SHHHH!

Publicado: 28-06-2016 en Sin categoría

Cuando era joven y estaban mis padres, a cada rato empezaba en voz alta la frase El problema es que el gobierno… o El comunismo lo que tiene es que… y enseguida mi padre freía huevos y mi mamá me decía muchacho, cállate, que te pueden oír. Yo lo hacía para joder, para provocar; ella ni siquiera sabía lo que venía a continuación, pero estaba convencida de que sólo podría acarrearme complicaciones. Es más, no importaba si la frase seguía o no, si el cierre era crítico o laudatorio: del gobierno y del comunismo no se hablaba, y punto.

Uno de tantos chistes brillantes del gran Álvarez Guedes era aquel del americano y el cubano que hablan de sus libertades civiles: el norteño afirma orgulloso que puede ir a ver a James Carter –bueno, es un chiste viejo-, pararse delante de James Carter y decirle a James Carter todo lo que a él le dé la gana decir de James Carter. Pues yo puedo ir a ver a Fidel Castro, replica el cubano, pararme delante de Fidel Castro y decirle a Fidel Castro todo lo que a mí me dé la gana de… James Carter. Uno lo escuchaba en el Pre o la Universidad y se reía, pero era una risa extraña, porque aquel chiste iba más allá de los taxis y las croquetas, más allá incluso del funcionario corrupto. Uno se daba cuenta entonces de que lo estaba oyendo en una copia de décima generación en un cassette resobado, bajito y con un grupo de socios haciendo pantalla…

En Adorables mentiras, de Chijona, el personaje de Nancy –interpretado por Mirta Ibarra– pone música cuando va a tratar un tema escabroso, y comenta Esto me lo enseñó uno de la Seguridad. En La otra orilla, refiriéndose a la mitad  de la familia que había emigrado, Frank Delgado canta que Había que hablar de ellos en voz baja, a veces con un tono de desprecio. Como los peces, precisa Carlos Varela. En tales casos y otros muchos el silencio, todo lo más el susurro para evitar que te escucharan. Podías poner salsa a todo volumen o tener una bronca con un vecino, pero los temas políticos, los criterios heréticos no debían rebasar el rango de murmullos. Es más, si veías a dos o más cubanos hablando bajito y mirando de reojo, podías apostar acerca del espectro de la conversación.

Carecemos de experiencia en faenas de diálogo, en hablar según el timbre de cada uno. Eso se cimentó durante décadas, y se nota, por ejemplo, cuando un periodista extranjero enfoca su cámara hacia un cubano: éste se siente incómodo antes de haber abierto la boca, porque una voz interior le advierte que lo que diga es irrelevante, que el verdadero crimen estriba simplemente en aceptar el reto, en asumir que uno tiene una opinión y derecho a expresarla. Conminados, los más se muestran radicales en su adhesión al gobierno y empiezan a repetir giros y frases de la retórica oficial, se ponen enérgicos asumiendo que ese es el único modo posible de hablar de política, virilizan el tono hasta hacerse irreconocibles, en tanto el que se atreve a mostrar su desacuerdo descubre que no encuentra las palabras, que tiene que calcular el alcance de cada una, y aunque se deja llevar por la embriaguez de la transgresión, el lado prudente de su ego chilla adentro ehhhh, te volviste loco… A los que consiguen expresar un pensamiento coherente y crítico, los demás los miran como se mira a quien acaba de descubrir una manchita rara en su radiografía.

 Durante mucho tiempo eso fue normal. Va cambiando, pero todavía es normal para mucha gente. Está insertado en nosotros, y es tan difícil de remover como el impulso de acaparar cualquier mercancía disponible, porque se acaba. No son pocos en la calle y en diferentes instancias del gobierno los que dan por sentado que las cosas tienen que ser así y después de algún bandazo volverán a serlo.

Tengo ganas de escuchar a muchos cubanos discutiendo de política como de pelota, al aire libre y a voz en cuello. De tener en cada parque una speakers’ corner como la de Hyde Park. De que los conocidos no se aparten del que disiente, y se atreve a decirlo, como si tuviera algo contagioso en la piel. Lo cierto es que la gente cada vez tiene menos miedo, o menos que perder, o da menos importancia a lo que perdería. Alguien me dijo que ahora el chiste es más o menos a la inversa: Caballeros, si van hablar bien del gobierno háganlo bajito, que miren cuánta gente hay aquí, se van a buscar un bateo

(28 de junio 2016)

Anuncios
comentarios
  1. esther paderni dice:

    Esto si me gusta Date: Wed, 29 Jun 2016 01:57:06 +0000 To: lolos123@hotmail.com

  2. Aquiles Baeza dice:

    La última oración es una obra de arte, lo mejor de todo el artículo. Saludos al autor.

