mr. Ladilla dice:

      Por cierto el bloguero debería aclarar si eso de que ” le pasan un mensaje de texto a sus amigos, sin importar que muchos de ellos vivan en el tenebroso imperio de los Habsburgo” se refiere a los Estados Unidos. Ten cuidado bloguero acuerdate que el “tenebroso imperio” es quien mantiene a la mayoría de las familias cubanas. A ver como justifica en Miami, cuando te den la visa tus “reptilezas” nauseabundas.

  3. EZapo dice:

    Excelente. Lo que fumos descubriendo con dolor y espanto es que nunca le interesó disparar la ballesta, y sólo utilizaba a Hermann Gessler para su único objetivo: tener la ballesta.

  4. Dromedario dice:

    «El socialismo es la filosofía del fracaso, el credo a la ignorancia y la prédica a la envidia; su virtud inherente es la distribución igualitaria de la miseria» – Winston Churchill

  5. Armando Gómez dice:

    Nunca es tarde para reconocerlo

  6. Ruben dice:

    Desfile de Chanel en el Prado para la casta, la elite imperial “proletaria” codeandose con lo mejor de la burguesia capitalista cuando La Habana se esta cayendo a pedazos y los cubanos de a pie muriendose de hambre. Que verguenza !!!

  7. EL BOBO DE LA YUCA dice:

    Dices que “Lo irónico es que no sólo el chico con la manzana en la cabeza ha cambiado, sino que ni la manzana es la misma.”

    Creo que el problema es mucho más simple: el chico quiere poderse comer la manzana.

  8. Dayron Paz dice:

    Acere, en Cuba no hay manzana, los comunistas se las comieron todas.

  9. Bavaro41 dice:

    O sea Eduardo (y perdona que te tutee),el dueno de la ballesta no la quiere soltar puesto que se crearia una catastrofe nacional, pero no sera que debido a las condiciones de plaza sitiada y a todos los intentos de atentados contra el y la agresividad del “imperio’ esto estaria justificado,
    Estoy tratando de verlo con la optica de tu anterior articulo donde justificabas algunas de las politicas.
    Tu sabes te pareces a un amigo que trata de buscar explicaciones a lo inexplicable, desgraciadamente en los temas sobre Cuba que necesariamente son ideologicos solo hay dos colores :Negro y Blanco y de ahi se desprenden las explicaciones para todo, no hay matices no hay otro espectro de colores pues eso es precisamente lo que quieren que creas a ambos lados del charco.
    Nada ,definete compadre, sal del Closet !

  10. charlitos dice:

    “”TODO LO QUE TENEMOS SE LO DEBEMOS A LA REVOLUCION””
    “”””PERO SOBRETODO LO QUE NO TENEMOS””””
    (tomado de Enrisco)

  11. Alache dice:

    La conexion precaria y carisima a la que se refiere globero oportunista sera la que eufemisticamente o por repeticion llama el regimen cubano WIFI ?
    Por que de ser asi al globero se te olvido decir que ademas de carisima y precaria es censuradisima, limitadisima y controlada. El globero como siempre evitandose problemas con su amo empleador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s