  3. Cuco dice:

    Muchos de los que se han ido (como yo) daran fe que este sindrome los persigue por algunos años fuera de Cuba. Le paso a mi hermana que vino antes que yo, me paso a mi y cuando vino mi mama de visita hicimos el experimento. La misma noche que llego, sentados en la cocina, empezamos a hablar de las vicisitudes en Cuba y yo le suelto: lo que hace falta es que el viejo loco de Fidel Castro se muera pa que se arregle la cosa… Asi al desnudo y sin eufemismos. Mi mama abrio los ojos y empezo a mirar hacia los lados diciendo, chico tu estas loco, me quieres complicar la vida o que? Le digo: mami si estamos en la cocina de MI casa. Me dice: Pero no es necesario que hables asi de esa manera. Definitivamente es un reflejo incondicionado para cualquiera que haya nacido en la isla.

  4. Dromedario dice:

    Este blog es un asco !!!

  5. Omar dice:

    Esta buenísimo. La última oración es genial. No sólo es el Gobierno el que necesita recuperar la tremenda popularidad que alguna vez tuvo sino también que el callarse sólo ha cambiado de signo. Quisiera agregar algo que debería ser obvio a estas alturas. Cargarse en la madre de Carter en los US no tiene bateo alguno porque no representa un reto al sistema. Sobre todo si es una acción individual. Sobran en Miami los que han perdido el trabajo por no ser lo suficientemente críticos con el sistema cubano. Hubo quien perdió las piernas y hasta la vida. Los tiempos han cambiado, pero nunca lo suficiente. Tomemos Suecia como ejemplo. Un país increíble, con numerosas bondades. Que acostumbra a rankear en el top 5 en varios indicadores de desarrollo humano. Pues bien amigos, acá uno se asfixia de tanto consenso forzado, aunque por vías muchísimo más sofisticadas. Un entramado de presiones sociales que tiene tan pocos cabos sueltos que cualquier disidencia te condena al ridículo. Paranoia? No, ni hablar. Si el desarrollo es algo, es esto. Así que amigos míos, el shhh al que Eduardo se refería pudiera ser una evidencia sutil de que estamos avanzando como sociedad. Si evitamos los garnatones ocasionales y algo de la algarabía empezaremos a parecernos a los Suecos. Requisito fundamental para terminar siendo como ellos, algo que ha sido dicho en más de una ocasión.
    Eduardo, es un placer tremendo leer lo que escribes aún cuando en ocasiones no esté de acuerdo.

    Un fuerte abrazo,

    Omar

    • Mr. Ladilla dice:

      No logro precisar donde vives pero de cualquier manera y según lo que escribes, si vives en Cuba espero no verte caminando por las calles de Miami, no vaya a ser que te pongan una bomba. Y si vives en EU pues deberias ir pensando en mudarte para Suecia.

      • Omar dice:

        Me llamo Omar Gutiérrez Arenas. Soy ciudadano y residente de Cuba. Número de identidad 75090703209. Me paso la mayor parte del tiempo viviendo en Suecia. Hago visitas a Miami donde he vivido también algunos años. Me siento a gusto en los tres lugares. Pero soy Cubano.

        Omar

      • Rufino dice:

        Eso me huele a chivaton

  6. Rufino dice:

    Eso me huele a chivaton.

    • Elpidio Valdes dice:

      Rufino tu me hueles a maricon…Sino, ten los cojones de Omar y deja tus datos aqui pa ir a hacerte una visita. So penca.

  7. Kurt Turing dice:

    Muy bueno Eduardo. Ahora, el articulo hubiera estado un poquito mejor si para ejemplificar hubieras puesto una de esas frases que todos queremos gritar y solo algunos nos atrevemos, ABAJO FIDEL, por ejemplo.

  8. Alache dice:

    Que triste y lastimoso vivivr en una sociedad asi, !de pinga!.Y el sometido y oportunista globero defendiendo al castrismo cada vez que necesita un viaje.,viviendo de sus instituciones, (ICAIC y UNEAC.), y dando la bienvenida a viva voz a los cangeados 5 espias castristas y justificando al satrapa F Castro en este Glob, a la misma vez que escribe mierditas como estas para estar bien con dios y con el diablo. !Pobre infeliz!.

  9. Pepe Alicate dice:

    La pregunta yo creo que nos hacemos todos es cuando va explotar la olla , porque son 58 años casi ya en el poder sin permitir libertad de prensa, libertad de expresion, libertad de asociacion, libertad economica y toda una serie de prohibiciones, adsurdos y violaciones a las libertades civiles mas la miseria economica por eso siempre me pregunto que falta para que la olla explote como un siquitraque y los cubanos digamos basta ya , esta bueno ya de toda esta basofia de comunismo, socialismo, castro y compañias, basta ya !!!

    • Rufino dice:

      La olla no va a explotar por muchas razones, quedan muy pocos cubanos, poquisimos con pelotas, la estampida es cada vez mayor, yendose lo mejorcito aunque tambien alguna mierda incluida.

  10. Pepe Alicate dice:

    Ta bueno pero hasta cuando?

  11. charlitos dice:

    Ya a mi en lo personal el futuro de Cuba me importa tres carajos, doy por irreparables los daños en lo economico , en lo social y en todos los demas aspectos que se precisan para llevar una vida decorosa, porque incluso en las areas donde los castristas a fuerza de apretones tuvieron algunos logros como en la enseñanza ( y digo enseñanza y no educacion que se empezo a disolver en mierda desde los primeros momentos del naufragio) y la mal llamada salud , porque en Cuba lo que se hace tratar enfermedades y la salud es ademas alimentacion , higiene, habitos correctos de vida, y de eso alli no hay nada, bañandose una vez por semana y comiendo lo que aparezca .Por tanto a estas Alturas hay que ser tremendo trozo de socato para decir que en Cuba se siente bien.

  12. Rolando Perez Betancourt dice:

    Pienso, amigo Charlitos, que los daños no sólo son reparables, sino que es relativamente fácil y rápido edificar una sociedad económicamente próspera que, como valor añadido, propiciaría un cambio cualitativo en lo social; exactamente en la mentalidad harapienta y menesterosa que tan bien han sabido moldear en el cubano y que, creo, es a lo que te refieres. La cuestión más complicada, a mi juicio, radica en la medida en que seguirá “aspectando” el mapa genético nacional. Porque si el cubano continua marcado por el oportunismo, la envidia, la arrogancia, la doble moral, la falta de solidaridad, la incapacidad de aceptar el exito ajeno, la indolencia, el laissez passer hasta que le pisen el callo, el país vivirá condenado a repetir una y otra vez la historia.

    • charlitos dice:

      ? Y tu crees que el cubano dejara de estar marcado por toda esa inmundicia en los proximos 60 años? No , yo no soy tan optimista (por no decir iluso) de creer que voy a vivir para verlo.
      y en el caso de mis hijos y nietos ya ellos son parte de la clase media Americana y ninguno tiene ni tendra el espiritu de ir a largar la piel levantando fincas y negocios que el terremoto castrista puntualmente demolio en un par de años. No mi amigo , yo no voy a ver a Cuba ni siquiera como estaba antes del 59, pero estoy convencido que la gran mayoria de los que participan aqui , tampoco la veran. Saludos desde mi atalaya a prueba de la Clinton, Trump y el Brexit.

  13. Rolando Perez Betancourt dice:

    Vivir para verlo? No lo se. Depende de la edad y la salud de cada cual. Pero recuerda que en menos de 60 años (con una fraccion de la tecnología y el capital actualmente disponibles) se levanto de las ruinas y el harapo una de las economías mas pujantes del planeta. Créeme, amigo, hay vida después del holocausto.

    • Mr. Ladilla dice:

      ¿Ustedes creen mis queridos amigos que con ejemplares como el bloguero, Barnet, Prieto, Silvio y compañía se puede arreglar algo? El denominador común de los personajes anteriores es la desvergüenza. Cuba está jodida por largo rato, no digo que no se arreglará pero más de un siglo tomará de seguro y eso es contando desde ahora por que si el engendro se prolonga…apaga y vamos. El daño antropológico va para largo. Recordemos lo que dijo Vladimir Ilyich Ulyanov (alias Lenin) el lider de la madraza: “Para asaltar el poder es necesaria una degradación previa, constante y progresiva del tejido social. Una ocupación creciente de pequeños puntos que vayan extendiéndose como la gangrena. El objetivo es convertir una sociedad sana, fuerte e inexpugnable en un cuerpo enfermo, cansado y sin ánimos de resistir”

    • charlitos dice:

      Amigo Rolando, no me queda mas que decir , solo que le envidio sanamente su “Panglossiano” optimism.

  14. Dromedario dice:

    Este blog es un asco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s